Archivo de la etiqueta: Super Bowl LI

Super Bowl LI a lo Brady

Sin lugar a dudas el Super Bowl LI pasará a la historia como uno de los más increíbles todos  y Tom Brady ya puede ser considerado el mejor de todos los tiempos. Con un marcador de 34 a 28, Nueva Inglaterra consiguió su quinto trofeo Vince Lombardi en su historia.

Remando Contra Corriente

Los Halcones de Atlanta jugaron 45 minutos al nivel que les conocimos durante toda la temporada. Una ofensiva bastante dinámica y con Matt Ryan a los controles, sus fallas eran mínimas. Si algunos pensaban que al mariscal de los Falcons le podría pesar el honor de haber sido nombrado el Jugador Más Valioso de la temporada, Ryan despejó dudas.

La mejor ofensiva de la liga parecía poner contra las cuerdas a Bill Belachick frenándolo en casi cada posesión ofensiva. Tom Brady batalló mucho para encontrar a sus receptores y que ellos lograran las atrapadas a los que nos habían acostumbrado. Tras los primeros 30 minutos de Super Bowl el equipo de Atlanta ya estaba arriba 21-3.

Esos tres puntos parecían insignificantes, pero demostraron que el gigante estaba vivo. Un gol de campo les pudo haber dado confianza en que no todo estaba perdido antes del show del medio tiempo de Lady Gaga. 30 minutos para planear la segunda mitar, el tiempo necesario para analizar sus fallas y mejorar lo que se venía haciendo.

Atlanta le apostó a una cobertura de hombre a hombre sobre jugadores como Julian Edelman y Julius White. Esa estrategia parecía que poco a poco los encaminaba al título de la liga. Una apuesta que les cobraría factura al final del juego. El desgaste de la linea defensiva se haría palpable en el momento que más la necesitaban.

Aún al final del tercer cuarto las cosas no pintaban bien para Tom Brady y su equipo. La mejor defensiva de la liga había permitido 28 puntos.  Los Patriotas tan solo tenían nueve y hasta habían fallado un punto extra tras su único touchdown antes del periodo decisivo.

Se Venía Lo Bueno

Fue entonces que salieron los Pats que la gente conoce. Ese equipo que terminó la campaña regular con 15 victorias y una derrota y que llegó práctimente caminando al Super Bowl al vencer con facilidad a sus rivales en postemporada. Los fans de los Pats, que eran mayoría en el NRG Stadium poco a poco empezaron a hacer ruido.

Cuando quedaban poco más de 13 minutos en el reloj, los Patriotas metieron segunda. 19 puntos sin respuesta de Matt Ryan y compañia abrieron el camino para que pudieran empatar el partido a 28. Tras haber fallado en varias series ofensivas, terminaron con un total de 37 primeras oportunidades.

Halcones en Problemas

Atlanta tan solo pudo convertir una de sus ocho oportunidades en tercera oportunidad. En zona roja estuvieron perfectos (3/3), pero en el último cuarto nunca llegaron a ese lugar. Cuando los Pats apostaron por jugársela en una cuarta oportunidad, convirtieron.

El desgaste de la defensiva se podía vislumbrar desde la primera mitad. Matt Ryan ya no entró al emparrillado a falta de casi nueve minutos en el segundo cuarto. La defensiva detenía a Nueva Inglaterra, pero castigos en tercera oportunidad los permitían seguir moviendo las cadenas.

Una intercepción al que sería el MVP del partido para 82 yardas y un touchdown parecía que mandaba a todos a casa antes del descanso. Sin embargo, la historia del partido aún estaba por escribir su capítulo más emocionante.

Remontada Histórica

En el cuarto cuarto, los Patriotas tuvieron su primera posesión con 14:45 en el emparrillado. 12 jugadas en cerca de cinco minutos terminaron con un gol de campo que los acercaría a dos posesiones de empatar el juego. Atlanta no le bajó ni dos minutos al reloj cuando recibió el ovoide.

Nueva Inglaterra volvió a recibir el balón y en 148 segundos volvió a anotar. Ahora con touchdown y conversión de dos puntos incluida. A pesar seguir abajo en el marcador, el público estaba de su lado y el momento anímico les pertenecia de igual forma.

Atlanta estuvo en posisión de gol de campo pero no supo capitalizar. Al contrario, una penalización por sujetar al rival de Michael Sanu les costó dicha ubicación en el campo y obligó a que patearan para regresarle el ovoide a Nueva Inglaterra.

La magia de Brady se hizo presente de nuevo y gracias a una atrapada espectacular de Julian Edelman entre tres Halcones y a la mitad del campo siguieron con vida. así ya estaban en posición de anotar y por medio de la via terrestre lo hicieron. James White corrió una yarda en medio de la linea defensiva para el empate a falta de la conversión de dos puntos que otra vez fue efectiva para la causa de los Pats.

Con el empate y sin mucho que comentar sobre el último minuto de partido, el Super Bowl LI se convirtió en la primera final de NFL que se decidiría en tiempo extra. El dueño de los Falcons veía desde la cancha como su equipo se desmoronaba, mientras que el jefe de los Patriotas vivía la remontada desde su palco.

Ahora los Pats ganaron el volado y decidieron recibir. Atlanta debía deternerlos u obligarlos a un gol de campo para seguir con vida. Nada de eso pasó y Tom Brady con su equipo necesitó de ocho jugadas para atravesar el campo.

James White había empatado el juego y fue el mismo White el que le dió la victoria a su equipo cuando corrió dos yardas y puso el ovoide sobre la linea de cal en la zona de anotación, suficiente para seis puntos, un touchdown y el quinto título de Super Bowl en la historia de los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Tocando el Cielo

Con ello las miradas se centraron en Tom Brady. El mismo jugador que había hecho corajes en la primera mitad, irradiaba felicidad al final del partido. Matt Ryan se desapareció, pero Brady y sus compañeros alzaron un título más de Super Bowl, tal vez el más sufrido.

El dueño Roger Kraft lo catalogó como el más dulce que ha conseguido su equipo. El magnate de 75 años no podía contener la emoción del momento al igual que sus jugadores. Donald Trump, amigo de Kraft no tardó en felicitarlo por medio de su cuenta de Twitter.

Es que cuando le das 40 minutos de posesión al mejor equipo de la liga, es difícil pensar que vas aganar. Los Halcones se excedieron buscando pases largos, especialmente en tercera oprotunidad. Así sus posesiones duraron menos y le dieron el tiempo suficiente al ahora MVP del Super Bowl para orquestrar ataques que le valieron un quinto anillo.

Los Pats regresan a casa como campeones y vendrán a México para la próxima temporada como tales. Aún no se sabe si Brady y Bellachick continuarán con el equipo, pero lo que si se sabe es que son el duo más exitoso de mariscal-entrenador en la historia.

El número 12 de Nueva Inglaterra es el único mariscal de campo con cinco títulos de NFL en la historia, superando a Terry Bradshaw y Joe Montana. La pregunta ahora es; ¿Que sería de los Patriotas sin Brady?

Ronda Divisional de NFL Playoffs

El Super Bowl LI se asoma en el horizonte y ocho equipos quedan con vida en los Playoffs de la NFL. Con la ronda de juegos divisionales de este fin de semana quedarán solo cuatro en la pelea por un pase a Houston, Texas el 5 de febrero.

Green Bay vs. Cowboys

Para muchos aficionados al deporte de las tacleadas, este es un juego que no se deben de perder. El equipo de Jason Garrett no gana un partido de juego divisional desde 1996 y para seguir con vida tendrán que vencer al mismo equipo que los dejó en el camino hace dos años.

Los Empacadores de Green Bay llegan a este partido con una racha de siete juegos ganados de manera consecutiva. El brazo de Aaron Rodgers esta dando de que hablar gracias a su precisión en los últimos juegos en los que no ha lanzado un solo pase interceptado.

19 pases de anotación, 2,029 yardas por aire junto con un QBR (Quarter-Back Rating) de 121.6 lo hacen el mejor mariscal de campo de las últimas semanas en la liga. Ante los Gigantes de Nueva York, tuvo 25 pases completos incluyendo un Ave Maria al final de la primera mitad para darle la ventaja a su equipo. Ventaja que ya no perderían.

A Rodgers le sienta bien la casa de los Vaqueros de Dallas, pues ahí ganaron el Super Bowl XLV ante los Pittsburgh Steelers. Sin embargo solo han ganado uno de cinco partidos de postemporada en Dallas ante el que acabó como mejor equipo de la Conferencia Nacional.

La baja más sensible para Green Bay será la de Jordy Nelson. Su receptor estrella no pudo recuperarse de un golpe en las costillas ante Nueva York. Serán Davonte Adams y Randall Cobb quienes esten al tanto de los pases de Rodgers para llegar a zona de anotación.

El juego terrestre no es un punto fuerte para el equipo visitante. Entre Ty Montgomery y Christine Michael no se combinaron ni para 100 yardas contra Gigantes. Otro punto debil es la linea defensiva, que se posicionó como una de las peores de la liga al final de 17 semanas.

Por el otro lado el equipo de la Estrella Solitaria busca revancha de aquella derrota en Lambeau Field en enero del 2015. Con una semana de descanso que a muchos jugadores les sirvió para recuperarse físicamente, se enfrentan a un equipo bastante golpeado.

Dak Prescott se ganó la titularidad sobre Tony Romo y también ha sido llamado al Tazón de los profesionales. Su temple y precisión a la hora de jugar no lo hacen ver como un novato en la NFL. Sin embargo, su primer juego de postemporada pondrá a prueba al muchacho de apenas 23 años de edad.

Su mejor amigo en el vestidor y otro en camino a ser el novato del año es Ezekiel Elliott. El egresado de Ohio State University ha tomado la liga por sorpresa corriendo para 1,631 yardas en su primera campaña con 15 touchdowns. En el partido de temporada regular contra Green Bay corrió para 157 yardas incluyendo un acarreo de 29.

A diferencia de otros años el juego aéreo no depende de Dez Bryant. Parte del éxito de este equipo se debe a la gran linea ofensiva que tiene Dallas (la mejor de la liga) y las opciones de receptores con las que cuenta como Jason Witten, Cole Beasley y Terrance Williams.

La disciplina de la defensiva para este partido será clave. Sean Lee tendrá que salir en una de sus mejores noches para detener a la bestia de Rodgers y de la ayuda de sus compañeros limitar el avance de Green Bay. El manejo del reloj ha sido favorable a los vaqueros.

Este será un duelo muy parejo. La moneda esta en el aire y pronosticar a un ganador es jugar con fuego. El ritmo de juego de Green Bay es su mejor arma pero Dallas no pierde en casa desde la semana uno de la temporada y viene descansado. El favorito por poco es Dallas.

Pittsbugh vs. Kansas City

El juego más parejo de la conferencia Americana debe de ser este. Pittsburgh es un equipo acostumbrado a jugar en playoffs y sus jugadores estrella en su mayoría son veteranos que saben lo que se estan jugando. Kansas City es un equipo que en los últimos años se viene acostumbrando a ser protagonista.

Los Acereros confian en el liderazgo de Big Ben para sacarlos de casi cualquier apuro cuando estan contra la pared. Aunque salió con una bota en el pie del partido anterior, estará disponible para enfrentar a Kansas por un pase al campeonato de conferencia.

Ben Roethlisberger ha lanzado para 3819 yardas esta temporada. Aunque no se caracteriza por ser rápido moviéndose en la bolsa de protección, es casi un hecho que sus pases encontrarán un receptor como lo hizo 328 veces en la temporada para 29 TD.

Antonio Brown es su receptor predilecto, a quien le lanzó el ovoide 106 veces para 1,284 yardas. Además cuenta con opciones como Le’Veon Bell y Elli Rodgers para mover las cadenas por la via aérea.

Por tierra el mismo Bell tiene gran capacidad para acelerar en espacios reducidos. En lo que va de la campaña ha registrado 261 acarreos para 1,264 yardas. Así que por falta de opciones el veterano Big Ben no se puede quejar.

Su comandante en jefe Mike Tomlin sabe arriesgar cuando las situaciones del juego así lo demandan. Su equipo ha demostrado ser mejor que el rival tanto por aire como por tierra, solo dependen de ser certeros en jugadas ofensivas para llevarse el partido.

Si la racha de los Vaqueros sin ganar un juego divisional se les hace larga, la de Kansas City es tres años más larga. Desde la temporada de 1993 que este equipo no llega al juego de campeonato. Ahora llegan con el sello de favoritos.

El mariscal de los Jefes, Alex Smith, esta jugando en su mejor nivel desde que se volvió profesional en el 2005 con San Francisco. Por primera vez en su carrera ha superado las 3,500 yardas por aire. A sus 32 años espera hacer historia con Kansas City.

El equipo de Kansas acostumbra más a mover las cadenas por la via aérea. Spencer Ware tuvo 214 acarreos en la temporada para sumar 921 yardas. Por aire, Travis Kelce llegó a avanzar 1,125 yardas en 85 recepciones, promediando 13.2 yardas por cada pase que llegaba a sus manos.

El punto debil de este equipo esta en la defensiva. Ellos suelen permitir 368.9 yardas por partido, pero también solo permite menos de 20 punto por partido (19.4) por 20.4 de los Steelers. Así que el duelo esta parejo y para cualquiera. Será el primer partido de postemporada que inicie después de las 19:00 hrs en la historia de la liga.

Los Otros Partidos

Del partido entre Seattle y los Halcones de Atlanta saldrá el otro finalista de la Conferencia Nacional. Houston tratará de dar la sorpresa para estar a un paso de albergar su propio Super Bowl. Para ello tendrán que superar al siempre complicado New England Patriots.