Archivo de la etiqueta: Copa América

La Noche de Chile Opacada por Messi

La noche del campeón pasó desapercibida en Nueva York y en todo el mundo. El hecho de que Chile consiguió defender su título como campeón de la Copa América por segunda edición consecutiva quedó en el olvido. Por razones que se entienden pero que no se justifican, siendo la mayor el hecho de que Messi se volvió a quedar con manos vacias.

Lionel Messi es catalogado por muchos como el mejor jugador de todos los tiempos. Un jugador fuera de serie y que te puede resolver un partido en tres toques o menos. Lionel Messi fue rechazado por el fútbol de su país cuando era niño y ahora que brilla con el Barcelona es casi un Dios en Argentina.

Messi es sencillo, a él solo le tienes que dar un balón para ser feliz. A Messi no le gusta perder, ni con el Barcelona ni con la selección albiceleste. Messi esta acostumbrado a ganar. 30 títulos con su club en La Liga, cinco Balones de Oro, tres Pichichis y muchos elogios. Pero su palmarés ahora esta manchado por cuatro finales perdidas.

Lo que logró Diego Armando Maradona en su momento al ganar el título de campeón en México 86 es algo que le podría hacer falta a “La Pulga”. Messi falló su penal en el MetLife Stadium. Eso fue el principio del fin para Argentina. Nadie habla del penal fallado por Lucas Biglia y atajado por Claudio Bravo. Ni del que anotó Silva para liquidar la noche.

Messi no perdió, perdió Argentina. Ese equipo que esta lleno de jugadores de gran calidad pero que ponen su peso en un jugador que apenas mide 1.70. Un jugador que carga no solo con un equipo, sino con una nación y ahora una sequía de 23 años sin títulos en selección mayor. La que es catalogada como la mejor del mundo por la FIFA queda a deber de manera colectiva.

Al mismo tiempo, Chile es campeón. Esa selección que empezó perdiendo ante Argentina en su debut del torneo por 2-1, se recompuso durante el certamen más añejo del mundo y de paso le clavo cuatro a Panamá, siete a México y dos a Colombia.

Un equipo que llegó a territorio norteamericano con la intención de defender un título que habían ganado en su país el año pasado. Con un entrenador diferente pero con la misma base de jugadores. Jugadores que respetan el esfuerzo del compañero, que no corren con la pelota 50 metros y si lo hacen sus razones tienen. Un equipo que saca lo mejor de cada elemento y es solido desde su portero Bravo hasta su delantero Alexis Sánchez.

Hoy Chile tiene dos títulos de Copa América y los dos fueron ante Argentina y los dos se definieron en penales. Además, en los dos se ha hablado más de Messi que de los hombres y el cuerpo técnico andino. Juan Antonio Pizzi y su equipo de trabajo no han recibido el respeto que se merecen, porque ganaron bien y contra una potencia como Argentina que tiene al “mejor jugador del mundo”.

Chile representará a CONMEBOL en la Copa Confederaciones y en un posible partido contra el campeón de la Euro 2016 que se juega ahora en Francia. Chile se esta acostumbrando a ganar mientras que Argentina acarrea la costumbre de perder.

Messi es un fuera de serie, de eso no hay duda. Messi ha decidido hacerse a un lado de la selección, pero por el bien de su selección y del fútbol mundial debe retractarse de lo dicho. Argentina debe de jugar como equipo y no depender de “La Pulga”. Será entonces que Argentina gane algo junto con su máximo anotador en la historia (55 goles).

Puede tomarse un merecido descanso y no ser convocado para amistosos y algunos partidos oficiales. Ya que llegue el momento de carburar motores para Rusia 2018, Messi deberá de volver con la albiceleste. Messi ha hecho todo y ganar un mundial no esta fuera de sus posibilidades. Con el hambre de ganar, Messi seguramente no volverá a fallar en una final.

Por ahora, hay que respetar al campeón, Chile. Ese equipo que entiende muy bien a lo que juega. Ese equipo al que sus directivos no han maltratado a lo largo de los últimos años y que se hace más fuerte con el paso del tiempo. Chile es el monarca de América. Chile es una de las mejores cinco selecciones del mundo y de quien se debe de hablar más que Messi.

Chile Exhibió al Fútbol, No a México

La noche del sábado 18 de junio del 2016 será por siempre recordada como la noche en la que la Selcción Mexicana de Fútbol fue goleada 0-7 por Chile en Cuartos de Final de la Copa América Centenario. Mientras que miles de aficionados se lamentan dicho suceso, otra vez debemos darnos cuenta que en México no todo es fútbol.

Al seleccionado nacional de fútbol se le presta demasiada atención. Los miles de aficionados que llenan los estadios, las millones de personas que ven los partidos por televisión, la infinidad de patrocinadores que se tienen y los pocos directivos de siempre, son solo parte de una nube que sigue a la selección a cualquier lugar. Entrenadores vienen, entrenadores se van y a final de cuentas el nivel de juego de la Selección no esta ni cerquita de igualar el nivel de apoyo que se le brinda.

Ante Chile, la Selección Mexicana demostró algo que no debe de sorprendernos. Una clara falta de actitud y una falta de idea cuando se enfrenta a rivales grandes que estan en buen nivel. Se es conformista cuando se ganan partidos contra rivales de CONCACAF, felices cuando se ganan partidos y satisfechos cuando pasamos de ronda de grupos. Mil veces se sueña con ganar finales pero rara vez se le exige dicho logro Cal seleccionado nacional.

Una Copa América en la que México era prácticamente local fue desaprovechada. Se enfrentaron a una Uruguay mermada, a un Jamaica sin idea y a un Venezuela que no exigió. México ya pensaba en Argentina para la final pero se le olvidó que Chile es de respeto por ser la quinta en el ranking de la FIFA.

Revive la escandalosa goleada

Mientras muchas cosas que hace el nuevo entrenador, Juan Carlos Osorio no se entienden, muchos sentían que con él, México era imbatible tras tener una racha de ocho victorias y un empate en sus nueve partidos al frente del Tri. El que no le hayan salido las cosas no es culpa de Osorio, es culpa del desarrollo deportivo en México.

Difícil para cualquier entrenador conformar un equipo cuando gran parte de los jugadores en la liga local son extranjeros. Cuando los clubes (a excepción de Chivas) apuestan por talento de fuera para “lideraear” a la juventud mexicana y terminan robándole la posición. Algunos de los que estan en Europa no juegan y otros simplemente prefieren hacer caso omiso a sus convocatorias.

El deporte en México no se debe ver reflejado en ese 0-7. En México tenemos a varios de los mejores clavadistas del mundo. Rommel Pacheco, Paola Espinoza, Laura Sánchez, Germán Sánchez entre otros. México tiene atletas con agallas como Juan Luis Barrios y Ana Gabriela Guevara.

En México esta la mejor racquetbolista del mundo y se llama Paola Longoria. Esta un gran basquetbolista como Gustavo Ayón, una camada de voleibolistas que acaban de hacer historia y van a Río 2016. Del territorio azteca es uno de los mejores pilotos de Fórmula 1 de nombre Sergio Pérez, en el golf, Rodolfo Cazaubón va en camino a la PGA para alcanzar a Carlos Ortiz. En el tenis, Santiago González esta dentro de los mejores 50 del mundo (dobles).  Crisanto Grajales es alguien con posibilidad de medalla en el Triatlón Olímpico.

 

Diferencias
Uno tuvo agallas en Baku, lo otros no las tuvieron en Santa Clara.

 

Varios de los atletas que mencioné anteriormente no reciben ni la mitad de ingresos (salarios/patrocinios) que recibe un futbolista de selección nacional. Muchos de ellos se pagan sus propios transportes. En varios casos dejan de salir a competir por falta de recursos pero cuando lo hacen no se doblan ante los más grandes.

La mentalidad del mexicano no es la de rendirse como lo fue ante Chile. La mentalidad del mexicano va más allá y es la de salir adelante como pueda. La Selección Mexicana de fútbol continuamente cae en el conformismo y al primero que se señala es el entrenador. Dicha figura solo tiene parte de la responsabilidad. Los que bajan los brazos en la cancha también cuentan.

No es malo apoyar pero hay que hacerlo con medida con un equipo que no da los resultados que se desean. Con un equipo que casi siempre queda a deber en campeonatos importantes. A un combinado nacional que muchas veces piensa que con el puro nombre vencerá a sus rivales. Un grupo de jugadores, cuerpo técnico y directivos que gastan en uniformes, viajes, uso de estadios y programación de partidos pero que con pobres resultados nunca llegan a pagar bien la cuenta del apoyo que les brinda la afición.

En México no todo es fútbol. No todo son verguenzas como las que nos hicieron pasar once hombres en la cancha del Levis Stadium de Santa Clara, California. Si se voltea a ver hacia otro lado, veremos resultados de hombres y mujeres que compiten al más alto nivel. Atletas que trabajan bajo la sombra del fútbol pero que brillan mucho más que ellos.

Hablamos de gente que en muchos casos no tiene dinero y suda la camiseta en los entrenamientos y el uniforme en las competencias. Son deportistas que aunque entrenan arduamente, en muchos casos no viven de su deporte y trabajan por separado. México no es un 0-7 contra Chile, México es mucho más que eso ya que no todo el fútbol.

Decepcionando a México

Este verano ha estado cargado de actividad para las selecciones nacionales de fútbol, pero después de cuatro torneos hemos demostrado no estar al nivel que se esperaba. No somos el México de los 90’s, temido por todos que llegó a la semifinal de la Copa América en su debut y que puso a temblar a Bulgaria en el Mundial de 1998. El que mantenía una paternidad sobre Estados Unidos.

El Tri de hoy se esconde en excusas con pocos fundamentos. Busca pretextos por todos lados para no dar los resultados en la cancha. Le da amplia importancia al lado economico. Busca rivales a modo que poco a poco se extinguen porque México solo busca jugar bien contra los grandes. Mientras que hace años Peru no era rival para México, hace días nos salvamos de haber perdido contra ellos.

A veces parece que la selfie tiene más prioridad que jugar bien y ganar.
A veces parece que la selfie tiene más prioridad que jugar bien y ganar.

El nivel de la selección nacional exhibido en la Copa América no sorprendió a nadie. Miguel Herrera no se vió mal, sino lo que le sigue al poner a los arbitros como los culpables del fracaso. Un fracaso que se pudo haber consumado un partido antes si los arbitros hubieran marcado penales en contra de México.

Es cierto que me será imposible ponerme en los zapatos de Miguel Herrera. Lo que si se es que por ahora no lo esta haciendo bien. Su figura se agrandó porque nos dió el pase al Mundial contra Nueva Zelanda, país número 138 en el ranking mundial de la FIFA. Luego se despidió con una victoria del Azteca ante Israel y la historia ya conocida por todos del #nofuepenal con el que México se tuvo que marchar del mundial antes del quinto partido.

Antes y después de eso, Miguel Herrera supo hacer lo que mejor sabe hacer, llamar la atención. Viajó a Europa para convencer a los “europeos” y lo sigue haciendo cada vez que viene un partido o convocatoria importante. Se pasea por todos los estadios del mundo y no tiene miedo a salir en la tele. Una cantidad de comerciales en los que aparece, para Ripley.

Mexico campeon olimpico
¿Porque no hacer de momentos como estos una costumbre?

El problema de todo esto no es Herrera. El Piojo es el Piojo, este en el equipo donde este. Miguel Mejia Barón lo bajo del barco rumbo al Mundial de Estados Unidos 1994 por su carácter explosivo. En Toros Neza, eso lo hizo figura, como entrenador de Monterrey, su estilo fue muy aplaudido, y en el América, bajo ciertas restricciones, Miguel tuvo el éxito en base a ser el mismo.

El problema con el fútbol mexicano es la mediocridad. No solo a nivel de selección mayor, pero en todos sus niveles. En un país como México debe existir la obligación llegar a todas las finales. La determinación de estar dentro de los mejores 10 del mundo y no ver si entramos o salimos de los primeros 20. Hay casi más futbolistas que coches en este país. Hay demasiado talento que se ve frenado por el excesivo uso de extranjeros y naturalizados en primera división.

Actitudes como las de Char son dignas de aplaudir. Hoy esta de vuelta en el plantel.
Actitudes como las de Char son dignas de aplaudir. Expuso problemas que todos conocemos pero de los cuales pocos se atreven a hablar. Hoy esta de vuelta en el plantel.

Los mejores jugadores del país, por lo regular, salen de los barrios más pobres. Señores directivos, ho sigan haciendo del fútbol un negocio, que a la larga no dejará nada bueno. Un Moletour perderá el interés de los aficionados. CONMEBOL no verá en México a un equipo digno de ser invitado. Seguiremos sufriendo para conseguir el pase al mundial y en CONCACAF, equipos como Guatemala nos pueden llega a apadrinar, por lo pronto nos pisa los talones.

No le pongamos enfasis a salir bien en comerciales, sino a salir bien en la cancha contra cualquier rival. Estados Unidos llega a la Copa Oro tras haber vencido de visita a Holanda y al campón del mundo (Alemania). No apoyemos a los verdes, sino hay que apoyar toda una formación. Darle seguimiento a los jovenes futbolistas, de esa forma volveremos a ser potencia mundial y jefes en CONCACAF. Hay que darle vida a los sueños y aspiraciones de muchos jóvenes que pueden ayudar al deporte nacional.

No hay que irse muy lejos para ver donde se hacen bien las cosas. Los de las Barras y las Estrellas han venido de menos a más en los últimos 20 años. La popularidad del fútbol ha crecido en base a las satisfacciones que sus selecciones le dan. El nivel de sus jugadores refleja el buen manejo que se tiene en las academias y a la hora de ayudarlos a emigrar a Europa. Fueron de ser el hazmereir del tricolor antes del 2000, a ser quienes nos salvaron para ir a Brasil en el 2014.

Jurgen Klinsmann es tan solo el cuarto entrenador de Estados Unidos en los últimos 20 años.
Jurgen Klinsmann es tan solo el cuarto entrenador de Estados Unidos en los últimos 20 años.

Si no podemos cambiar a quienes dirigen el fútbol en México, si les podemos exigir que no se duerman en sus laureles. Ver lo que sucedió con las mujeres en Canadá es fiel reflejo de una actitud conformista y lamentable por parte dle cuerpo tecnico. No quiero ver que el fútbol fracase, al igual que muchos, quiero ver que México triunfe.