Archivo de la etiqueta: cibeles

La Fiesta de la Decimotercera

¡Reyes de Europa! ¡Sómos Los Reyes de Europa! Ese fue el canto más escuchado en Madrid tras la obtención del decimotercer título de la UEFA Champions League para el Real Madrid. El equipo de Zinedine Zidane hizo historia en Kiev y desató la locura en la capital española.

La expectativa fue alta desde los días previos al partido más esperado del año. Las horas sólo incrementaban la tensión y el nervio entre los aficionados. En las calles de Madrid prácticamente todos hablaban de lo que podía ser un tercer título de manera consecutiva.

El sábado se veían uniformes del Real Madrid por todos lados. La final de la Champions es una ocasión a la que el aficionado madridista parece estarse acostumbrando. Sin embargo, esta vez valoraban mucho lo que podía pasar si Cristiano Ronaldo y compañía vencían al Liverpool.

El Santiago Bernabéu abrió sus puertas por tercer año consecutivo para que los aficionados merengues pudieran presenciar el partido en pantallas gigantes. Las 80,000 localidades se agotaron y la gente lo vivió como si el partido se jugara en esa cancha.

Los primeros 20 minutos fueron de mucho nervio y hasta miedo por ver como el Liverpool de Jurgen Kloop tomaba la iniciativa. Con sus atajadas, Keylor Navas mantenía le daba esperanzas a los merengues. La lesión de Mohammed Salah cambió los ánimos.

A partir de entonces los madridistas se vieron más ilusionados con la posible hazaña. El Real se fue al descanso sin anotaciones, pero no tardó en ponerse al frente iniciando el complemento. El gol de Karim Benzema hizo que el Bernabéu temblara con el grito de gol.

¿Qué decir del gol de Bale? El primer gol de chilena en la historia de una final de Champions provocó toda clase de emociones. Asombro, lágrimas y euforia por ver como el galés adelantaba al Madrid. El mismo Bale aseguró con otro tanto la decimotercera.

Ahí fue que la gente se olvidó de los nervios y la fiesta comenzó. No se dejó de cantar, no se dejó de brincar, no se dejó de celebrar. Al momento del silbatazo final hubo abrazos y gritos de felicidad. ¡Como no te voy a querer, si fuiste campeón de Europa una y otra vez!

Miles de madridistas hicieron la peregrinación del Bernabéu a Cibeles para continuar los festejos. Cuatro kilómetros de fiesta total. La hazaña dio como resultado que esa noche Madrid no durmiera.

El domingo continuaron los festejos. Otra vez la ciudad se pintó de blanco para recibir a los “Héroes de Kiev.” Algunos afónicos pero con pasión celebraban el título. En cada rincón de Madrid el aficionado merengue mostraba orgullo por su equipo.

El recorrido de los campeones comenzó en la Catedral de la Almudena, pasó por el Ayuntamiento de Madrid y continuó en la Fuente de Cibeles. Los madridistas sabían bien que no sólo festejaban un título, festejaban el ganar 13 Copas de Europa.

La fiesta culminó de manera espectacular en el Santiago Bernabéu. Por cuarta vez en cinco años Sergio Ramos le ofreció “La Orejona” al madridismo. Cada jugador fue ovacionado como leyenda. Una vuelta olímpica y fuegos artificiales le pusieron el cierre perfecto a más de 24 horas de fiesta para los “Reyes de Europa.”

Mi Primera Carrera Por Madrid

No fue una carrera más de diez kilómetros, fue mi primera carrera en España y eso la hizo muy especial. Un año y un mes después de mi última carrera, la distancia fue la misma, la sensación muy diferente.

Etapa de Cambios

Desde entonces había dedicado gran parte de mi tiempo al arte del triatlón. Correr pasó a tercer plano con la importancia que le daba a la bici y a la natación. Desde mi última carrera de diez kilómetros había completado dos Ironmans 70.3 y un Triatlón Sprint.

Desde el momento que llegué a España supe que sería difícil continuar con un deporte tan demandante y caro como lo es el triatlón. Al dejar la bici en México, supe que sería casi imposible. Por lo tanto, le he dedicado mi tiempo al deporte con el que crecí, el atletismo.

Aunque mi primer mes en la Madre Patria no me permitió entrenar como quería, el segundo mes ha sido más benevolente. Ahora ya logro correr al menos cinco días a la semana e incluyo entrenamientos con Adidas Runners, por lo que no ando solo siempre.

Me interesaba tener un punto de referencia de cómo estaba y hasta dónde podía llegar. Por el momento, correr otro maratón si esta en los planes pero no es prioridad, ya que requiere de tiempo y esfuerzo que tal vez no le pueda dar por motivos escolares.

Así que al investigar que carreras había, me encontré con la que hoy ya es historia. La Carrera Ponle Freno 2017. Una carrera que ya cumple nueve años de vida y que se celebra en varias partes del país. Sin pensarlo tres veces me inscribí y me preparé.

26 de Noviembre de 2017

El día de la carrera realmente no sabía que esperar de mi mismo. Me había puesto la meta de 45 minutos en base a entrenamientos pero había mucha incertidumbre. Al mismo tiempo emoción, era mi primer carrera en España y aunque ganarla no era opción, quería hacerlo bien.

El termómetro no pasaba de los cinco grados. Con una playera, guantes, shorts cortos y una gorra me dirigí a la salida. No tardé mucho en encontrar un buen lugar y ahí permanecí cerca de dies minutos. Moviendo el cuerpo para no enfriarme y repasando el plan para la carrera.

A las nueve de la mañana el disparo de salida hizo que más de 20,000 corredores se empezaran a movilizar. El frío empezaba a quedar atrás y diez kilómetros estaban por delante. Mi primera carrera en España había comenzado.

El primer kilómetro fue lento, pero no me deseperé. Era difícil encontrar una linea entre tanta gente y esperé al pacer de 45 minutos que había arrancado unos metros por detrás de mi. Mi idea inicial era irme con el hasta el kilómetro 7 y de ahí arrancar el cierre.

Las cosas no terminaron siendo así. Al kilómetro 3 ya iba por encima del ritmo previsto. No logré ser consistente en los primeros parciales y empecé a dudar de mi estrategia. Sabía que necesitaba cambiar y acelerar ó mi meta se me podía escapar.

Al kilómetro cuatro pase frente al Santiago Bernabeu. El recorrido continuaba ascendiendo pero pasar por ahí me reactivo los niveles de energía. Me sentía bien, no me pasaban muchos y yo pasaba a decenas de corredores. Mi segundo aire había llegado.

Cerca del kilómetro cinco la ruta da una vuelta en U. En ese punto todo lo que fue subida por cuatro kilómetros de convierte en bajada. Así que me dejé llevar por la altimetría del recorrido y mis parciales empezaron a bajar dramáticamente.

Si al kilómetro 4 estaba por encima del promedio pactado, al seis ya estaba un minuto por debajo del plan. Los kilómetros pasaban y me mantuve fuerte, pensando en que tanto le podía bajar a los 45 minutos. Me preguntaba si había tardado en arrancar.

La respuesta nunca la tuve, lo que si tuve fueron piernas para cubrir un kilómetro en tres minutos que es casi un récord personal. Gracias a ese kilómetro me puse en la antesala de un resultado soñado. Al llegar a la última vuelta en U frente a la Fuente de la Cibeles solo quedaban 500 metros.

Ahí fue más corazón que piernas. No quería echar a perder lo hecho hasta ese punto. Ya no pude pasar a mucha más gente. Sin embargo tampoco me dejé intimidar y antes de que lo supiera ya estaba cruzando la meta con un tiempo de 41 minutos y 30 segundos.

Reflexiones

No me lo podía creer. Un año después hice casi el mismo tiempo que en mi última carrera sin el mismo nivel de preparación. Había empezado a 5:05/km y acabé promediando 4:09 el kilómetro. Fue un resultado demasiado alentador para debutar.

Una vez viendo los parciales me quedó claro que nunca agarré un ritmo y lo mantuve. Sin embargo fui capaz de ser muy competitivo en casi todo el trayecto. Según las estadísticas pasé a más de 500 corredores durante la carrera.

Lugar 350 de más de 5,000 participantes. No me puedo quejar. En una carrera más chica tal vez los números serían mejores y la posición mucho más alta. Hoy me medí a muchos corredores de gran nivel y no me decepcioné. Puse en alto mi nombre y el de mi país.

Conclusión

Un resultado como estos sin duda me motiva en lo atlético y en lo personal. Correr es algo que llevo haciendo desde hace mucho tiempo y que últimamente había sido monótono. Sin embargo, días como los de hoy hacen que me vuelva a emocionar.