Archivo de la etiqueta: final

Naomi Osaka es la Reina del U.S. Open

Con parciales de 6-2 y 6-4, Naomi Osaka venció a Serena Williams y se convirtió en la primer tenista de Japón en ganar el US Open. Una victoria que pocos esperaban ya que a sus 20 años se enfrentaba a la que es considerada la mejor tenista de todos los tiempos.

Sin embargo, su juventud e inexperiencia en una final de Grand Slam no mermó su rendimiento en la cancha de Arthur Ashe. Una cancha abarrotada con más de 23,000 espectadores y la mayoría apoyando a la hermana menor de las Williams.

La japonesa sólo había perdido un solo set en todo el torneo. Eso ocurrió en los octavos de final cuándo enfrentó a Aryna Sabalenka. A la ucraniana Lesia Tsurenko y a la norteamericana Madison Keys las venció en sets corridos para poder llegar a la final.

En la final tenía a su ídolo del otro lado de la red. Alguien a quién Osaka había visto en la tele desde que ella comenzó a jugar tenis. Entre ellas dos hay 16 años de diferencia y esta vez estaba en juego el título del 50 aniversario del US Open. 

En el primer set la ganadora de Indian Wells demostró que no se iba a hacer chiquita ante la gran Serena Williams. Que estaba con las ganas de vencerla una vez más, tal y como lo había hecho en Miami este mismo año, pero ahora en una final de Grand Slam.

Osaka se mandó dos aces y no permitió que Williams le quebrara el saque en el primer parcial. Además, incomodo en demasía a la ganadora de 23 títulos de GS, devolviendo prácticamente cualquier bola que pasaba por encima de la red.

La japonesa aprovechó sus dos oportunidades de quiebre y con eso se fue afianzando del primer parcial. Eso, aunado a los 13 errores no forzados de Serena, le dieron a Osaka el 6-2 a su favor. Osaka no había perdido un partido tras ganar el primer set en el 2018.

Para el inicio del segundo set Serena fue un poco más agresiva y se puso al frente 3-1. El público estaba de su lado pero Naomi no bajó los brazos y respondió empatando el partido a tres juegos por lado. Ahi fue dónde Williams explotó.

Con el 3-3, Serena aventó su raqueta al suelo y eso fue motivo de un segundo “warning”. El siguiente juego inició con un 0-15 a favor de Naomi. Los reclamos hacia el juez de silla le hicieron perder un juego que le dieron de forma automática a Osaka.

Serena núnca se tranquilizó pero logró salvar un juego con su servicio. Sin embargo Naomi Osaka, número 19 del mundo hasta el momento, cerró el partido y el campeonato con su saque. En 80 minutos se convirtió en la nueva reina del US Open.

Williams no saludó al juez de silla al final del partido y se quedó a un título de igualar a la australiana Margaret Court como las tenistas con más títulos de Grand Slam. Osaka es a sus 20 años de edad una campeona de Grand Slam y una estrella del tenis mundial.

La Fiesta de la Decimotercera

¡Reyes de Europa! ¡Sómos Los Reyes de Europa! Ese fue el canto más escuchado en Madrid tras la obtención del decimotercer título de la UEFA Champions League para el Real Madrid. El equipo de Zinedine Zidane hizo historia en Kiev y desató la locura en la capital española.

La expectativa fue alta desde los días previos al partido más esperado del año. Las horas sólo incrementaban la tensión y el nervio entre los aficionados. En las calles de Madrid prácticamente todos hablaban de lo que podía ser un tercer título de manera consecutiva.

El sábado se veían uniformes del Real Madrid por todos lados. La final de la Champions es una ocasión a la que el aficionado madridista parece estarse acostumbrando. Sin embargo, esta vez valoraban mucho lo que podía pasar si Cristiano Ronaldo y compañía vencían al Liverpool.

El Santiago Bernabéu abrió sus puertas por tercer año consecutivo para que los aficionados merengues pudieran presenciar el partido en pantallas gigantes. Las 80,000 localidades se agotaron y la gente lo vivió como si el partido se jugara en esa cancha.

Los primeros 20 minutos fueron de mucho nervio y hasta miedo por ver como el Liverpool de Jurgen Kloop tomaba la iniciativa. Con sus atajadas, Keylor Navas mantenía le daba esperanzas a los merengues. La lesión de Mohammed Salah cambió los ánimos.

A partir de entonces los madridistas se vieron más ilusionados con la posible hazaña. El Real se fue al descanso sin anotaciones, pero no tardó en ponerse al frente iniciando el complemento. El gol de Karim Benzema hizo que el Bernabéu temblara con el grito de gol.

¿Qué decir del gol de Bale? El primer gol de chilena en la historia de una final de Champions provocó toda clase de emociones. Asombro, lágrimas y euforia por ver como el galés adelantaba al Madrid. El mismo Bale aseguró con otro tanto la decimotercera.

Ahí fue que la gente se olvidó de los nervios y la fiesta comenzó. No se dejó de cantar, no se dejó de brincar, no se dejó de celebrar. Al momento del silbatazo final hubo abrazos y gritos de felicidad. ¡Como no te voy a querer, si fuiste campeón de Europa una y otra vez!

Miles de madridistas hicieron la peregrinación del Bernabéu a Cibeles para continuar los festejos. Cuatro kilómetros de fiesta total. La hazaña dio como resultado que esa noche Madrid no durmiera.

El domingo continuaron los festejos. Otra vez la ciudad se pintó de blanco para recibir a los “Héroes de Kiev.” Algunos afónicos pero con pasión celebraban el título. En cada rincón de Madrid el aficionado merengue mostraba orgullo por su equipo.

El recorrido de los campeones comenzó en la Catedral de la Almudena, pasó por el Ayuntamiento de Madrid y continuó en la Fuente de Cibeles. Los madridistas sabían bien que no sólo festejaban un título, festejaban el ganar 13 Copas de Europa.

La fiesta culminó de manera espectacular en el Santiago Bernabéu. Por cuarta vez en cinco años Sergio Ramos le ofreció “La Orejona” al madridismo. Cada jugador fue ovacionado como leyenda. Una vuelta olímpica y fuegos artificiales le pusieron el cierre perfecto a más de 24 horas de fiesta para los “Reyes de Europa.”

Super Bowl LI a lo Brady

Sin lugar a dudas el Super Bowl LI pasará a la historia como uno de los más increíbles todos  y Tom Brady ya puede ser considerado el mejor de todos los tiempos. Con un marcador de 34 a 28, Nueva Inglaterra consiguió su quinto trofeo Vince Lombardi en su historia.

Remando Contra Corriente

Los Halcones de Atlanta jugaron 45 minutos al nivel que les conocimos durante toda la temporada. Una ofensiva bastante dinámica y con Matt Ryan a los controles, sus fallas eran mínimas. Si algunos pensaban que al mariscal de los Falcons le podría pesar el honor de haber sido nombrado el Jugador Más Valioso de la temporada, Ryan despejó dudas.

La mejor ofensiva de la liga parecía poner contra las cuerdas a Bill Belachick frenándolo en casi cada posesión ofensiva. Tom Brady batalló mucho para encontrar a sus receptores y que ellos lograran las atrapadas a los que nos habían acostumbrado. Tras los primeros 30 minutos de Super Bowl el equipo de Atlanta ya estaba arriba 21-3.

Esos tres puntos parecían insignificantes, pero demostraron que el gigante estaba vivo. Un gol de campo les pudo haber dado confianza en que no todo estaba perdido antes del show del medio tiempo de Lady Gaga. 30 minutos para planear la segunda mitar, el tiempo necesario para analizar sus fallas y mejorar lo que se venía haciendo.

Atlanta le apostó a una cobertura de hombre a hombre sobre jugadores como Julian Edelman y Julius White. Esa estrategia parecía que poco a poco los encaminaba al título de la liga. Una apuesta que les cobraría factura al final del juego. El desgaste de la linea defensiva se haría palpable en el momento que más la necesitaban.

Aún al final del tercer cuarto las cosas no pintaban bien para Tom Brady y su equipo. La mejor defensiva de la liga había permitido 28 puntos.  Los Patriotas tan solo tenían nueve y hasta habían fallado un punto extra tras su único touchdown antes del periodo decisivo.

Se Venía Lo Bueno

Fue entonces que salieron los Pats que la gente conoce. Ese equipo que terminó la campaña regular con 15 victorias y una derrota y que llegó práctimente caminando al Super Bowl al vencer con facilidad a sus rivales en postemporada. Los fans de los Pats, que eran mayoría en el NRG Stadium poco a poco empezaron a hacer ruido.

Cuando quedaban poco más de 13 minutos en el reloj, los Patriotas metieron segunda. 19 puntos sin respuesta de Matt Ryan y compañia abrieron el camino para que pudieran empatar el partido a 28. Tras haber fallado en varias series ofensivas, terminaron con un total de 37 primeras oportunidades.

Halcones en Problemas

Atlanta tan solo pudo convertir una de sus ocho oportunidades en tercera oportunidad. En zona roja estuvieron perfectos (3/3), pero en el último cuarto nunca llegaron a ese lugar. Cuando los Pats apostaron por jugársela en una cuarta oportunidad, convirtieron.

El desgaste de la defensiva se podía vislumbrar desde la primera mitad. Matt Ryan ya no entró al emparrillado a falta de casi nueve minutos en el segundo cuarto. La defensiva detenía a Nueva Inglaterra, pero castigos en tercera oportunidad los permitían seguir moviendo las cadenas.

Una intercepción al que sería el MVP del partido para 82 yardas y un touchdown parecía que mandaba a todos a casa antes del descanso. Sin embargo, la historia del partido aún estaba por escribir su capítulo más emocionante.

Remontada Histórica

En el cuarto cuarto, los Patriotas tuvieron su primera posesión con 14:45 en el emparrillado. 12 jugadas en cerca de cinco minutos terminaron con un gol de campo que los acercaría a dos posesiones de empatar el juego. Atlanta no le bajó ni dos minutos al reloj cuando recibió el ovoide.

Nueva Inglaterra volvió a recibir el balón y en 148 segundos volvió a anotar. Ahora con touchdown y conversión de dos puntos incluida. A pesar seguir abajo en el marcador, el público estaba de su lado y el momento anímico les pertenecia de igual forma.

Atlanta estuvo en posisión de gol de campo pero no supo capitalizar. Al contrario, una penalización por sujetar al rival de Michael Sanu les costó dicha ubicación en el campo y obligó a que patearan para regresarle el ovoide a Nueva Inglaterra.

La magia de Brady se hizo presente de nuevo y gracias a una atrapada espectacular de Julian Edelman entre tres Halcones y a la mitad del campo siguieron con vida. así ya estaban en posición de anotar y por medio de la via terrestre lo hicieron. James White corrió una yarda en medio de la linea defensiva para el empate a falta de la conversión de dos puntos que otra vez fue efectiva para la causa de los Pats.

Con el empate y sin mucho que comentar sobre el último minuto de partido, el Super Bowl LI se convirtió en la primera final de NFL que se decidiría en tiempo extra. El dueño de los Falcons veía desde la cancha como su equipo se desmoronaba, mientras que el jefe de los Patriotas vivía la remontada desde su palco.

Ahora los Pats ganaron el volado y decidieron recibir. Atlanta debía deternerlos u obligarlos a un gol de campo para seguir con vida. Nada de eso pasó y Tom Brady con su equipo necesitó de ocho jugadas para atravesar el campo.

James White había empatado el juego y fue el mismo White el que le dió la victoria a su equipo cuando corrió dos yardas y puso el ovoide sobre la linea de cal en la zona de anotación, suficiente para seis puntos, un touchdown y el quinto título de Super Bowl en la historia de los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Tocando el Cielo

Con ello las miradas se centraron en Tom Brady. El mismo jugador que había hecho corajes en la primera mitad, irradiaba felicidad al final del partido. Matt Ryan se desapareció, pero Brady y sus compañeros alzaron un título más de Super Bowl, tal vez el más sufrido.

El dueño Roger Kraft lo catalogó como el más dulce que ha conseguido su equipo. El magnate de 75 años no podía contener la emoción del momento al igual que sus jugadores. Donald Trump, amigo de Kraft no tardó en felicitarlo por medio de su cuenta de Twitter.

Es que cuando le das 40 minutos de posesión al mejor equipo de la liga, es difícil pensar que vas aganar. Los Halcones se excedieron buscando pases largos, especialmente en tercera oprotunidad. Así sus posesiones duraron menos y le dieron el tiempo suficiente al ahora MVP del Super Bowl para orquestrar ataques que le valieron un quinto anillo.

Los Pats regresan a casa como campeones y vendrán a México para la próxima temporada como tales. Aún no se sabe si Brady y Bellachick continuarán con el equipo, pero lo que si se sabe es que son el duo más exitoso de mariscal-entrenador en la historia.

El número 12 de Nueva Inglaterra es el único mariscal de campo con cinco títulos de NFL en la historia, superando a Terry Bradshaw y Joe Montana. La pregunta ahora es; ¿Que sería de los Patriotas sin Brady?

La Noche de Chile Opacada por Messi

La noche del campeón pasó desapercibida en Nueva York y en todo el mundo. El hecho de que Chile consiguió defender su título como campeón de la Copa América por segunda edición consecutiva quedó en el olvido. Por razones que se entienden pero que no se justifican, siendo la mayor el hecho de que Messi se volvió a quedar con manos vacias.

Lionel Messi es catalogado por muchos como el mejor jugador de todos los tiempos. Un jugador fuera de serie y que te puede resolver un partido en tres toques o menos. Lionel Messi fue rechazado por el fútbol de su país cuando era niño y ahora que brilla con el Barcelona es casi un Dios en Argentina.

Messi es sencillo, a él solo le tienes que dar un balón para ser feliz. A Messi no le gusta perder, ni con el Barcelona ni con la selección albiceleste. Messi esta acostumbrado a ganar. 30 títulos con su club en La Liga, cinco Balones de Oro, tres Pichichis y muchos elogios. Pero su palmarés ahora esta manchado por cuatro finales perdidas.

Lo que logró Diego Armando Maradona en su momento al ganar el título de campeón en México 86 es algo que le podría hacer falta a “La Pulga”. Messi falló su penal en el MetLife Stadium. Eso fue el principio del fin para Argentina. Nadie habla del penal fallado por Lucas Biglia y atajado por Claudio Bravo. Ni del que anotó Silva para liquidar la noche.

Messi no perdió, perdió Argentina. Ese equipo que esta lleno de jugadores de gran calidad pero que ponen su peso en un jugador que apenas mide 1.70. Un jugador que carga no solo con un equipo, sino con una nación y ahora una sequía de 23 años sin títulos en selección mayor. La que es catalogada como la mejor del mundo por la FIFA queda a deber de manera colectiva.

Al mismo tiempo, Chile es campeón. Esa selección que empezó perdiendo ante Argentina en su debut del torneo por 2-1, se recompuso durante el certamen más añejo del mundo y de paso le clavo cuatro a Panamá, siete a México y dos a Colombia.

Un equipo que llegó a territorio norteamericano con la intención de defender un título que habían ganado en su país el año pasado. Con un entrenador diferente pero con la misma base de jugadores. Jugadores que respetan el esfuerzo del compañero, que no corren con la pelota 50 metros y si lo hacen sus razones tienen. Un equipo que saca lo mejor de cada elemento y es solido desde su portero Bravo hasta su delantero Alexis Sánchez.

Hoy Chile tiene dos títulos de Copa América y los dos fueron ante Argentina y los dos se definieron en penales. Además, en los dos se ha hablado más de Messi que de los hombres y el cuerpo técnico andino. Juan Antonio Pizzi y su equipo de trabajo no han recibido el respeto que se merecen, porque ganaron bien y contra una potencia como Argentina que tiene al “mejor jugador del mundo”.

Chile representará a CONMEBOL en la Copa Confederaciones y en un posible partido contra el campeón de la Euro 2016 que se juega ahora en Francia. Chile se esta acostumbrando a ganar mientras que Argentina acarrea la costumbre de perder.

Messi es un fuera de serie, de eso no hay duda. Messi ha decidido hacerse a un lado de la selección, pero por el bien de su selección y del fútbol mundial debe retractarse de lo dicho. Argentina debe de jugar como equipo y no depender de “La Pulga”. Será entonces que Argentina gane algo junto con su máximo anotador en la historia (55 goles).

Puede tomarse un merecido descanso y no ser convocado para amistosos y algunos partidos oficiales. Ya que llegue el momento de carburar motores para Rusia 2018, Messi deberá de volver con la albiceleste. Messi ha hecho todo y ganar un mundial no esta fuera de sus posibilidades. Con el hambre de ganar, Messi seguramente no volverá a fallar en una final.

Por ahora, hay que respetar al campeón, Chile. Ese equipo que entiende muy bien a lo que juega. Ese equipo al que sus directivos no han maltratado a lo largo de los últimos años y que se hace más fuerte con el paso del tiempo. Chile es el monarca de América. Chile es una de las mejores cinco selecciones del mundo y de quien se debe de hablar más que Messi.

De Estudiantes-Deportistas a Estrellas de la MLS

Este pasado domingo se definió al campeón de la 20va temporada de la Major League Soccer. Una liga que ha ido creciendo a pasos agigantados y que es de las que más oportunidades le da a los jóvenes para convertirse en profesionales. Mientras que Columbus Crew buscaba su segundo campeonato, Portland Timbers fue quien agregó su nombre a la lista de campeones de visita en MAPFRE Stadium.

Cerca de la mitad de las plantillas de ambas escuadras tienen a jugadores que han sido estudiantes-deportistas.En una liga que no permite la compra excesiva de jugadores foráneos, el poder desarrollar talentos desde las universidades es cada vez más importante y rinde frutos a corto, mediano y largo plazo. Aquí les presento a algunos de ellos.

Portland Timbers

Nick Besler – Este jugador pasó por la Universidad de Notre Dame vive su primera temporada como profesional. Su mejor momento como estudiante-deportista lo vivió cuando se coronó campeón nacional en el 2013 junto con los “Fighting Irish” y fue capitán de su equipo el siguiente año. Fue la quinta elección en la primera ronda del Draft 2015 de la MLS.

Jack Jewsbery – Un defensa de 34 años de edad que vivió sus días como estudiante-deportista en la Saint Louis University donde anotó 38 goles y dió 25 asistencias. Nombrado dos veces como  All-American y jugador del año de Conference USA en el 2000. En sus cuatro años como atleta universitario, llegó al NCAA Championship cada año. En el 2009 fue nombrado uno de los mejores 11 jugadores en los primeros 50 años del programa.

Anthony Manning – Otro egresado de St. Louis University, dos veces nombrado Atlantic Conference Player of the Year. En el 2014 ayudó a que su equipo no recibiera gol en 11 partidos. Ese mismo año, su equipo llegó a la segunda ronda del torneo nacional de la NCAA. Fue nominado al ‘First Team All Conference” en sus últimos dos años. Los Timbers lo seleccionaron en la tercera ronda del draft de el 2015.

Darlington Nagbe – Una de las estrellas de la liga este año fue estudiante-deportista con la University of Akron en Florida. Este habilidoso mediocampista jugó tres temporadas con con su universidad, anotando 19 goles y dando 19 asistencias en 73 partidos. El mismo ayudó a que su equipo universitario hiciera su primera aparición en un torneo nacional de la NCAA en el 2010 en el cual se coronaron como campeones nacionales. En su momento, fue nombrado el mejor jugador colegial en la NCAA D1. Fue la segunda selección en la primera ronda del draft en el 2011.

Andy Thoma – Otro de los novatos en el equipo de Portland Timbers tiene apenas 23 años de edad y en enero del 2015 fue seleccionado en la segunda ronda del draft por el equipo que ahora es campeón de la Conferencia Oeste de la MLS. Jugó 80 partidos para la Universidad de Washington con el cual recibió varios reconocimientos y anotó un gol junto con siete asistencias.

Columbus Crew

 

Chad Barson – Otro jugador egresado de la Universidad de Akron se encuentra en su tercera temporada de la MLS con el Columbus Crew. Mientras estudiaba, jugó en 93 de los 95 partidos disputados por su universidad en cuatro años. También fue parte fundamental del equipo que se coronó campeón nacional en el 2010, y gracias a él, Louisville no los pudo empatar en el último partido. Se hizo acreedor a varias distinciones debido a su talento como defensa desde su primer año hasta el 2010, cuando se graduó. Antes de la universidad estuvo en IMG Academy y al graduarse se fue a formar con la academia de Columbus Crew.

Steve Clark – El portero titular de Columbus Crew ha tenido que pasar muchos obstáculos para llegar a donde esta. Egresado de la University of Oakland donde jugó del 2005 al 2008. En su último año, fue considerado el 11vo mejor portero del país, permitiendo un promedio de 0.54 goles por partido. Al terminar su carrera universitaria, pasó a ser parte de los Michigan Bucks de la USL Premier Development League. Después de eso, se fue a jugar un tiempo a Noruega para regresar a Estados Unidos y ser firmado en el Draft por Columbus en el 2014 y desde entonces no se ha perdido un solo juego de temporada regular.

Ethan Finlay – Este jugador de apenas 25 años de edad ya lleva cuatro temporadas con el Columbus Crew y cada vez su rol en el equipo es más importante. Sus años como estudiante universitario los pasó en Creighton University en el estado de Nebraska. Titular indiscutible en su equipo, arrancó lo 79 partidos que jugó con el equipo. En el 2012 fue nombrado el mejor atleta colegial en el estado de Nebraska con el Fred Ware Award. Ese mismo año, Columbus lo seleccionó en la primera ronda del draft y ha dividido su tiempo con el equipo de reservas y el titular.

Justin Meram – Una de las estrellas de Columbus también fue estudiante-deportista. Meram empezó en Yavapai College y terminó los últimos dos años jugando para Michigan. En sus últimos 41 partidos, Meram metió 24 goles y dió 14 asistencias. Sus actuaciones con Yavapai College fueron sobresalientes y en el 2012 fue nombrado como miembro del salón de la fama de la NJCAA. Ya como jugador profesional, en el 2014 debutó con la Selección Nacional de Iraq.

Tyson Wahl – Un jugador que ha pasado por varios equipos como profesional pero le dedicó sus cuatro años como estudiante-deportista a la University of California. Su ética de trabajo y talento le permitieron ser titular en todos los partidos. Con su ayuda, su equipo llegó a los cuartos de final en el torneo de la NCAA en el 2005 y fue nombrado como miembro del All-Pac-10 Second Team tanto como del Pac-10 All Academic Second Team. Fue Kansas City el equipo que le permitió debutar como profesional en el 2006 tras el MLS Draft.

Halcones Hambrientos

Los Halcones Marinos de Seattle pusieron al borde de sus asientos a miles de aficionados el pasado domingo cuando lograron una voltereta espectacular contra los Empacadores de Green Bay. Cuando la visita pensó que callaría a todos los presentes en el Century Link Field, Russell Wilson se olvido de cuatro intercepciones para poner a su equipo en el Super Bowl.

Tras una primera mitad devastadora para los locales, lo único rescatable para Seattle sería la intercepción de Richard Sherman. A pesar de ello se vieron abajo 0-16 tras los primeros 30 minutos. Tal como la lluvia y el granizo intermitentes en la cancha, así fueron los destellos de que los Halcones podrían reaccionar. Wilson parecía hacerse chico ante la grandeza de Aaron Rodgers que con una pierna lastimada aún derrochaba talento en cada jugada.

La reacción clave vino con un engaño de gol de campo que terminó en siete puntos para los de casa. Green Bay nunca vio venir lo que estaba a punto de pasar. En el último cuarto del encuentro el reloj era el mejor aliado de los Empacadores y el peor enemigo de los Halcones Marinos. La Legion of Boom (defensiva de Seattle) fue realmente la que los mantuvo vivos tanto tiempo. En varias ocasiones no permitieron touchdowns de la oposición que se tenía que conformar con goles de campo.

Los comentaristas empezaban a hablar de un estadio vació para cuando Green Bay levantara el trofeo de campeón de la Conferencia Nacional. El número 12 de los Seahawks se hizo notar más que nunca para impulsar al equipo a un milagro. El ruido ya no se media en decibeles, sino en la Escala Richter. Así como lo leen, se registro un temblor en la ciudad cuando agonizaba el juego, debido a la afición en el estadio.

No era para menos pues a pesar de ir perdiendo por 12 puntos con menos de cuatro minutos en el reloj el equipo reaccionó como los grandes. Lo que no habían hecho en 56 minutos lo hicieron en esos cuatro restantes. Movieron las cadenas por aire y tierra, anotaron un touchdown con poco más de dos minutos por jugar. A la hora de despejar engañaron el equipo receptor y recuperaron el ovoide.Volvieron a anotar de seis y por si fuera poco cuando una cuando la conversión de dos puntos parecía aniquilada por Green Bay, Wilson mandó un globito a la zona de anotación y ponerse al frente 22-19.

Aaron Rodgers se tuvo que conformar con dejar a su equipo en posición de anotar un gol de campo cuyo pateador no falló por quinta ocasión en el día.

Se fue este espectáculo a tiempo extra y los Halcones Marinos ganaron el volado. Con la misma intensidad con la que cerraron el tiempo regular se pusieron a trabajar en su primera posesión. 1ra y 10, 11:47 en el reloj, yarda 35 de los Empacadores, el balón es de Seattle. Wilson, que había estado errático casi todo el juego manda el pase que necesitaba a Jermaine Kearse que lo lleva a la zona de anotación y de paso al Super Bowl XLIX en Phoenix, Arizona.

En caso de coronarse campeón, Seattle será el octavo equipo en ganar el Súper Domingo de manera consecutiva y el tercero de la Conferencia Nacional en conseguir la hazaña. Tras haber vencido a Denver en Nueva York el año pasado, ahora el rival es Tom Brady y los Patriotas de Nueva Inglaterra el primero de febrero. Mientras que Wilson irá por su segundo anillo, Brady va por el cuarto, los mismo números que sus respectivas franquicias.