Archivo de la etiqueta: New England Patriots

El Super Bowl 52 en Números

103 millones de personas vieron el desenlace de la temporada 2017 de la NFL en el Super Bowl LII entre los Patriots de Nueva Inglaterra y las Águilas de Filadelfia. Un número que parece muy alto, pero que es el peor nivel de audiencia desde el 2009 en Estados Unidos.

Un partido que mantuvo a los aficionados al deporte de las tacleadas al borde de sus asientos de principio a fin, pero cayó por un 7% a comparación del año pasado entre Atlanta y los Patriots. En lo que si subió fue en la cantidad de gente que vió el juego en sus dispositivos móviles. 2.02 millones de espectadores por minuto fue lo que promedió la app de NBC, la cadena que tuvo los derechos del Super Domingo.

Así acaba una temporada bastante polémica para la NFL, en la que sufrió de diversos ataques por parte del Presidente de los Estados Unidos y con varias de las estrellas de la liga abandonando la campaña por lesión. En general, la liga de fútbol americano más vista del planeta cayó en ratings un 10%.

En el emparrillado del U.S. Bank Stadium si se llegaron a batir algunos récords. Tom Brady que ha llevado a su equipo a ganar cinco Super Bowls, fue participe de la quinta derrota de los Patriots en una gran final. Así ahora es el equipo que más Super Bowls ha perdido.

La actuación del número doce de los Patriots no fue mucho menos que espectacular. El considerado mejor mariscal de campo de todos los tiempos, a sus 40 años acumuló 505 yardas por aire ante Filadelfia, un récord de Super Bowl. Sin embargo, una perida de balón en los últimos minutos del partido sentenció su posibilidad de ser campeón.

De la mano de Rob Gronkowski, llegó a su doceava anotación en postemporada. Un número que iguala a la marca que tenían Joe Montana y Jerry Rice con los 49’s de San Francisco. Este número puede que se quede así ya que ambos jugadores no han asegurado el seguir jugando para la franquicia más ganadora de los últimos años.

En el estadio hubo 67,612 aficionados, ocupando un 93% de la capacidad total que tienen el escenario. Algo que no ayudó a que el aforo alanzara el 100% es que los boletos tuvieron el costo más elevado de toda su historia, llegando a casi 5,000 dólares.

Por el otro lado, las Águilas de Filadelfia lograron su récord con el pase más largo en un Super Bowl. Una conexión de 34 yardas entre Nick Foles y Alshon Jeffery estableció esa marca para los que serían campeones de la NFL.

Foles le jugó de tú a tú a Brady y necesitó de 373 yardas para maniatar a la defensa de Nueva Inglaterra. El mismo Foles anotó con una jugada sorpresa, recibiendo el ovoide por aire en las diagonales.  Una jugada llamada “Philly Special” y que solo habían ensayado en tres ocasiones.

Los perderdores del partido llegaron a acumular más de 600 yardas al ataque. El número más alto registrado por un subcampeón. Las 33 unidades que le anotaron a Filadelfia fueron la mayor cantidad de puntos recibidos por un campeón de NFL.

Con tres pases para touchdown, Tom Brady llegó a 18 pases de anotación en los ocho Super Bowls que ha disputado. La vez que lo terminaron derribando, fue el único saqueo en todo el partido y es la menor cantidad de “sacks” en un Súper Domingo.

Estos son algunos de los números que nos dejó el Super Bowl LII. Un partido que terminó con la coronación de las Águilas de Filadelfia por primera vez en 57 años y en el que fuimos testigos del nacimiento de una leyenda de 29 años llamada Nick Foles, MVP del partido y que hasta finales de la temporada regular era un simple reserva.

Hoy es el nombre más mencionado en los titulares deportivos y de quien se hablará por muchos años más. Con la victoria de 41 a 33 las Águilas de Filadelfia consiguieron su primer título de Super Bowl. Un partido que estuvo muy por encima de los mismos números que arrojó.

Águilas Destronan a Patriotas en Super Bowl LII

Contra todo pronóstico las Águilas de Filadelfia hicieron historia en el Super Bowl LII al vencer 41 a 33 a los Patriotas de Nueva Inglaterra en Minneapolis este domingo.

Doug Pederson le ganó un juego de estrategia a Bill Belichick que se definió en la última jugada del partido. En la figura de Nick Foles, mariscal de campo de las Águilas de Filadelfia, el equipo campeón de la Conferencia Nacional se encaminó a la victoria.

Foles, quien no era titular de su equipo hasta el final de la temporada regular, fue haciendo méritos para ser el Jugador Más Valioso del partido desde el primer cuarto. Desde la primera posesión hasta la última, el QB de Austin, Texas sorprendió a propios y extraños.

De Tom Brady se podía esperar cualquier cosa. Aunque una vez más los Patriotas comenzaron en desventaja del marcador, a Brady no se le puede dar por muerto. Un mariscal de campo, cinco veces ganador de un Super Domingo podía ser letal en cualquier momento.

Con un gol de campo en su primera posesión, las Águilas de Filadelfia se pusieron al frente, pero Nueva Inglaterra respondió rápidamente con un gol de campo para igualar el marcador. Antes de que acabara el primer cuarto Alshon Jeffery atrapó el ovoide dentro de las diagonales pero el punto extra se fue desviado y la ventaja se mantuvo en seis puntos.

En su primera posesión del primer cuarto Nueva Inglaterra llevó el ovoide desde su yarda 20 hasta la zona roja de Filadelfia. Fue ahí que la defensa de las Águilas demostró de lo que estaba hecha e impidió tanto el touchdown y hasta el gol de campo. En un acarreo de 21 yardas Filadelfia, LeGarrette Blount amplió la ventaja a 15-3.

El equipo intentó la conversión de dos puntos pero no fue acertada su ejecución. Eso parecía darle vida a los campeones defensores de la NFL. A falta de cinco minutos del descanso, una intercepción de Nueva Inglaterra confirmó esas posibilidades. A pesar de que empezaron en la yarda nueve, la posesión acabó con touchdown.

Con apenas dos minutos en el reloj, Nick Foles sacó su mejor repertorio y terminó encargándose de anotar un touchdown en cuarta y gol. Con el punto extra las Águilas de Filadelfia se fueron al medio tiempo con ventaja de 22 a 12.

Si el año anterior Nueva Inglaterra se había sobrepuesto a un deficit de 25 puntos a falta de dos cuartos, diez parecían ser nada. El show de Rob Gronkowski se encargó de darle vida a las posibilidades de los Patriotas. Un touchdown los puso de nueva cuenta a tres puntos de Filadelfia.

Corey Clement volvió a ampliar la ventaja del conjunto de Pederson cuándo atrapó el ovoide en el borde de la zona de anotación. Nueva Inglaterra no bajó los brazos y Chris Hogan anotó un touchdown tras un pase de Brady de 30 yardas.

Los pateadores de ambos equipos se convirtieron en protagonistas. Primero Jake Elliot impidió que los Patriotas se acercaran con una patada de 43 yardas. Sin embargo Brady reaccionó y con un pase a Gronkowski en la siguiente posesión le dieron la vuelta al marcador.

Con la anotación de Gronk el panorama era favorable para Bill Belachick . A falta de nueve minutos,  Nueva Inglaterra se acercaba a su sexto Super Bowl. Contra esos pronósticos las Águilas tomaron la posesión del ovoide y le bajaron seis minutos al reloj. La posesión acabó en con un touchdown algo polémico de el ala cerrada Zach Ertz que con las llemas de los dedos mantuvo el control del ovoide.

Al fallar la conversión de dos puntos, sólo tenían cinco puntos de ventaja sobre los Patriotas. 2 minutos parecía ser más que suficiente tiempo para que Brady hiciera la magia de siempre. Sin embargo, un final inesperado estaba a la vuelta de la esquina.

Brady, destinado a ser considerado el mejor de todos los tiempos, fue moviendo las cadenas poco a poco. Fue dentro de su propia yarda 25 que sufrió una perdida de balón crucial para el resultado final.

Foles no logró convertir su posesión en touchdown, pero a Jake Elliot no le tembló la pierna para que con una patada de 46 yardas ampliar la ventaja 41 a 33. Elliot se mantuvo perfecto durante toda la postemporada con siete punto extra acertados.

Un minuto en el reloj y todo podía pasar. Brady empezó acertando sus pases y poniéndole nerviosismo al juego. No le fue suficiente ya que con pase bomba que no acabó en las manos de su receptor, el tiempo se agotó y su derrota se consumó. Era la tercera derrota de Brady en Super Bowls.

Las Aguilas de Filadelfia se coronaron campeones de la NFL por primera vez en su historia. Nick Foles fue elegido el MVP y el campeón defensor se quedó con las ganas de celebrar. Esta vez, la fiesta fue de Filadelfia, logrando una hazaña en el U.S. Bank Stadium.

El Super Bowl LI Ya Tiene Invitados

Los Atlanta Falcons y los New England Patriots han ganado su boleto a ser los protagonistas del Super Bowl LI este 5 de febrero en Houston, Texas. El NRG Stadium, con capacidad para 72,220 espectadores será el escenario para definir al campeón de la NFL.

La mejor defensiva de la liga contra la mejor ofensiva de esta temporada se verán las caras. Un experto en súper domingos como lo es Tom Brady (6 Super Bowls) tendrá que pasarle por encima a un Matt Ryan que apenas hará su primer aparición en un partido de esta magnitud.

A partir de ya, el favorito se llama Nueva Inglaterra. El equipo más dominante de la liga en los últimos años busca su quinto título en la historia de dicha franquicia y todos en menos de dos décadas. En el 2002 ganaron por primera vez, después en el 2004, 2005 y en el 2015.

Jugadores han ido y venido de la plantilla de Robert Kraft, dueño de los Patriotas. Sin embargo la dupla de Bill Belichick y Tom Brady se ha mantenido unida todo este tiempo. Señalados como tramposos en algunas ocasiones, nadie les puede refutir que no son la dupla entrenador-mariscal más exitosa de la NFL.

Brady debutó el 30 de septiembre del 2001 ante los Colts de Indianapolis, en contra del mismisimo Peyton Manning. Egresado de la Universidad de Michigan, pocos pensaban que un jugador seleccionado en la sexta ronda del draft del 2000, tendría tanto éxito. Su oportunidad para iniciar llegaría por una lesión de Drew Bledsoe.

Sin ser la estrella ganó su primer partido 44-13. Desde entonces no ha visto lo que sucede en su retrovisor y se ha convertido en ganador de cuatro Super Tazones. Por ahora esta empatado con Terry Bradshaw y Joe Montana, nadie tiene más.

Los Patriots le pasaron por encima a los Steelers (36-17) en la ronda de campeonato de la AFC y solo perdieron ante los Bills de Buffalo durante la temporada regular. Tras haberse quedado en la rayita ante Denver el año pasado, ahora estan de vuelta para refrendar su título del 2015 cuando vencieron a Seattle.

Chris Hogan deberá replicar el nivel de juego mostrado ante Pittsburgh si quiere ser factor. 180 yardas en nueve recepciones y dos touchdowns lo hicieron unos de los jugadores más valiosos del partido. El jugador de 28 años de edad esta en su primera temporada recibiendo pases de Tom Brady tras jugar durante tres años con Buffalo.

Sus números superaron a los de Julian Edelman, el líder en recepciones de los Patriotas. Edelman  tuvo 98 recepciones para 1,108 yardas durante la temporada regular y promedió 12 yardas por recepción en los dos juegos de postemporada.

Por tierra su mejor arma se llama LeGarrette Blount. El ex-jugador de la Universidad de Oregon esta en su tercera temporada con New England y sin duda su mejor. Por primera vez en su carrera ha superado las mil yardas en una temporada (1,161) y solo ha permitido un balón suelto en 299 intentos de carrera.

Su linea defensiva suele poner en aprietos al mariscal contrario. En total tienen 34 capturas con un total de 30 derribos para perdida de yardas. Un total de 13 intercepciones pueden ser un número favorable para ellos. Mientras su ofensiva tenga el balón y Tom Brady este al mando, son muy peligrosos.

Del otro lado estará Atlanta. Un equipo que apenas llega a su segundo Super Bowl y ese fue hace casi 20 años cuando enfrentaron a los Denver Broncos en el SBXXXIII. Aquella vez perdieron 34-19. El equipo siente que es hora de ganar su primer trofeo Vince Lombardi.

El equipo estaba mejor clasificado que sus dos rivales en postemporada pero siempre fue el considerado como el equipo más debil durante dichos juegos. En la cancha apretaron a tanto Russell Wilson y a Aaron Rodgers para mandarlos a casa.

Un safety en el juego contra Seattle pareció cambiar el rumbo en favor de Atlanta. Hasta ese momento iban abajo pero esa jugada les dió la confianza que necesitaban para ganar. 36-20 fue el marcador en su triunfo de la ronda divisional.

Cuando muchos pensaban que deberían de ir a jugar a Dallas por su pase al Super Bowl, la sorpresa fue que recibirían dicho partido contra Aaron Rodgers y Green Bay. Rodgers llevaba ocho partidos sin perder y ya con Jordy Nelson de vuelta era dificil pensar que los de Wisconsin iban a perder.

Dicen que del dicho al hecho hay un gran trecho y Matt Ryan junto con sus compañeros lo comprobaron. Aaron Rodgers y su equipo decepcionaron. Atlanta logró anotar en 7 de sus nueve ofensivas y logró que Green Bay soltara el ovoide en dos ocasiones.

Mason Crosby, pateador de Green Bay, tenía una racha de 23 intentos de gol de campo acertados en postemporada. La última vez que había fallado fue en Atlanta en el 2010. Aunque Crosby había metido dos de más de 50 yardas ante los Dallas Cowboys, su intento de 41 yardas en el Georgia Dome se fue por un lado.

Los Falcons que terminaron la temporada con una racha de 11-5 dependen mucho de lo que haga Julio Jones. El receptor abierto de los Falcons registró 89 recepciones para 1,409 yardas. En el partido ante Green Bay corrió para 73 yardas en una de sus recepciones que acabó en touchdown. Jones fue uno de los 13 receptores a quien Ryan buscó para touchdown en la temporada.

Davonte Freeman, Mohamed Sanu y el resto de los hombres a la ofensiva, incluyendo el mismo Ryan pueden ser capaces de mover las cadenas. Ante Green Bay tuvieron la posesión del balón por más de 33 minutos, defendiendo casi de maravilla cuando no les pertenecía. Green Bay se fue en cero al descanso y con 24 puntos recibidos.

Así que los dos equipos que llegaron al Super Bowl tienen sus méritos para estar ahí. Atlanta otra vez no luce como el favorito pero ya estan acostumbrados a ese rol. Nueva Inglaterra quiere ese quinto anillo de Super Bowl y en la tierra de los Texans las posibilidades estan a su favor. El 5 de febrero conoceremos al ganador.