Archivo de la etiqueta: running

Maratón CDMX 2016… A Lo Grande

Cerca de 35,000 corredores cruzaron la meta del Maratón de la Ciudad de México Telcel en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria este domingo 28 de agosto para cumplir una meta más. Al mismo tiempo, consolidar al evento como el más grande de su clase en toda Latinomérica y uno de los más grandes del mundo.

La edición número XXXIV de este maratón le rindió tributo a la inovación. Una medalla con la letra “I” esperaba en la meta a todos los participantes que desde las seis de la mañana se habían dado cita en en Hemiciclo a Juárez y que desde hace ya varios meses habían entrenado para estar listos. 42.195 kilómetros los separaban de consagrarse como maratonistas.

Los Rostros de la Pasión en el MCDMX2016

Una de los componentes que fue ampliamente promovido por los organizadores pero criticado por competidores y espectadores fue la aplicación oficial del maratón. Con dicha “app” los espectadores, amigos y familiares de los participantes esperaban poder seguir en tiempo real a sus corredores. La aplicación no funcionó como se esperaba debido a una saturación.

En el mar de gente formada para ser parte del evento había tanto corredores novatos como elites que habían participado en los Juegos Olímpicos de Río 2016 hace apenas unos días. Mientras que para unos la meta era ganar, para otros era mejorar su tiempo y para una gran parte de ellos, era terminar su primer maratón.

En punto de las 6:45 am empezaron a salir los participantes en silla de ruedas. A las 7:00 am fue el turno para las corredoras elite y en punto de las 7:20 salieron los hombres más rápidos junto con el primer bloque de corredores amateurs. Minutos más tarde fue el turno para el segundo contingente y a las 7:50 Abraham Muñoz salió en busca de un récord guiness.

La ruta los llevaba hacia la Calzada de los Misterios, luego por Avenida Reforma hacia Polanco, para de ahí regresar a Chapultepec, agarrrar Avenida de los Insurgentes hacia la Zona Rosa y regresar a la avenida más grande de la ciudad ya con dirección a la meta en C.U.

Aunque solo fueron 5,000 corredores más que en la edición anterior, si se notaba que el flujo de gente era mucho mayor. Ahora, el evento había sido distinguido por la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo con la etiqueta Bronce. El Maratón de la Ciudad de México ahora ocupa el puesto número 13 en la lista de los mejores maratones del mundo.

Afortunadamente, este año no hubo decesos que lamentar, ya que en el 2015 Erick García Ramirez cruzó la linea de salida pero nunca llegó a la meta al sufrir una caida y posteriormente un infarto al miocardio. Este año la mayoría de los atletas que pasaron por la salida llegaron a la meta en el Estadio Olímpico.

image

En la rama femenil la ganadora fue Diana Lobacevske de Lituania quien dominó desde temprano las acciones y ya para el kilómetro 24 llevaba una amplia ventaja sobre el pelotón. Ella llegó sola a la meta con un tiempo de 2:40:03, tan solo dos semanas después de haber competido en los Juegos Olímpicos donde termino 17ma (2:3048).

 

Ya en la rama varonil las cosas estuvieron más parejas. La carrera se definió por medio del photofinish ya que ambos corredores Emmanuel Mnangat e Isaack Kemboll Kimaiyo acabaron acabaron con registro de 2:19:30. Ellos fueron separados por .09 centésimas de segundo a favor de Emmanuel, quien venía de ganar los 21K de la Ciudad de México.

Competidoraimage (1)s de Etiopía y Perú acompletaron el podio en las mujeres con la etíope Shewarge Amare Alene acabando en 2.43.20 y la peruana Karina Villazana en 2.43.54. Kenia barrió con el podio en la rama varonil con Rodgers Ondati Gesabwa en tercero (2.19.50).

Muñoz, quien fue custodiado durante todo el recorrido por gente del Récord Guiness, logró mantener dominio del balón durante todo el recorrido y acabar con su hazaña en 5:42:51 Así logró romper un récord mundial que tenía 26 años de vigencia (7:18:00).

La mayoría de los 35,000 corredores se fueron felices con su experiencia y los organizadores estuvieron satisfechos con los resultados de su trabajo de planeación asi como de ejecucuión. Para la edición número 35 esperan ampliar aún más el cupo del evento a 42,195 corredores y meterlo entre uno de los mejores diez a nivel mundial.

Es importante mencionar que para que la organización de este evento fuera exitosa, se necesitó de la colabroación entre los diferentes cuerpos de seguridad de la Ciudad de México con el cómite organizador, dirigido por Horacio de la Vega. Además, se contó con el apoyo de más de 2,000 voluntarios desde los días de la expo hasta el mero día de la carrera. ¡Muchas felicidades a todos los que estuvieron involucrados en este evento!

En la edición 2017, quienes participen obtendrán una medalla con la letra “C”. Es parte de una dinámica que se inció cuando Horacio de la Vega tomo las riendas de la organización de este maratón y que tiene como objetivo que quienes corran las seis ediciones durante su tiempo como director de INDEPORTE completen la palabra México.

“Maratón CDMX Telcel” es de Bronce

35,000 es el número mágico que los organizadores del “Maratón de la Ciudad de México Telcel” esperan alcanzar con respecto a la cantidad de corredores inscritos a la XXXIV edición de dicho evento. Un evento que ha crecido de manera exponencial en los últimos cuatro años y este lunes recibió la “etiqueta bronce”.

Dicho reconocimiento coloca al maratón de la capital del país como uno de los 20 mejores en el mundo. La Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF) fue quien designó dicha mención para el maratón capitalino. Maratónes como el “Chevron Houston Marathon,” “Milano Marathon,” y el “Maratón de Santiago” también tienen la etiqueta bronce.

“Hoy con todo orgullo estamos entre los 13 primeros del mundo y vamos por más; eso solamente lo podemos lograr con un factor, que es el factor de la gente de la ciudad, sólo a través de ustedes y con ustedes lo vamos a lograr”, comentó Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Para la carrera que se llevará a cabo el 28 de agosto del año en curso, se espera que 250 mil personas salgan a las calles a apoyar a quienes durante meses se habrán preparado para completar los 42 kilómetros, 195 metros.

Maratón CDMX 2015

Para poner en perspectiva el crecimiento de este maratón, hace apenas tres años el cupo era para 20,000 participantes. Ahora ha crecido en más de un 50% y quedan muy pocos lugares para llenar los 35,000 que se esperan vender. El Maratón de Boston, el más antiguo del mundo, tendrá una capacidad para 30,000 corredores en su edición número 120.

“Es un verdadero mérito. La evolución que ha alcanzado en este momento merece verdaderamente una gran felicitación”, señaló César Moreno Bravo, representante honorario de la IAAF en rueda de prensa.

Telcel, el principal patrocinador de este evento y que ya forma parte del nombre oficial desde el 2015, ser participes del crecimiento del Maratón de la Ciudad de México es algo que los enorgullece y los motiva. Cabe destacar que el empuje que Horacio de la Vega, director de INDEPORTE, le ha dado a este evento ha sido fundamental para su éxito.

“Para Telcel, el apoyo al deporte, el apoyo a la capital del país, al turismo, es una prioridad y sin duda, quedarnos fuera es algo impensable”, dijo Arturo Elías Ayub, Director General de Fundación Telmex.

Habrá algunas inovaciones para esta próxima edición del maratón más grande del país. Este año, las playeras de los competidores tendrán la información médica de cada corredor. Habrá una aplicación que siga a los corredores en tiempo real y se podrán monitorear detalles como el ritmo cardiaco.

A todos los competidores que crucen la meta en el Estadio Olímpico Universitario, se le dará una medalla con la letra “I”. Con ella, quienes han corrido los últimos cuatro maratóns en la Ciudad de México, podrán ir acompletando la palabra México.

Este magno evento no solo es una fiesta deportiva, sino que también produce una gran derrama económica en la ciudad que lo alberga. Se calcula que los ingresos por turismo y demás actividades de los corredores y sus familias crean una derrama de siete millones de dólares.

Así que a 74 días del gran evento, las cosas empiezan a estar listas. Más adelante se hará la presentación de la medalla y la playera oficial de la competencia. Los organizadores esperan que el éxito de esta edición catapulte al “Maratón de la Ciudad de México Telcel” a entrar dentro del los diez mejores del mundo.

No Regrets Rotterdam

It’s almost been a week since I ran my eighth marathon. It was a race I looked forward to for five months and expected it to be the best one of my life. I started by dreaming of running a three-hour marathon and as the day got closer I could visualize it as a reality. April 10 was the due date to be ready and that I felt like I was hours before the gun went off.

Some of you already know how it all ended and unfortunately for me it did not go well. I dreamed of the perfect race, prepared for the perfect race and in the end it was far away from it. The anticipation I created for myself and for those around me was incredible. I only dreamed I would not let anyone down with my performance.

Almost one week since April 10th, 2016, I look back at the race and have nothing to regret. For me, when you give it your all and it does not work out, there is nothing to be worried about. Yes, I would have loved to wrap up a great training plan with a Boston-Qualifier performance but as much as I wanted it, April 10 was not my day.

Those around me saw how hard I trained every day to get closer to my goal. Not only was I looking for a B.Q., I was trying to get back in shape and still aim for a sub three hour marathon. I did everything I could to get stronger, faster and in the right mindset. I would train for 3-5 hours a day doing multiple exercises while taking good care of my body. Long runs, speed workouts, tempo runs, weights, yoga, massages, biking, swimming and other activities were part of my training routine for over 15 weeks.

I never saw myself stronger and more mentally prepared than how I felt before what would be my first marathon in Europe. The idea of running thousands of miles away from home was part of the motivation and in one of the races that offers one of the three fastest courses in the world, where world records have been broken. The Rotterdam Marathon provided me with an immense amount of motivation.

As the day got closer I trusted my training more and more. Having run a perfect half-marathon one month before and an excellent 21 miler just two weeks after was part of what I felt was necessary to have enough confidence for the next challenge. I was my own coach during the entire process and very proud of the progress from day one to the last one before the race. I lost over ten pounds during training but felt very strong. I felt like I was in the best shape  of my life.

Running a marathon in a place where you don’t even understand the language is an interesting experience. There were less than ten mexicans in a starting line of over 40,000 participants. Rotterdam is a nice city to look at, with the largest port in Europe and some nice modern architecture. The small population does not allow it for people to flood the streets but those that stand along the course make plenty of noise. The streets are very narrow and overpassing was definitely the biggest challenge.

I can’t point to the moment or thing that made it impossible for me to qualify. I had done everything within me to be ready for that day and I felt I was. I had strategized for many scenarios and it just was not enough. I started from the very back of my wave and found it really hard to run at an even pace with so many people in front of me. I do not blame that because that is an excuse. I ran some solid first ten kilometers, held on for the next five and tried to see where I was by the time I reached 20.

At the time where I did not see it possible to run a faster second half having put a lot of effort into overpassing, I decided it was time to step aside from my dream for that day. I walked for a few meters, tried to take all the negative thoughts out of my mind, even cried for a bit and continued my way. I still had 16 kilometers to go.

I decided to enjoy the rest of the course. Give high-fives to those on the side of the road, encourage runners that were having a difficult time and take in the experience of running a European marathon. It was a dream by itself and I was not going to quit. I did not care about the medal, but I did not travel halfway across the world to step out and not finish.

Before I knew it, I was in the last two kilometers of the race. Those were two fun kilometers for me despite the physical and mental pain of not running a good race. I was happy to be where I was. The music was loud, but the cheers were even louder as I approached the finish line. I looked at the sky quite a few times and enjoyed what I had worked for (in some way) during the past five months.

I went past the finish line, happy to be done but sad it was not my day to qualify. I thought about all the effort I had put to do better, all the hours I spent pushing my body to the limit and this was not even in my top five marathon times. 3:52:20 in the fastest course I have ran.

On the other side, I can’t thank enough those that supported me. It was truly special to see the support coming from old and new friends from across the world. A continuous pouring of support on social media and other outlets. You all made this race even more special than what it already was.

This has been a huge blow in my athletic career but the story won’t end here. Now I will take some time off to think straight of what could be an even better approach for my next marathon. I am not giving up on my Boston dream, a lesson like the one I learned in Rotterdam only makes me want it more. I know I have it in me based on my training results. I know it was not enough and it was not meant to be on April 10.

Thank Rotterdam for the experience of a lifetime even though it did not end how I wanted it, but how it was supposed to based on destiny. I can now say I have ran eight marathons including one in Europe, that is pretty cool in my book. What doesn’t kill you makes you stronger and I am still alive!

 

 

It’s Starting to Feel Real

It has been a long journey but now I am only five weeks out of what could be the best day of my life. No, I am not getting married, but I am hoping that five weeks from today I can call myself a Boston Marathon Qualifier.

What has changed since the day I started training? Everything has changed since I got back into running by the end of october. If you asked me back then if the goal of running a sub-three hour marathon was possible, the answer may have been, no.

The Planning Process

November was my first month of formal training. I was still working long hours but managed to get three-four runs during the week. I managed to train for a half marathon but sometimes even running five miles was a struggle. Knowing that I wanted to run a marathon in April and do the best one ever was still a pretty crazy idea.

When I ran my seventh marathon, back in March 2015, I promised myself not to do another one for at least a year. Give my body some rest, recover from a serious injury and then think about another one. That was the first smart decision of this whole training process. That is really when the preparation for this next race began.

I avoided getting back into formal running during the summer. I waited for the weather to cool down a bit and it worked out. As I said, November was good, but December was even better. I was able to log 100 kilometers that month by the last day of the year. It was nothing compared to what was coming but it was a milestone in the process.

Training for this next marathon has been a unique experience by itself. I looked for training programs but was not convinced about following one. I then took another smart decision. Listen to your body, most coaches tell you that but barely any of them let you work based on that. I knew that if I wanted to feel comfortable with the process, I could not go by what a sheet of paper told me to do.

I did some research about techniques used by athletes that want to run in the same timeframe I want. I combined that with what I know I can do and the rest is history. These last two months have been amazing. I am  hitting my goals in distance, pace and strength like never before. I rest when I feel it is needed, I push the pace when needed and take it easy when needed. I overtrain once a week but just to the point I know I can recover quickly.

The Woodlands Checkpoint

To make sure everything was working out, I needed to have some sort of checkpoint. After some analysis, I decided that the Woodlands Half Marathon was the place to do it. A flat course with similar characteristics to the one in Rotterdam. My goal was to run a 90 minute half-marathon without pushing myself to the limit. I wanted to feel like I could go further once the race ended.

The week leading up to this race was also unique. I was coming off my highest mileage month in the program. Six days before the race I was out going for 19 miles at a solid pace in a very humid place. I had to recover, travel and be ready for The Woodlands shortly after. In the next five days, I really reduced my mileage and felt that a sub-1:30 half-marathon was really possible.

The day before the race I heard an elite athlete say. If you feel good in the beginning “don’t go”, if you feel good halfway through “don’t go”, if you feel good 10 miles in, “don’t go”. It was a tip that stuck well with me when I planned the race.

Go easy in the first mile, stick with someone in the next two-three miles and keep the pace for the next nine. Try not to run by yourself and within yourself. By that I mean, running within what you feel comfortable and don’t push it even if you itch for it. Easier said than done but I knew I was prepared to do well.

I looked at the time I had to do in every mile. I looked at what I had to be doing every three miles. I took a closer look to the course mile markers and told myself I can do it. The day of the race I was confident I was going to have a great race. I had not taken a race so seriously since 2014 so it was a special day. After jogging, stretching, hydrating and getting into my corral, I was ready.

The gun went off and so did I. My biggest fear was to feel I went out too fast, but I held myself back and ran easy in the first mile. Before I knew it, I was on target after the first 1600 meters. I started running with a pacer and a group that was aiming for the same goal. I knew I just had to stick with them. The second mile felt easy as well. It was the next two that felt a bit rough. After skipping the first water stop, I took water in the second one. I skipped the next one but felt that was a mistake. By mile five I saw I was slightly ahead of my goal so I held back even more.

I kept running within myself. By mile six I was supposed to see a friend. That is the toughest part of the course with a bit of rolling hills. I saw him and that gave me the boost I needed to keep going. Shortly after, I saw a group of spectators with a mexican flag, there came another boost of energy. By mile eight, everything was going well. At that point I only told myself “don’t mess up”.

I’ve done some races where I mess up in the last few miles. That day was not the day to take chances. I knew that if I kept it together until mile 11 I was going to make it. At mile 10 some people within the group started making moves but I still told myself to stay back and relaxed.

At mile 11, I felt I could go faster but decided to hold on at least another half a mile. That’s exactly what I did and halfway through mile 11 I pushed away from the pacer slightly. I kept hearing their steps. At mile 12 I wanted to see if I could go even faster without burning out. I was averaging 6:40 per mile and ran the last one in 6:15. My finishing time was 1:28:53 with some energy left in the tank.

The Aftermath

I still can’t get over what a great race that was. I wanted it so bad I did everything to get it right. I tried some new things during the race and everything worked out. It was not my personal best but it felt like one. It was my confidence booster for the next 35 days of training.

Now, heading into the last month of marathon training, I know I’m on the right path. Today, I am really starting to believe that running a marathon in under three hours is possible. I am doing the work, putting in the hours and effort but most importantly, being smart about it. Coaching myself and getting the results I want is a great feeling. I can’t wait for the final test, the Rotterdam Marathon.

Maratón Powerade Monterrey 2015

7,000 corredores salieron a poner a prueba su preparación para el Maratón Powerade Monterrey 2015. Fue en el Parque Fundidora donde los participantes de el segundo maratón más grande de México se dieron cita poco antes de las 7:00 am. Con una temperatura de 15 grados centígrados y con los nervios al tope, salieron los corredores a hacer de las calles de la Sultana del Norte, su pista en un circuito nuevo para la décima edición de este evento.

Cabe señalar que este maratón esta certificado por la I.A.A.F. y es clasificatorio para el Maratón de Boston. Lo que este evento no tiene son premios en efectivo para los ganadores, así que se fomenta el que sean corredores amateurs quienes predominen en esta prueba. Tal y como lo explica Rubén Romero, el Maratón Powerade Monterrey es un evento de corredores para corredores.

VIDEO: El Color del MPM15

De los casi 7,000 corredores que agotaron las inscricpiones en el mes de julio, poco más de 2,000 hicieron del MPM15 su primer maratón. Una de ellas fue Esmeralda Rodriguez, quien estaba muy contenta tras su logro.

“Descubres que sacas fuerza de donde no te imaginas, de tu familia, de tu entrenamiento de tu coach, de todos,” comentó Rodriguez. “Si puedo correr 42 puedo hacer lo que sea.”

También hay muchos como Ángel Manrique, quienes estaba repitiendo como maratonistas en el mismo lugar que hace un año. El también estaba feliz por el esfuerzo hecho en la carrera ya que mejoró por 15 minutos su marca del 2014.

“Muy padre, nos benefició mucho el clima temprano y ya despuecito de las 11 fue cuando se vino el sol muy fuerte pero muy padre el ambiente, todo excelente,” dijo Manrique quien representaba al equipo Bajate Gordo.

Es importante destacar la organización de este evento que dejo muy contentos a la mayoría de los participantes que han hecho que cada año siga creciendo este maratón. La ruta estaba bien cuidada con muchos voluntarios y personal de tránsito haciendo lo posible por mantener seguros a los corredores. En prácticamente cada kilómetros había grupos de animación apoyando a quienes se habían preparado para el gran reto.

VIDEO: Reacciones del Maratón Powerade Monterrey 2015

Ya en la meta, hubo de todo. Un novio esperando a la novia para pedirle matrimonio, padres agarrados de la mano con sus hijos en los últimos metros y lágrimas de varios corredores por haber terminado con los 42 kilómetros y 195 metros que se habían propuesto.

Al mismo tiempo hubo otros que celebraban años de casados. Tal fue el caso de Maria Elena Pérez Espinoza y de Lucio Delgado quienes cumpliran 32 años de casados este miércoles 16 de diciembre. De creencias futbolisticas diferentes (ella Tigre y él Rayado) , el maratón es algo que disfrutaron paso a paso juntos.

“El clima yo lo tomo a mi favor, si dicen va a hacer mucho sol, yo digo voy a radiar más con esos rayos del sol,” señaló Maria Elena quien corrió con un velo de novia.

“Ahora si hubo más apoyo del público, mucho apoyo bien padre y demasiadas fotos,” dijo Lucio con una sonrisa en su rostro.

El primero en haber cruzado la meta de la décima edición el Maratón Powerade Monterrey fue Jorge Alberto Hernández con un tiempo de 2:27:24 en su debut como maratonista. A él le siguieron Jesús Capula y Marco Tardeli con tiempos de 2:28:22 y 2:29:14.

En la rama femenil la ganadora fue Marcela Miramontes con 3:06:55. Ella superó a su más cercana competidora, Yabeth Rocha, por cerca de cinco minutos (3:11:11) y a Marisol Franco que acabó con tiempo de 3:11:31.

“En los primeros kilómetros si salí un poco rápido y ya en el 35 me sentí un poco cansadita,” comentó Rocha quien iba en la punta hasta el kilómetro 35. “Estuvo muy bien, bastante gente apoya y hay bastante hidratación.”

Los organizadores del evento quedaron muy satisfechos con el maratón por el cual trabajaron un año esforzandose en su planeación. En sus planes esta el que para el 2016, sean 8,000 los corredores que particpen en la carrera.

 

XXXIII Maratón de la Ciudad de México TELCEL

Los etíopes aprovecharon la ausencia de los peruanos en la edición número XXXIII del Maratón Internacional de la Ciudad de México Telcel. Ellos se llevaron los honores tanto en la rama varonil y femenil. Además, mientras casi todos los participantes completaron el recorrido de 42.195 kilómetros hubo una muerte que lamentar el 30 de agosto del 2015.

Todo inició poco antes de las 7:00 am. con la salida de los atletas en sillas de ruedas. Pocos minutos después salieron las mujeres elite y ya después de que la Banda Sinfónica de la Ciudad de México tocó el Huapango de Moncayo, que parecía interminable, se dió la salida de los hombres elites y el resto de los participantes.

Un evento que creció de 20,000 a 30,000 participantes en tan sólo un año, haciéndolo el más grande de toda la historia. El recorrido no tuvo modificaciones a comparasión del año anterior. La salida fue en el Hemiciclo a Juárez, pasando por Avenida Reforma, tomando dirección a Polanco para después regresar hacia el Bosque de Chapultepec. De ahí otra vez salian a la Avenida Reforma para llegar al cruce con Insurgentes, de ahí subir a la Glorieta y tomar hacia Avenida Chapultepec, pasando por La Condesa y de regreso a Insurgentes para llegar al Estadio Olímpico Universitario donde estaba la meta.

“Hermoso, además de la ciudad y su gente el maratón es hermoso,” dijo Natalia Zepeda quien venía desde Saltillo, Coahuila a correr el maratón.

VIDEO: El Color del Maratón de la Ciudad de México

Mientras que el inicio de la edición 2014 estuvo maracado por un fuerte aguacero, este año no hubo nada de eso. El sol salió desde antes de que la mayoría de los corredores estuvieron formados en la linea de salida. Este año la música fue el tema sobre el cuál se diseño la experiencia para los corredores. Un total de 20 bandas estuvieron desplegadas a lo largo del recorrido en diversos templetes. Artistas como Kalimba, Mane de Parra y Kiky amenizaron el circuito del evento.

“Increible las bandas, la música, la gente, el ánimo, es increible, es de los mejores maratones que hay,” comentó Edgar Galvez que corrió junto con Sandra Hernández representando a la Asociación Galher, que se dedica a ayudar a niños con cancer.

Lo lamentable del día fue la muerte de una corredora de tan solo 30 años de edad. Erick García Ramírez de 34 años sufrió un paro respiratorio a la altura del kilómetro 35. Los reportes indican que se le dió atención médica en poco tiempo pero aún así llegó sin signos vitales al Hospital de Xoco en Coyoacán. La última vez que un corredor había fallecido en este maratón fue en el 2013. El año pasado, en Querétaro también sucedió un hecho similar.

Los primeros en llegar al Estadio de Ciudad Universitaria fueron Danel Achemic en la categoria varonil (2:19:25) y Shewarge Amare en la categoria elite femenil (2:41:07). Misiker Demise y Abrah Serkalem hiceron el 2-3 en la rama femenil mientras tanto en la varonil Debebe Tolosa y Elisha Korir completaron el podio de ganadores.

Para Achemic, este fue su segundo triunfo en el maratón de la capital del país. El año pasado el peruano Raúl Pacheco había sido el ganador pero no pudo regresar a defender su corona tras su reciente participación en los Juegos Panamericanos. El ahora se prepapra para los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016.

Pero el éxito no estaba reservado para los ganadores. Cada atleta que venía detrás de los elites podía sentirse satisfecho con terminar la distancia, que según muchas personas fue mayor a los 42.195 metros. Este circuito esta avalado por la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF), por lo que la distancia esta certificada y puede ser usado para calificar al Maratón de Boston.

VIDEO: Reporte desde C.U. 

Para muchos, lo mejor del recorrido no esta en las calles de la Ciudad de México, sino en que la meta se ubique en el  Estadio Olímpico Universitario. El haber recorrido 42 kilómetros y luego llegar a la misma pista que en 1968 recibió unos Juegos Olímpicos, hacen que los esfuerzos en los entrenamientos y la carrera misma valgan la pena.

“Es una sensación increíble, maravilloso, es también un sentimiento indescriptible. Es mucha emoción la que uno vive cuando llega un maratón y llegar a C.U. es lo mejor,” fueron las palabras de Cesar Garza quien terminó su primer maratón ese día.

Al terminar la prueba y el reto para el cual se habían preparado por varios meses, los finalistas se pudieron colgar la medalla que representa el haber terminado el maratón. Dicha medalla tenía forma de “X”, y es que es parte de un programa a seis años promovido por Horacio de la Vega, director de INDEPORTE. Al final de los seis años de su administración, los que hayan corrido los seis maratones completaran la palabra México.

ADIDAS Split 30K Para Atletas Todo-Terreno

3,000 corredores formaron parte del primer Adidas Split 30K en el Valle del Conejo en el Estado de México el sábado 8 de agosto. Una carrera organizada por la marca deportiva para preparara a los atletas para el Maratón de la Ciudad de México el 30 de agosto.

La hora de salida fue retrasada 30 minutos debido a falta de visibilidad en el recorrido, algo que ayudó a varios de los competidores que no puedieron llegar a tiempo debido al tráfico que se creó en el acceso al lugar del evento. En punto de las 7:30 am, salió el primer bloque de competidores a recorrer los 30 kilómetros de una ruta de campo traviesa tan escenica como complicada. En los primeros cinco kilómetros, la altimeria del recorrido alcanzó los 3,000 metros sobre el nivel del mar.

VIDEO: Reporte del Adidas Split 30K

“La verdad es que si esta muy pesado pero yo lo disfrute muchisimo, sobre todo por el paisaje,” dijo Luis Alberto Bautista quien recalcó que nunca había vivido una experiencia similar.

Hubo varias subidas y bajadas a lo largo de la ruta que hicieron efecto en los competidores. El terreno sinuoso hizo muy complicado el poder cumplir el objetivo pactado antes de empezar la carrera. Quienes lograron cumplir con el objetivo se sintieron felices y preparados para dar el siguiente paso.

“Siento que es una prueba para ver que tal te va a ir en el maratón y siento que me fue bien,” comentó Francisco Guadalupe, quien en 21 días estará corriendo los 42.2 kilómetros del maratón.

Para Marisol Guazo, subcampeona de la categoria Master, el haber corrido lejos del asfalto no era algo muy nuevo. Ella dice hacer sus distancias en un lugar cercano a donde se llevó a cabo el evento de Adidas.

“Normalmente mis distancias las hago en La Pila pero pues en lo planito, no con tantas subidas,” expresó Guazo al terminar su carrera que también usa como preparación para el Maratón de la Ciudad de México.

El primero en cruzar la meta fue Jhovany Hernández Juarez que terminó el recorrido en 2:07:03. Al atlteta poblano la altura también le afectó, pero cumpló con su meta de ganar la carrera siendo fiel a su estrategia.

“Esperarme hasta la mitad de la competencia, los primeros 15 kilómetros y de ahí empezar a apretar un poco el paso para irme abriendo del que venia junto conmigo,” dijo Hernández

VIDEO: El Color del Adidas Split 30K

Al final el ganador de la carrera promedió un ritmo de 4:13 por kilómetro. Tras ir mano a mano con el segundo lugar general, Hernández le logró sacar casi cuatro minutos de ventaja a Israel de la Cruz Sánchez (2:10:48). En las mujeres, el lugar de honor se lo llevó Leticia Gonzalez Resendiz con un tiempo de 2:46:46.

Con este evento, se dió por concluida la serie de carrares Split 2015. Todo comenzó en marzo con el Adidas Split 6K, continuaron con el 9K, 12K, 16K, 21K y por primera vez un 30K campo-traviesa. Para este últmo evento, las inscripciones se agotaron en cuestión de 20 minutos. Para los demás splits, las inscripciones también volaron. Guazo disfrutó del evento, pero dió consejos para los organizadores buscando mejoras para futuras ediciones.

“Creo que deberían poner un poco más de filtros. Hubo mucha gente que se dió la vuelta en el kilómetro ocho, siete. Uno que viene con un ritmo y que te van diciendo que vienes en primer lugar y de repente ves a chavas que no habías visto, como que si siento que deberían de ser un poco más estrictos en que la gente que se inscriba realmente lo corra,” comentó Guazo quien este año corrió el Maratón de Boston, donde los controles son muy estrictos.

“Los eventos son buenos, lo malo es la premiación,”dijo Hernández. “Uno se dedica a esto y es dificil no, para uno venir desde otro estado. Vine a hacer un gasto porque pensé que iban a dar la misma premiación que el medio maratón.”

A final de cuentas, ya solo quedan tres semanas para la edición XXXIII del Maratón de la Ciudad de México. Muchos se fueron contentos sabiendo que ya estan listos para el reto más grande, para el que se empezaron a preprara desde febrero y tal vez antes.

“Como muchas amistades me dijeron, si terminas estos 30 kilómetros bien, estas lista para el maratón y yo me siento lista,” dijo Marisol Vera Perez, ganadora de la categria master y tercer lugar general en la rama femenil.

Resultados Completos AQUÍ

Video (El Color del Adidas Split 30K – Próximamente)

Una obsesión llamada Boston Marathon

Cada tercer lunes de abril se lleva a cabo una carrera muy especial. Una carrera por la que he deado todo pero hasta ahora ese todo no ha sido suficiente. La Maratón de Boston es ese evento que por alguna razón u otra se me ha negado.

Un sueño que por momentos ha parecido estar al alcance de la mano. Otros días en los que parece que solo se quedará en eso, un sueño. Cada entrenamiento que hago tiene esa finalidad, aunque este lejos del día de la carrera y aún más de poder correr en dicho maratón. Mis esfuerzos de cada día a la hora de correr tienen como objetivo darme la confianza de que se puede.

Este año fue diferente a cualquier otro. Desde octubre del 2014 yo sabía que no iría al maratón en el 2015. No había dado la marca, muy apenas estaba corriendo y no había manera de hacerlo. Quien si había logrado calificar fue mi mamá. A ella le piden cuatro horas para entrar, a mi 3:05. Ella corrió en Chicago en el 2013 y a pesar de haberse tenido que parar para abrocharse las agujetas, le fue suficiente para cruzar la meta debajo del tiempo necesario. Si yo me detengo a estornudar es casi un hecho que no doy la marca.

La verdad que si me caló que ella lo lograra antes que yo. Ella me enseñó a correr pero siento que yo le he enseñado lo importante que es esta carrera. Ella tuvo la oportunidad de correrla este año y yo no. Se que es un logro grande para ella con todo lo que hace cuando no esta corriendo. Estos días han sido una mezcla de envidia y orgullo. Lo que yo he querido por mucho tiempo lo esta experimentando alguien muy cercano a mi.

El motivo de no acompañarle en el viaje es sencillo para mi. Yo no pienso conocer Boston si no es por medio de haber clasificado para el maratón. Algunos lo veran como un gesto hipócrita pero tales son mis ganas que yo no lo veo así. Quiero saber que me gané el hecho de estar ahí y que no lo hago por conveniencia. No quiero ni souvenirs de este viaje que estan haciendo mis papas.

El plan en cada entrenamiento sigue siendo el mismo. Por ahora voy a sacrificar el pensar en Boston 2016 por tal de tener tiempo y prepararme para Boston 2017. De por medio tendré que intentar un maratón o dos. Antes de los 30 tengo que lograrlo. Esto es una prioridad, una obsesión, un reto y a veces siento que se necesita de un milagro.

Seguir el desempeño de mi mamá realmente no me tenía nervioso, sabía que lo iba a lograr. Cuando cruzó la meta en 4:04:29. pensé que no había calificado. En la noche me di cuenta que lo volvió a hacer. Yo he estado a un minuto de calificar y no hay dolor más fuerte que haber fallado por 195 metros. Estar así de cerca es lo que me mantiene intentando una y otra vez.

No es el maratón más dificil en cuanto a recorrido se refiere, pero si al que solo van los mejores del mundo. Las olimpiadas para el corredor amateur. Cada maratón que corro es con el propósito de calificar ahí. A la meca de esta distancia llamada maratón. Si Dios quiere en Londres 2016 lograré dar con mi objetivo, y daré todo y algo más por dar el gran paso.

Por ahora los sentimientos encontrados continuan. Me duele ver que alguien tan cercano a mi haya logrado mi sueño ante mis ojos. Me da muchisimo orgullo que esa persona sea mi mamá. Haber si se nos hace correrlo juntos en el 2017.

Rock n’Roll Ciudad de México

La verdad es que pocos eventos en México ponen en perspectiva el crecimiento del atletismo en este país como lo hizo el Rock n’Roll Ciudad de México. Un evento probado a nivel internacional que hizo su primera parada en México el domingo 15 de marzo.

Las inscripciones para el evento se agotaron mucho antes de que se acercara la fecha de la competencia. Fue un evento que muchos marcaron en sus calendarios por el simple hecho de probar algo nuevo, ya sea como distancia o como carrera. Es un evento que va mucho más allá de la experiencia de correr una cierta distancia.

El Rock’n’Roll Maratahon Series se reconoce por ser un evento llamativo por la música. En 13 puntos durante el recorrido hay bandas de música ofreciendo un show a los presentes. Entre inscritos y colados han de haber sido más de 15,000 participantes. Algo que en México solo superan eventos como el Maratón de la Ciudad de México, cuyo cupo es de 20,000.

Este tipo de eventos, en Estados Unidos son de gran atractivo para los corredores olímpicos. En uno de esos tuve la oportunidad de hablar con Dena Kastor, medallista de plata en las Olimpiadas del 2004 y que sigue corriendo hasta hoy en día. Meb Keflezghi, ganador de la maratón de Boston, constantemente hace acto de presencia en la edición de San Diego.

Por ser el primer año si hubo cosas que pueden mejorar. En lo personal, aunque no la corrí, pienso que el iniciar en el Hipódromo de las Américas solo ayuda en cuantoal estacionamiento, pero salir en tierra suelta puede causar muchos accidentes. La ruta por lo visto era complicada en si por la altura de la ciudad. Las subidas eran escasas aunque si algo marcadas.

Hacer un evento en la tarde/noche no fue visto con mucho agrado por muchos, pues crea congestionamientos masivos y rompe con el horario en el cual un corredor esta acostumbrado a competir. En una ciudad de México, donde todo es más peligroso cuando se esta a oscuras, puede ser un riesgo innecesario.

Lo que si se le puede aplauidir a este evento es que estuvo bien resguardado. En algunas partes demasiado, que ni hasta con acreditación de prensa podías pasar. Es un evento que despierta las ganas de muchos por correr o caminar por 21 kilómetros y en algunos lugares pues hasta más. Este evento has de haber superado sus propias expectativas.

Yo lo vivi de fuera por segunda vez, y es padre ver lo que muchas veces pasa atras de ti. Muchos lo sufrieron, pero una buena parte parecía estar enamorada de lo que sucedía a su al rededor. Siempre ver la cara de quienes lo terminan te hace saber quien lo gozó, quien esta satisfecho y quien lo sufrió.

Como dije al principio, aquí, el 80% de los que participaron iban tan solo a eso, participar de la experiencia y el reto que representa completar la distancia. Para eso esta, no es para ver quien es el más rápido, pero es para prender esa chispa de amor por hacer ejercicio. Sin eventos como este, mucha gente carecería de motivación para lograr cosas grandes como la que lograron aquél día. Una experiencia que muchos recordarán de por vida.

Mi Reportaje Color del Rock’n’Roll Ciudad de México

On Pace for Greatness

Once again my goal is to qualify for the Boston Marathon and I believe it can be done, but it is only up to me making it happen.

Today I am 40 days away from my seventh marathon and what I would consider my fourth realistic shot at running under the qualifying standard. The ones that don’t count are my marathon debut in Monterrey, running a marathon with the flu in Houston and coming out of a torn groin and hamstring injury when I recently ran the California International Marathon not even two months ago.

My fourth attempt at making it to the starting line in Hopkinton, Massachusetts will be in Torreón, Coahuila, Mexico at the “Maratón Internacional LALA.” I’ve learned a thing or two about preparing to this kind of races on my previous marathons, but nothing can really prepare you for one, you just have to live in that moment. 40 days away, here are some of the things I’ve been working on.

Between the C.I.M. and the LALA Marathon I have less than 100 days in between. That means almost no time off after the first one. I usually take two-three weeks off, but this time I cut it down to 10 days. I was sort of dissapointed on my performance at Sacramento, I felt I played it too safe and could have done a better job. At the same time I wanted to take advantage of my conditioning to get in track for the next one. I looked at the possible options based on my criteria and found LALA to be the best bet.

This marathon is one of the most popular 26.2 mile races in Mexico. Most winners run it under 2:10:00 and many others punch their ticket to Boston in that same course. It is flat and in a time of the year where heat is still not a factor. I may have not fully recovered from the injury that slowed me down on the way to Sacramento, but the drive to make great things happen is there.

For Sacramento, 90% of my training runs were in altitude, for Torreón 95% of my training has been done at sea-level. This has allowed me to do faster runs without getting completely exhausted. Working on building up endurance in Mexico City was a challenge by itself. The same energy required to run a 5K in altitude is almost the same as a 12K where I am now.

Now I am more confident on my pace and my endurance that I was heading into Sacramento. Most of my runs are between 4:30 and 4:45/km, just a few under that pace. With this I am trying to work on my turnover agility while not putting to much pressure on the injury I am trying to come out of. At the same I am not burning myself out before the race, something I have done in the past a few times. Adding gym workouts has also made me stronger this time around.

With 40 days to go and six marathons under my belt I somewhat know what to do from here on out. I just have to try and stay calm, the 20+ mile runs are coming up. Just a couple of time trials between now and March 1st, but it’s mostly endurance I have to focus on. If I don’t have it where it needs to be, being fast will barely get me past the 13 mile mark.

Finishing a 26.2 mile race is something I have experienced, but doing it under 3 hours and four minutes is something I haven’t. It is a long race and it is a long time out there. I am preparing to show up at the starting line with my best physical and mental game. Because once the legs give up, the mind takes over for good or for bad.

The next 39 days might fly by, but it is day 40 that counts. I want to be there knowing I have a shot at a dream that has been denied to me for the past six times. If I get to “fly” on day 40 this guy has a real shot of making that dream come true. I believe I am on pace for greatness, that means, Boston, I’m going for you!