Archivo de la etiqueta: Boston Marathon

Históricas Victorias en el Maratón de Boston

Yuki Kawuachi y Desiree Linden fueron los mejores corredores en la edición 122 del Maratón de Boston este lunes. La meca del maratonismo reunió a cerca de 30,000 de los mejores maratonistas del mundo para la prueba de 42 kilómetros y 195 metros más añeja del mundo.

Un día en el que las condiciones para la distancia no eran nada favorables, puso a prueba la preparación tanto de los atletas “elite” y los “amateur”. Con el viento en contra durante gran parte del recorrido entre Hopkinton y Boston, era difícil adivinar quién se llevaría la victoria. Además, la lluvia enfrío el ambiente, tanto que el termometro marcaba los cero grados en varios puntos del trayecto y en algunos hasta se registraron temperaturas por debajo del punto de congelación.

Nada de esto fue impedimento para que se corriera una edición más de un maratón que ha ido creciendo en importancia durante los últimos años, especialmente desde los bombazos en la meta registrados en el 2013. Hoy, los favoritos seguían siendo los atletas africanos.

En la rama femenil Shalane Flanagan acaparaba varios de los reflectores. Una maratonista que en el 2014 registró el tiempo más rápido de una norteamericana en Boston (2:22:04) y que en el 2017 ganó el Maratón de Nueva York tenía los créditos para convertirse en favorita. Su compatriota Linden había acabado en segundo lugar en el 2013 y en su sexta aparición en Boston buscaba acabar en lo más alto del podium.

La carrera de las mujeres empezó con un ritmo bastante lento. Así que el pelotón seguía estando bastante nutrido cuándo llegaron al punto medio de la carrera. Nueve corredoras en ese grupo, incluyendo tres estadounidenses, dos etiopes, tres kenianas y una japonesa. Linden había ayudado a Flanegan a mantenerse con las punteras cuándo la última se tuvo que parar al baño cerca de 10 segundos.

Así que lo mejor estaba guardado para el final de la carrera. Para el kilómetro 32 el pelotón ya no estaba compacto. Las tres primeras corredoras estaban a 15 segundos de cada una. Mamitu Daska (ETH) iba en primero, Gladys Chesir (KEN) en segundo y Linden las escoltaba en tercero. 

Del 32 al 35 se fue definiendo la carrera. Daska se quedó sin energía y vió como Chesir y Linden la pasaron. La norteamericana no lo pensó dos veces y a siete del final ya era ella quien quien lideraba la carrera. La veterana de 34 años y maratonista olímpica en Londres 2012 y Río 2016 no quiso sorpresas y se encaminó a una victoria histórica.

Desde 1985 que ninguna mujer americana había ganado en Boston y Linden se había quedado muy cerca hace seis años. Esta vez no se quedó cerca, esta vez estuvo determinada a ganarlo y con un tiempo de 2:39:54 se procalmó campeona.

En la rama varonil los estadounidenses nunca figuraron como posibles contendientes al triunfo. Galen Rupp no estuvo en su mejor día, siendo él la carta fuerte de los corredores de las barras y las estrellas. Geoffrey Kirui era el rival a vencer al llegar con el sello de campeón defensor. 

Los hombres no se reservaron tanto como las mujeres al inicio de la prueba. Yuki Kawauichi salió con un ritmo muy acelerado desde el principio y poco a poco el pelotón lo alcanzó. Era de esperarse que la carrera de Kawauchi acabara ahí, pero no fue así.

Varios hombres intentaron desestabilizar el pelotón con “sprints” de corta duración hasta que Kirui decidió alejarse del grupo y marcar el ritmo. Una estrategia que parecía que le iba a funcionar, pues a siete kilómetros del final ya estaba 90 segundos por delante de Kirui y el resto del grupo.

Esa ventaja que parecía intocable y que pronosticaba a Kirui como campeón por segunda vez a sus 25 años fue desapareciendo en los últimos kilómetros y a falta de una milla el japonés le arrebató el triunfo. Con la misma fuerza que había arrancado, Kawauchi tomó Boylston Street y se encaminó a su primer triunfo de un “mayor”.

Un maratonista fuera de serie logró la primera victoria para su país en Boston desde 1987. Del 2009 a la fecha ha participado en más de 80 maratones, pero sin duda su victoria de este 16 de abril será la más importante de todas. Su tiempo de 2:15:58 pasará a segundo plano pues la hazaña contra los mejores del mundo tiene demasiado mérito.

Así acabó el maratón de Boston para los más rápidos del contingente. Con los tiempos más lentos en esta prueba en los últimos 30 años, pero con victorias que acaban con la hegemonía africana en esta prueba. Un día que se recordará por las condiciones adversas, los nuevos campeones y por la entrega de cada uno de los competidores en la maratón más importante del mundo.

Kenianos Dominan Maratón de Boston

33,000 corredores formaron parte de la edición número 117 del Maratón de Boston, el más antiguo del mundo y fueron dos kenianos quienes se llevaron los primeros lugares. Edna Kiplagat y Geoffrey Kirui pusieron a Kenia en lo más alto del podium.

Con tiempos de 2:21:52 y 2:07:37 Kiplagat y Kirui cruzaron la meta con los brazos en alto. Una carrera que se desarrolló bajo una temperatura de 20 grados centígrados, y que inició a las 9:00 am, hora de Boston.

En la rama femenil Kiplagat se mantuvo con el resto del grupo hasta que decidió lanzarse al frente en solitario pasando el kilómetro 30. Desde entonces no volteó hacia atrás y fue creando una ventaja conforme pasaban los kilómetros. Al final, se había separado por un minuto de su más cercana rival, Rose Chelimo de Bahrein (2:22:51)

El podium femenil lo acompletó Jordan Hasay en su debut como maratonista a sus 25 años de edad. La ex-corredora de la Universidad de Oregon logró colarse por delante de la veterana Desiree Linden con un tiempo de 2:23:00. Linden, segundo lugar en el 2011, marcó el ritmo en los primeros kilómetros pero no pudo aguantar al final.

En la rama varonil las cosas se definieron en los últimos kilómetros de la competencia. Fue cerca del kilómetro 40 cuándo Kirui se despegó de Galen Rupp. Ambos estaban corriendo su tercer maratón. Rupp intentó reaccionar en los últimos mil metros pero para entonces la ventaja que había creado el keniano ya era inalcanzable.

Kirui de apenas 24 años de edad corrió casi tres minutos por encima de su mejor tiempo, registrado en el maratón de Amsterdam del 2016, pero lo suficientemente bien para ganar una carrera en la que soñaba participar desde que veía las transmisiones en Kenia.

Aunque Kenia ganó en ambas ramas, cabe destacar el trabajo de los norteamericanos en esta carrera. En la rama femenil dos mujeres se colaron entre las mejores diez y en la rama varonil fueron seis hombres los que destacaron en el top-10.

Participantes de 99 países formaron parte de la edición número 121 del Maratón de Boston. Un maratón que crece en historia e importancia, pero que por el momento no crece en cuanto a capacidad debido a las calles angostas que hay entre Hopkinton (punto de salida) y Boston.

Mexicanos en Boston

Cerca de 1,000 mexicanos estan registrados en este evento para el cual se necesita de haber registrado una marca en otro maratón para entrar al menos que seas elite ó corras a nombre de una fundación.

El mexicano con la mejor marca este año fue Aroon Arias Navarro con un tiempo de 2:32:34, con el que logró entrar entre los mejores 100 en la tabla general (76). Con un tiempo de 3:09:36, Rosa Haag fue la mejor mujer de nacionalidad mexicana.

Participante #261

Una de las participantes que no brilló por ser de las más rápidas pero sí por la historia que esta detrás de ella es Katherine Virginia Switzer. Hace 50 años Switzer se convirtió en la primer mujer en correr el maratón más importante del mundo cuando las mujeres aún no eran admitidas en esta carrera. Con el número 261, mismo que uso en 1967, se encuentra corriendo por la misma ruta que ha hizo entrar a la historia.

Hace 50 años lo logró contra el cómite organizador que en los primeros kilómetros de la carrera intentó hacerla a un lado a empujones y jalones. Sin embargo con la ayuda de su novio y su convicción en cambiar la historia, pudo llegar hasta el final. Hoy, salió desde atras, sin prisas, sin presión, a disfrutar de una carrera a la que ella llegó a cambiar.

#BostonStrong

El Maratón de Boston cobró fuerza en el 2013 cuándo las explosiones en la meta dejaron a varios heridos y acabaron con la vida de cuatro personas. Desde entonces, cada edición del evento se vuelve emotiva porque hace recordar aquel trágico incidente que al mismo tiempo hizo que la ciudad y el evento se levantaran con más fuerza.

 

 

 

Boston Niega Entrada a Atletas del Woodlands Marathon

Un error de un motociclista en el recorrido del The Woodlands Marathon se ha convertido en una pesadilla para más de 100 corredores que soñaban correr el Boston Marathon en el 2018. Un error que cortó el camino por cerca de 1,300 metros, hará que quienes pensaban haber calificado al maratón más antiguo del mundo lo tengan que volver a intentar.

Fue en los primeros metros de la carrera dónde se dió el error, pero con eso fue suficiente para que lo demás ya no contara. Este jueves, en una carta publicada por el cómite organizador del The Woodlands Marathon se oficializó que la Boston Athletic Association había decidido no admitir a los corredores que supuestamente habían calificado para su evento. Alterar los tiempos en base al ritmo no era una opción.

Por lo tanto, un aproximado de 120 atletas que corrieron en uno de los circuitos más rápidos del país, tendrán que pensar en regresar a Woodlands el próximo año para volverlo a hacer ó buscar otro lugar dónde calificar. Lo que hicieron el domingo pasado no les va a contar.

Willie Fowlkes, director del maratón se ha responsabilizado por el error cometido. Sin embargo él explica que el problema se dió cuando uno de los motociclistas encargados de guiar el camino decidió ir derecho en una intersección en la que debían de haber dado vuelta a la derecha. Ya para el tercer kilómetro algunos corredores sabían que algo andaba mal.

Un error inesperado tomando en cuenta de que por muchos años el The Woodlands Marathon era uno de los eventos mejor organizados del país. Dicha carrera que se celebra el primer sábado de marzo de cada año se estaba convirtiendo en uno de los destinos predilectos para corredores que deseaban califcar al Maratón de Boston.

Las reglas del Boston Marathon especifican que si el recorrido es más corto que los 42.196 kilómetros (distancia oficial), no se aceptaran las marcas como clasificatorias. Aunque los organizadores del TWM han intentado llegar a un arreglo, por ahora la respuesta no tiene contentos a quienes pensaban haber logrado su sueño de calificar.

Así se Vivió el TWM 2017

Como premio de consolación, The Woodlands Marathon estará ofreciendo descuentos en la inscripción del maratón del próximo año a quienes hayan dado las marcas para calificar al Maratón de Boston. Algo que sin duda se queda muy corto de lo que buscaban quienes ya se veían alineando en la salida de Hopkinton en el 2018.

No Fueron Los Únicos

El The Woodlands Marathon no fue el único maratón en el que hubo problemas de señalización este fin de semana. En Florida el “Marathon of the Treasure Coast” también desvió a varios corredores, acortando su distancia por casi 1200 metros.

Una obsesión llamada Boston Marathon

Cada tercer lunes de abril se lleva a cabo una carrera muy especial. Una carrera por la que he deado todo pero hasta ahora ese todo no ha sido suficiente. La Maratón de Boston es ese evento que por alguna razón u otra se me ha negado.

Un sueño que por momentos ha parecido estar al alcance de la mano. Otros días en los que parece que solo se quedará en eso, un sueño. Cada entrenamiento que hago tiene esa finalidad, aunque este lejos del día de la carrera y aún más de poder correr en dicho maratón. Mis esfuerzos de cada día a la hora de correr tienen como objetivo darme la confianza de que se puede.

Este año fue diferente a cualquier otro. Desde octubre del 2014 yo sabía que no iría al maratón en el 2015. No había dado la marca, muy apenas estaba corriendo y no había manera de hacerlo. Quien si había logrado calificar fue mi mamá. A ella le piden cuatro horas para entrar, a mi 3:05. Ella corrió en Chicago en el 2013 y a pesar de haberse tenido que parar para abrocharse las agujetas, le fue suficiente para cruzar la meta debajo del tiempo necesario. Si yo me detengo a estornudar es casi un hecho que no doy la marca.

La verdad que si me caló que ella lo lograra antes que yo. Ella me enseñó a correr pero siento que yo le he enseñado lo importante que es esta carrera. Ella tuvo la oportunidad de correrla este año y yo no. Se que es un logro grande para ella con todo lo que hace cuando no esta corriendo. Estos días han sido una mezcla de envidia y orgullo. Lo que yo he querido por mucho tiempo lo esta experimentando alguien muy cercano a mi.

El motivo de no acompañarle en el viaje es sencillo para mi. Yo no pienso conocer Boston si no es por medio de haber clasificado para el maratón. Algunos lo veran como un gesto hipócrita pero tales son mis ganas que yo no lo veo así. Quiero saber que me gané el hecho de estar ahí y que no lo hago por conveniencia. No quiero ni souvenirs de este viaje que estan haciendo mis papas.

El plan en cada entrenamiento sigue siendo el mismo. Por ahora voy a sacrificar el pensar en Boston 2016 por tal de tener tiempo y prepararme para Boston 2017. De por medio tendré que intentar un maratón o dos. Antes de los 30 tengo que lograrlo. Esto es una prioridad, una obsesión, un reto y a veces siento que se necesita de un milagro.

Seguir el desempeño de mi mamá realmente no me tenía nervioso, sabía que lo iba a lograr. Cuando cruzó la meta en 4:04:29. pensé que no había calificado. En la noche me di cuenta que lo volvió a hacer. Yo he estado a un minuto de calificar y no hay dolor más fuerte que haber fallado por 195 metros. Estar así de cerca es lo que me mantiene intentando una y otra vez.

No es el maratón más dificil en cuanto a recorrido se refiere, pero si al que solo van los mejores del mundo. Las olimpiadas para el corredor amateur. Cada maratón que corro es con el propósito de calificar ahí. A la meca de esta distancia llamada maratón. Si Dios quiere en Londres 2016 lograré dar con mi objetivo, y daré todo y algo más por dar el gran paso.

Por ahora los sentimientos encontrados continuan. Me duele ver que alguien tan cercano a mi haya logrado mi sueño ante mis ojos. Me da muchisimo orgullo que esa persona sea mi mamá. Haber si se nos hace correrlo juntos en el 2017.