Tag Archives: metas

Una Fiesta Hecha Maratón CDMX

Una vez el año, desde hace 35 años, la Ciudad de México se paraliza para ser testigo del Maratón de la Ciudad de México. Cerca de 40,000 corredores adornan las calles de la capital del país para cumplir metas trazadas con meses y años de anticipación.

Desde las seis de la mañana, el centro de la Ciudad de México le pertenece a los corredores, sus familiares y sus amigos. Se toman la foto del recuerdo, calientan y caminan rumbo a su corral de salida. Este año, ubicado en el Zócalo de la Ciudad de México.

Aún no sale el sol y los competidores en sillas de ruedas ya arrancaron. Ellos son seguidos por los elites femenil y varonil. La energía que se siente en el punto de salida, dónde se reunen 40,000 personas es indescriptible. Es ahí el principio del final.

Los diferentes disparos de salida son una descarga de adrenalina impresionante. Una avalancha de corredores sale a darle la vuelta a la Plaza de la Constitución para iniciar un recorrido de 42.195 kilómetros por varios puntos emblemáticos de la ciudad.

Del centro a Reforma, pasando por Bellas Artes, rumbo al Ángel de la Independencia y de ahí haca el Museo Soumaya, para atravesar Polanco y dirigirse a Chapultepec. Rodear el Parque México, el Parque España y terminar en una larga recta sobre Avenida de los Insurgentes con destino a Ciudad Universitaria.

Poco más de dos horas para los más rápidos y cerca de siete para los que lo hacen con la simple idea de terminar. El tiempo es lo de menos cuándo estas retando al cuerpo a hacer algo que cientificamente no debería de hacer.

Un esfuerzo titanico para hombres y mujeres que se retan a si mismos sin querer ganar un peso, pero ganarse confianza y motivación personal. Demostrarse a si mismos que ellos pueden, que los límites estan para romperse.

Han entrenado solos ó en grupos para este reto, pero esta en ellos mismos el poder terminar. En las calles se toparan con dificultades de altimetría, físicas y mentales, pero con el apoyo de miles de personas que salen a las calles para apoyarlos.

Es que la porra también hace que esta fiesta deportiva sea aún más grande. “No te conozco, pero eres mi héroe,” es lo que se lee en algunos de los cartelones de quienes aunque no corren, son parte importante del Maratón de la Ciudad de México.

En otros, los nombres de los corredores, sostenidos por sus familiares ó amigos. Un pequeño detalle que significa bastante para quienes lo leen. Chocar la mano con extraños, saludarlos y alentarlos como si los conocieras de toda la vida es algo mágico que solo un maratón te brinda.

El ruido de las porras y de algunos corredores es ensordecedor y conforme se acercan al Estadio Olímpico Universitario, los decibeles van en aumento. Los rostros de sufrimiento y alegria se mezclan en las caras de los corredores a escasos metros del final.

Corriendo, caminando ó arrastrandose ven el Estadio Olímpico. La meta a la vista. Ya es cuestión de darle la vuelta al estacionamiento, bajar por un tunel y subir por la rampa que los lleva a la pista. Después, pasar el kilómetro 42 y avanzar 195 metros para el final.

Es ahí, bajo el puente de meta que se cumplen sueños, se logran metas y se rie ó llora de felicidad. Es dónde se dan cuenta que lo que se han preparado valió la pena y ahora son invencibles.

Desde el primero que corta la cinta de meta, hasta el último que llega delante de los camiones de limpieza, todos son ejemplos para quienes observan el maratón. Un maratón como el de la ciudad de México, no solo emociona a quien lo corre, sino también a quien lo observa.

“Si usted está perdiendo la fe en la naturaleza humana, salga y observe una maratón,”  palabras de Katherine Switzer, la primera corredora en participar en el Maratón de Boston.

Palabras que seguramente entenderías si vieras el Maratón de la Ciudad de México. Clasificado entre los mejores 10 del mundo y con el objetivo de seguir creciendo para el 2018. El Maratón de la Ciudad de México es una fiesta deportiva sin igual.

Dicen que el corazón mueve montañas, y en el caso de los cerca de 40,000 corredores en el MCDMX, movió sus piernas para llegar a la meta. Una meta simbólica en muchos aspectos. Una meta llena de emociones, que te demuestra lo fuerte que eres.