Archivo de la etiqueta: Boca del Río

Triatlón Veracruz… 13 Años Después

13 años después regresé a un lugar que me dió una gran lección en el 2003. 13 años después, regresé a un evento mucho más grande de lo que fue en el 2003. 13 años después regresé a demostrarme a mi mismo de lo que soy capaz de hacer si me lo propongo.

Al principio de este 2016, toda la atención estuvo centrada en correr mi octavo maratón en Rotterdam, Holanda. En los cuatro meses de mi vida previos al 10 de abril puse toda mi energía y fuerzas en correr el maratón por debajo de las tres horas y así clasificarme a Boston. Ese 10 de abril las cosas no salieron como esperaba.

Semanas más tarde, decidí que el prepararme inmediatamente después para un maratón no era la mejor de las ideas. Que debía darle tiempo al tiempo y recuperar la motivación que me llevó a estar muy cerca de conseguir mi meta. No debía perder la condición que me había costado trabajo retomar a principios y romper un poco la monotonía de solo correr.

Es por eso que decidí regresar al mundo del triatlón 13 años después. Ahora con una meta mucho más grande que la que tuve en el 2003 cuando competí en la distancia infantil. Ahora la meta esta puesta en un Ironman 70.3 y la mitad del camino es por medio de la distancia olímpica.

Los últimos tres meses se los he dedicado al trabajo y a prepararme para este gran reto del Ironman. Al mismo tiempo, para regresar de la mejor manera posible a Veracruz, aquel lugar en el que me convertí en triatleta cuando tenía apenas 13 años. Tras tres meses de mucho esfuerzo y sacrificio, el día de ponerme a prueba llegó.

Iniciando el día

No me costó demasiado trabajo levantarme temprano, pues la emoción por volver era suficiente como para mantenerme despierto. Hice lo que tenía que hacer para estar listo y salir del hotel rumbo al mismo lugar al que había ido a grabar el evento los últimos dos años. Ahora, en vez de ser testigo, sería protagonista.

IMG_4740
Previo al arranque

Me metí a la zona de transición a dejar mis cosas. Ahí me detuve un rato para pensar en lo que venía. En que el trabajo de preparación ya estaba hecho. Que una ligera sobracarga muscular no me iba a detener y que en tres horas apróximadamente iba a ser triatleta de distancia olímpica. Chequé que todo estuviera en su lugar, le di la bendición a mis cosas y me fui al mar.

Si estaba nervioso, pues era un reto desconocido. Ya en la playa hice ejercicios de calentamiento, me metí al mar y nade un par de minutos para deshacerme de los nervios y relajarme lo más posible. Ya a cinco minutos de la salida me despedí de los que me estaban acompañando y a formarme para lo que venía dispuesto a hacer.

NADO (1500 Metros)

En el 2003 aprendí que salir enfrente incrementa el riesgo de que te peguen, te quedes sin gogles y te agites más de lo normal. 13 años después, aprendí que salir de la mitad del pelotón era buena idea. Así iría con más calma y motivado si lograba pasar a más gente.

Así fue como me lo plantié y como lo ejecuté. La clave fue la paciencia pues era un nado considerablemente largo y un grupo de casi 100 nadadores. La primera parte me mantuve por fuera pero no muy abierto. Así nadie me pegó y agarré un buen ritmo. Pasando la primera boya en dirección a la segunda aceleré tantito para pasar a más gente. Fue una recta muy larga pero hizo que el siguiente tramo ya se sintiera corto. De la tercera a la cuarta boya me desvié tantito y aunque me costó un poco de tiempo regresar a la linea lo hice para minutos después ya salir del agua.

Transición 1

Salir del agua, tomar agua, subir escaleras y correr como 700 metros para tomar tu bicicleta son una eternidad, más cuando lo haces descalzo. No me precipité pues sentí que estaba en buena posición. Había salido en el lugar 31 del agua y estaba contento hasta ese momento.

CICLISMO (40 KMS)

La etapa para la que más había entrenado. De esta dependía mucho en que parte de la tabla me podía ubicar. Desafortunadamente salí solo y tuve que hacer mucho esfuerzo para cortarme el viento y cuando me alcanzaba un grupo, el cansancio no me permitia pegarme por mucho tiempo. Así me mantuve casi las dos vueltas, entre rodando solo y jalandome a ratitos con grupos. Las dos vueltas me salieron muy parejas pero lentas a comparación de lo que buscaba hacer.

En la segunda vuelta me sentí mejor porque ya sabía a donde iba, por dónde iba, dónde dar vuelta y demás. Además, había más tráfico, por lo que era más fácil buscar con quien pegarse. Al mismo tiempo no me quería quemar para la última parte de la prueba que eran los diez kilómetros de carrera. Tomaba agua cuando podía y aflojaba las piernas cuando era necesario. Al llegar a la zona de transición otra vez llegué solo y feliz porque había pasado lo más difícil sin problemas de caidas, ponchaduras o demás.

Transición 2

Hace 13 años me había equivocado al agarrar una bici que no era mia y al dejar mi bici donde no debía. Nada de eso paso esta vez. Fue muy simple la transición y que deje mi bici, me quité el casco, las zapatillas y me puse los tenis y el número. Sin querer me quedé con los guantes y toalla que tiré más adelante en un lugar dónde los pudiera recoger.

CARRERA (10 KMS)

Era mi fuerte pero no me sentía muy fuerte después de todos los problemas de la bici en la

IMG_4781
Corriendo a la meta

que nunca me sentí muy cómodo. Lo que quería era terminar. Sabía que quedar entre los mejores 20 era casi misión imposible, pero al haber quedado fuera del top 50, el regresar ahí en la carrera era una posibilidad.

 

Ya para cuando había llegado al primer kilómetro de carrera, si le sumas lo que llevaba corriendo con todo y la transición yo había sentido como dos. Los primeros tres kilómetros salieron a 4:30/km pero el calor si se sentía muy fuerte. Decidí mejor reservar algo de energias para la segunda vuelta y pase por la mitad del camino en cerca de 24 minutos. En la segunda vuelta mantuve el paso y cerré como pude en el último kilómetro. La sobrecarga muscular que tenía no me permitió el cierre que hubiera deseado pero la meta estaba ahí.

FINALISTA

Por los últimos dos años había grabado a triatletas acabando por una larga recta final. Ahora era yo uno de ellos. Me faltaban dos minutos cuando ya veía la meta. En vez de sufrir ese tramo, lo quise disfrutar. Lo dsifruté porque pensé en todo lo que me había esforzado para llegar ahí. En todo lo que había sacrificado por estar ahí. Pude haber acabado justo por debajo del 2:40:00, pero acabé en 2:40:08.

 

IMG_4774
¡Acabamos todos!

Esos ocho segundos no importaron. Importaba que había terminado, levanté los brazos al cielo y saludé a mi abuelo que hace 13 años me había acompañado a ese mismo lugar. Gracias a él y al apoyo de mi familia y amigos hbaía logrado una meta más. Es una meta diferente a la de cualquier maratón pues implica hacer tres cosas bien. En cuanto a logros deportivos se refiere, este entra entre los mejores cinco de mi vida.

 

No digo que sea más difícil pero si tiene su grado de dificultad. No califiqué al mundial, no entré al top ten de mi categoría pero hice exactamente el doble de tiempo a comparación de mi único chequeo en sprint y con transiciones dos o tres veces más largas esta vez. Agradecido con Dios y con todo el apoyo me fui muy contento de Veracruz. Hay mucho espacio por mejorar para el 2017 si se me da la oportunidad de regresar.

Siguiente Parada: LOS CABOS 70.3

Con lo aprendido en Veracruz es momento de pensar en el reto que me puse a principios de junio, el Medio Ironman. En el nado de Veracruz me reservé un poco más de la cuenta y siento que puedo mejorar. En la bici ni se diga, aunque en Los Cabos no será un recorrido plano, necesito agarrar más fuerza para poder completar bien la distancia de 90 kilómetros. En la corrida ando bien, aunque no hice el tiempo que hubiera querido en Veracruz, lo que hice me ayuda a pensar que si puedo correr un buen medio maratón.

Por ahora a disfrutar de la meta conquistada, del trabajo realizado y aprender de lo que puedo mejorar. Un 2:40:08 no es mal tiempo para un novato en esta distancia. Me voy satisfecho porque ese día dí lo que pude y terminé lo que me propusé, no puedo pedir más.

Captura de pantalla 2016-08-29 a las 12.27.14 p.m.
Certificado de Competencia

 

 

 

 

 

Un Triatlón de los Grandes

El Triatlón de Veracruz Sports World 2015 dejo muy claro que es un evento de clase mundial que cada año crece. En su edición más reciente un total de 3,500 participantes llenaron el recorrido por el cual se realiza este evento los días 22 y 23 de agosto.

En Boca del Río Veracruz, a la orilla del mar, en Playa Gaviotas lo que se podía ver eran filas interminables de bicicletas esperando a sus dueños en la zona de transición. Gente buscando la poca sombra que había para taparse del sol mientras esperaban a sus atletas y otros entrando al agua para iniciar su participación en un evento que para muchos es el mejor de México en cuanto a triatlones se refiere.

“Se ha visto un aumento tanto en porcentaje tanto en personas como en nivel, y la verdad bastante contento. Es uno de los triatlones más grandes a nivel latinoamérica y pues con eso habla,” comentó Crisanto Grajales, triatleta elite originario de Xalapa, Veracruz.

Los primeros en salir a las aguas del Golfo de México fueron los atletas que iban por la distancia Olímpica. Ellos nadarían 1500 metros para después hacer la transición hacia la bicicleta. Sobre el Boulevard Costero los participantes rodaron 40 kilómetros, dándole dos vueltas a un circuito de 20 kilómetros. La última parte de la prueba no se alejaba mucho del punto de salida y meta. Los diez kilómetros de carrera eran constaban de dos vueltas de cinco kilómetros a un circuito bastante plano.

Las salidas por categorias iban de jóvenes a veteranos con uno o dos minutos de espera entre uno y otro en lo que se desahogaba la zona de salida. Pasaron aproximadamente 30 minutos o más entre la salida del primer grupo y el último en esta distancia. Eso te da una clara idea de lo grande que es un evento como el Triatlón de Veracruz.

Si eso aún no te convence, el ver a los pelotones de bicicletas ir de un lado a otro del Boulevard Manuel Ávila Camacho será la forma de apantallar a propios y extraños con este deporte. Aquí si se permite el drafting así que es muy común ver a ciclistas en grupo tapándose el viento.

VIDEO: El Color – Triatlón Veracruz 2015

Poco más tarde salió la distancia Sprint. Estos atletas iban por la mitad de lo que estaban haciendo los de la distancia olímpica, llamada así porque es la que se compite en Juegos Olímpicos. 750 metros de nado, 20 en bici y solo cinco corriendo era la meta de todos ellos. Algunos iban con la intención de ganar, otros con el simple hecho de disfrutar y terminar se daban por bien servidos.

Conforme avanzaban las horas, el hidratarse era fundamental. Se les recomendaba a todos hacer buen uso de los puestos de abastecimiento ya que el calor estaba muy fuerte mientras el termómetro marcaba los 35 grados centígrados. Había vcecinos de la zona manguereando a los competidores para que no se sobrecalentaran.

“La estrategia siempre es guardar, guardar e hidratarte muy bien. Para este calor había muy pocos puestos de abastecimiento,” indicó Adriana Barraza, una de las mejores triatletas de México.

Ya el segundo día toco el turno de los atletas Elites y los IronKids. Esta última modalidad fue la que dio el baderazo de salida a las actividades del día domingo. La idea detrás de IronKids es que los niños desde los cuatro años se activen.  En categorias hasta los 11 años, no había ganadores, solo finalistas y todos se sababan una medallas de “ganador”.

Fueron los atletas elites con quienes se cerró el evento. Primero fueron las mujeres en un contingente de 17 participantes, quienes tuvieron su competencia en distancia sprint. Poco a poco se fueron formando grupos hasta que se bajaron de la bici donde la zacatecana Adriana Barraza Castañeda se adjudicó su primer título en Veracruz.

“Siento muy padre. Realmente tengo cinco, seis años viniendo aquí y nunca había estado en el podium. Mi mejor lugar era un cuarto lugar hace tres años así que estou muy contenta de poder estar en el podium y ganar,” comentó la atleta.

El podium de las mujeres lo completaron Maria Eugenia Barrera Anduaga de Jalisco y Amalia Sánchez Albo del Estado de México. Todas ellas completaron el recorrido en menos de 1:05:00, con menos de un minuto de diferencia entre primer y tercer lugar.

Cuando tocó el turno de los hombres, el favorito a ganar era Grajales, campeón Panamericano en Toronto 2015 y ya cuatro veces ganador del evento. El nivel de competencia mostrado por sus rivales sorprendió hasta al mismo Grajales.

“Mis compañeros estan bastante fuertes, realmente donde saqué ventaja fue en la parte de la carrera,” Grajales dijo al finalizar la prueba que le llevo 57 minutos y dos segunos en terminar. Eder Mejia y Sergio Sarmiento completaron el podio varonil.

VIDEO: Reporte – Triatlón Veracruz 2015

Fue una carrera muy pareja, ya que hasta la etapa de bicicleta Grajales aún no despuntaba y el pelotón de los líderes era de más de diez competidores a la hora de cerrar la segunda etapa de su triatlón. Con un tiempo de 15:37 en la carrera fue con lo que se llevó a la bolsa su quinto título en tierras jarochas.

Ambos ganadores ahora tienen la mira puesta en objetivos más grandes. El haber ganado en Veracruz no lo es todo pero si los motiva a seguir adelante. Para Barraza esto le sirve de gran prepracación para la Copa del Mundo de Cozumel.

“Ahora hay que ir por más, aquí no se acaba. Vienen Juegos Olímpicos que es en menos de un año y bueno la verdad bastante contento por mí, por mi país y por mi deporte,” agregó Grajales.