Archivo de la etiqueta: Parque Fundidora

Maratón Powerade Monterrey 2015

7,000 corredores salieron a poner a prueba su preparación para el Maratón Powerade Monterrey 2015. Fue en el Parque Fundidora donde los participantes de el segundo maratón más grande de México se dieron cita poco antes de las 7:00 am. Con una temperatura de 15 grados centígrados y con los nervios al tope, salieron los corredores a hacer de las calles de la Sultana del Norte, su pista en un circuito nuevo para la décima edición de este evento.

Cabe señalar que este maratón esta certificado por la I.A.A.F. y es clasificatorio para el Maratón de Boston. Lo que este evento no tiene son premios en efectivo para los ganadores, así que se fomenta el que sean corredores amateurs quienes predominen en esta prueba. Tal y como lo explica Rubén Romero, el Maratón Powerade Monterrey es un evento de corredores para corredores.

VIDEO: El Color del MPM15

De los casi 7,000 corredores que agotaron las inscricpiones en el mes de julio, poco más de 2,000 hicieron del MPM15 su primer maratón. Una de ellas fue Esmeralda Rodriguez, quien estaba muy contenta tras su logro.

“Descubres que sacas fuerza de donde no te imaginas, de tu familia, de tu entrenamiento de tu coach, de todos,” comentó Rodriguez. “Si puedo correr 42 puedo hacer lo que sea.”

También hay muchos como Ángel Manrique, quienes estaba repitiendo como maratonistas en el mismo lugar que hace un año. El también estaba feliz por el esfuerzo hecho en la carrera ya que mejoró por 15 minutos su marca del 2014.

“Muy padre, nos benefició mucho el clima temprano y ya despuecito de las 11 fue cuando se vino el sol muy fuerte pero muy padre el ambiente, todo excelente,” dijo Manrique quien representaba al equipo Bajate Gordo.

Es importante destacar la organización de este evento que dejo muy contentos a la mayoría de los participantes que han hecho que cada año siga creciendo este maratón. La ruta estaba bien cuidada con muchos voluntarios y personal de tránsito haciendo lo posible por mantener seguros a los corredores. En prácticamente cada kilómetros había grupos de animación apoyando a quienes se habían preparado para el gran reto.

VIDEO: Reacciones del Maratón Powerade Monterrey 2015

Ya en la meta, hubo de todo. Un novio esperando a la novia para pedirle matrimonio, padres agarrados de la mano con sus hijos en los últimos metros y lágrimas de varios corredores por haber terminado con los 42 kilómetros y 195 metros que se habían propuesto.

Al mismo tiempo hubo otros que celebraban años de casados. Tal fue el caso de Maria Elena Pérez Espinoza y de Lucio Delgado quienes cumpliran 32 años de casados este miércoles 16 de diciembre. De creencias futbolisticas diferentes (ella Tigre y él Rayado) , el maratón es algo que disfrutaron paso a paso juntos.

“El clima yo lo tomo a mi favor, si dicen va a hacer mucho sol, yo digo voy a radiar más con esos rayos del sol,” señaló Maria Elena quien corrió con un velo de novia.

“Ahora si hubo más apoyo del público, mucho apoyo bien padre y demasiadas fotos,” dijo Lucio con una sonrisa en su rostro.

El primero en haber cruzado la meta de la décima edición el Maratón Powerade Monterrey fue Jorge Alberto Hernández con un tiempo de 2:27:24 en su debut como maratonista. A él le siguieron Jesús Capula y Marco Tardeli con tiempos de 2:28:22 y 2:29:14.

En la rama femenil la ganadora fue Marcela Miramontes con 3:06:55. Ella superó a su más cercana competidora, Yabeth Rocha, por cerca de cinco minutos (3:11:11) y a Marisol Franco que acabó con tiempo de 3:11:31.

“En los primeros kilómetros si salí un poco rápido y ya en el 35 me sentí un poco cansadita,” comentó Rocha quien iba en la punta hasta el kilómetro 35. “Estuvo muy bien, bastante gente apoya y hay bastante hidratación.”

Los organizadores del evento quedaron muy satisfechos con el maratón por el cual trabajaron un año esforzandose en su planeación. En sus planes esta el que para el 2016, sean 8,000 los corredores que particpen en la carrera.

 

Regresando a Donde Todo Comenzó

Monterrey, Nuevo León es una ciudad que ha sido testigo de varios momentos que me han marcado en cuestiones deportivas. Fue la ciudad en la que llegué a participar en mi primer regional de natación, la ciudad en la que presencié mi primera carrera de automovilismo profesional con Adrián Fernández y Michel Jourdain Jr. en el Parque Fundidora dentro de la Serie Cart.

Pero sin duda el recuerdo más especial es cuando me convertí en maratonista en esa misma ciudad. Ya han pasado nueve años, pero como dicen, la primera vez no se olvida. Hace seis años no sabía lo que estaba haciendo, lo que me esperaba cuando me formé en esa línea de salida, lo que pasaría una vez que llegara a la meta.

Hace seis años tomé una decisión impulsiva que cambió mi vida. Era mi segundo año y me estaba preparando para un el Nacional de Medio Maratón en Estados Unidos. Un día mi madre me preguntó si quería correr un maratón y sin pensarlo dos veces dije que si. ¿Que tan difícil podía ser correr dos veces la distancia para la que me estaba preparando? En el 2009 me di cuenta que era más del doble.

No recuerdo mucho de ese día. Corrí los mejores 23 kilómetros de mi vida para después darme cuenta que no estaba listo. Mil y una veces pensé en subirme a un carrito para llegar a la meta, mil y dos veces pensé en lo contrario y seguir andando. Calambre tras calambre pasaron los kilómetros. A lo lejos se veía el Parque Fundidora  y solo me podía imaginar que se sentiría llegar ahí.

42 kilómetros y 195 metros después de haber salido, me di cuenta. El llegar a una meta nunca me había llenado de tanta emoción. Tarde algo de tiempo en digerir la noticia, pero también sabía que en unas semanas debía regresar a los entrenamientos de pista y campo, sin poderle presumir a mi entrenador la hazaña que había conseguido.

Esa vez, mi madre corrió en la misma carrera, así que no podía pedir de mejor compañía al inicio de esa aventura. Al final me encontré con mi hermana, mi papá, mis primas  y mis abuelos. Los que me conocen saben lo importante que ha sido mi abuelo para mi, tenerlo ahí en ese momento único es algo que seis años después, parándose en el mismo lugar, pero esta vez, él me estaba viendo desde el cielo.

En el 2015 no fui corredor, pero también corri. No me inscribí pero si me registré. No recibí medalla pero sí las gracias. Este año grabé las mismas emociones que yo sentí hace seis años. El nervio de las horas previas, la emoción de estar en la línea de salida, la descarga de adrenalina en los primeros kilómetros, el sufrimiento en la segunda mitad del recorrido y sentir que has tocado el cielo cuando llegas a la meta.

Siempre he creído que algo que distingue mi trabajo del de muchos otros camarógrafos es que yo he sido deportista toda mi vida, y cuando se trata de correr, el entender las diferentes etapas por las que pasa un atleta en 42.195 kilómetros es algo que pocos podemos hacer. Espero lo vean reflejado en el trabajo que pronto les presentaré.

Asi que seis años después de mi debut como maratonista ya le he sumado otros seis a mi historial, mejorando por mucho de ese 3:40:00 con el debuté a un 3:12:00 y el cual sigo buscando mejorar. Regresar al mismo lugar a donde toda esta historia como maratonista comenzó, es algo que hizo de  este trabajo, muy posiblemente el más especial de todo el 2015.