Archivo de la etiqueta: atletas

Una Meta Más a la Madrileña

Correr es un idioma universal y para prueba lo que fue la edición 41 de la Maratón de Madrid. El Rock n’Roll Madrid congregó a 37,000 personas de 124 países para recorrer los puntos más emblemáticos de la capital española este domingo.

Es la carrera atlética más grande de España y una de las más importantes en Europa que cuenta con el “Sello Dorado” de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF). Para este 2018 se estrenaban recorridos de 10, 21 y 42 kilómetros que en teoría no eran tan complicados como los de años anteriores.

El Maratón de Madrid genera una derrama económica mayor a los 28 millones de euros según el Instituto de Estudios Turísticos de Madrid.

En mi caso, decidí prepararme para la media maratón debido a que el trabajo y la escuela me impedían realizar la preparación adecuada para la maratón. Así que desde que llegué a Madrid en octubre, me tracé el objetivo de competir en el evento. Conforme pasaron los meses la preparación fue tomando forma y el día de la carrera estaba listo.

El 22 de abril de 2018 llegó y tras cientos de kilómetros de entrenamiento, sólo quedaban 21.097 kilómetros para conquistar un reto más y cumplir el sueño de competir en un medio maratón europeo. El de Madrid no es poca cosa, ya que en España el “running” es un fenómeno tanto de cantidad como de calidad. De que hay nivel, hay nivel.

Fue en punto de las 9:05 am que se dió el disparo de salida y arranqué con mucha ilusión de hacer una buena carrera . Como pocos días en Madrid, la ciudad parecía estar libre de coches y llena de corredores. El Paseo de la Castellana estaba plagado de sueños, ilusiones y metas de todos los participantes.

Los servicios médicos (SAMUR) atendieron a 216 corredores. Tres en estado grave por golpes de calor. Los demás por por lipotimias, deshidrataciones o caídas.

El apoyo de gente en las calles se podía sentir. Te gritaban por tu nombre (impreso en el número), te daban ánimos aunque fueras un desconocido. Mexicanos habíamos pocos, pero eso lo hacía especial. Ser minoría y a miles de kilómetros de casa, te hacía darlo todo por quienes esperaban noticias de ti del otro lado del océano.

Mi carrera comenzó como me la había propuesto. Al ritmo que me había planteado y sintiéndome bien para lo que venía. Sin embargo, a falta de seis kilómetros mis piernas no daban mucho más. Las subidas de los primeros kilómetros estaban cobrando factura. Llegué a pensar en caminar, pero no había entrenado varios meses para hacer eso.

A pesar de que por mi cabeza había pensamientos de negatividad, el ambiente por la calles de Madrid me animaba a continuar. Uno a uno pasaban los kilómetros y sabía que debía aguantar un poco más para que todo acabara. Saber que las calles de Madrid eran mías y de 37,000 corredores me ayudó mucho a no claudicar.

La ruta nos llevaba por lugares emblemáticos como el Santiago Bernabéu, Las Cuatro Torres, Las Ventas, La Puerta de Alcalá y la Central de Atocha. Al llegar al Paseo del Prado un amigo me dió su bandera mexicana y con esa crucé la meta que tanto había soñado.

“Cuándo lo das todo, no te puedes arrepentir de nada.” – Oscar Casanova Perches

Así concluyó mi experiencia en uno de las carreras más importantes del mundo. El tiempo pasó a segundo plano. La satisfacción de haberlo dado todo ese día nadie me la puede quitar. Los kenianos dominaron, pero la lucha no era contra ellos, sino contra mi mismo.

Corredores Conquistan Nueva Ruta de Media Maratón Madrid.

Cerca de 20,000 atletas estrenaron un recorrido de 21.1 kilómetros por las principales calles de Madrid en la 18va edición de la Movistar Media Maratón Madrid este domingo.

La prepapración de jóvenes y adultos se puso a prueba en una mañana con condiciones bastante favorables para la actividad. El termómetro estaba cerca de los ocho grados centígrados y el sol volvía a salir sobre la capital española tras unos días de lluvia.

Fue en punto de la 9:05 am que se dió el disparo de salida y con ello salieron los 18,600 corredores inscritos en una de las carrera populares con mayor importancia en Madrid.

Entre los participantes estaba el campeón mundial en triatón Javier Gómez-Noya quien se prepara para el Ironman 70.3 de Barcelona. El fondista “Chema” Martinez se dió el lujo de correr la carrera de cinco kilómetros antes de salir a la conquista del medio maratón.

La ruta llevaba a los corredores por varios de los puntos más importantes de la ciudad. A diferencia de los últimos diez años, el Parque El Retiro no se incluyó como la meta del recorrido. Esto se debió a una normativa municipal que le complicaba la logística a los organizadores.

En varios puntos del medio maratón hubo gente apoyando a los corredores. Con gritos, aplausos y pancartas le intentaban dar ánimos a los guerreros del asfalto. Familiares, amigos y hasta desconocidos de los atletas se sumaron a la fiesta deportiva del domingo.

39 personas fueron atendidas durante el día por los servicios médicos. De acuerdo a Emergencias Madrid la mayoría fue por mareos, lipotimias y contusiones. Sólamente una persona de 29 años fue llevada al hospital por un paro cardiorrespiratorio a 100 metros de la meta en Paseo del Prado.

Fue un evento con corredores de varias partes del mundo y al final dominado por kenianos. En la rama varonil fue Ezrah Kiprotich Sang con un tiempo de 1h02:37 quien finalizó en primero y Naomi Jebet con 1h09:56 fue la campeona del evento.

Así concluyó una fiesta deportiva que es toda una tradición en la capital de España. Ahora, todo queda listo para que el 22 de abril se corra la edición número 41 del Maratón de Madrid con la participación de apróximadamente 39,000 atletas.

 

Presentan Medalla de Maratón CDMX 2018

Los organizadores del Maratón de la Ciudad de México TELCEL presentaron la medalla para los finalistas de la edición número 36 de la carrera pedestre más grande del país a celebrarse el 26 de agosto del 2018.

Se espera que este año se inscriban 42,195 participantes, superando los 35,000 que hubo en la edición del 2017. Este será el último año que Horacio de la Vega encabece los esfuerzos de organización. El director del Instituto del Deporte de la Ciudad de México ha sido el responsable de liderar los esfuerzos que han llevado a este maratón a ser uno de los más importantes del mundo.

Actualmente, el Maratón de la Ciudad de México tiene la etiqueta plata, otorgada por la Federecación Internacional de Asociaciones de Atletismo. De la Vega espera que tras los resultados de la próxima edición, se llegue a la etiqueta dorada, poniéndolo en la élite mundial junto con Boston, Nueva York y otros de los grandes.

En los últimos cinco años el crecimiento de este evento ha sido gigantesco. Antes, el maratón y el medio maratón compartían la misma fecha. Con el paso del tiempo, se le dió su propio día al maratón y se le separó del medio maratón. Esto era algo que el director del INDEPORTE consideraba esencial para hacer crecer el evento.

La ruta sufrió ligeras modificaciones, pero hoy esta bastante parecida a la que se usó en los Juegos Olímpicos de México 1968. Precisamente este año se cumplen 50 años de aquellos Juegos Olímpicos que pusieron a México en los ojos del mundo. 50 años después, Horacio de la Vega y su equipo de trabajo han convertido a la capital del país en la Capital del Deporte.

La medalla que recibirán los finalistas del maratón tiene la letra “O”. Quienes han participado en cada edición desde el 2013, han ido juntando las letras “M”,”E”,”X”,”I” y la “C”. Con la que fue presentada hoy, podrán formar la palabra México. Esta ha sido una de las iniciativas que más ha llamado la atención y también impulsado la participación de más personas.

El Maratón de la Ciudad de México actualmente ocupa el puesto número nueve en el ranking mundial. A largo plazo, se espera que se una a la lista de los cinco grandes, pero para eso aún hay muchas cosas por mejorar. La cuenta regresiva sigue su marcha, y en 191 días se celebrará la edición número 36 del Maratón de la Ciudad de México.

Mexicanos en Pyeongchang 2018

México tendrá participación en los Juegos Olímpico Invernales de Pyeongchang 2018 con la representación de cuatro atletas. Será la primera vez desde Salt Lake City 2002 que el país azteca cuente con más de un representante en la justa invernal.

Hubertus Von Hohenlohe había sido el único mexicano en los JJ.OO. de 2010 y 2014. En Torino 2006 el país azteca no apareció entre los países participantes. Esta vez, ninguno de los cuatro atletas de México viven en el país que estarán representando.

Con apenas 20 años de edad Rodolfo Roberto Dickson Sommer estará participando en esquí alpino. El competidor que nació en Puerto Vallarta, México vive desde que tenía tres años en Ontario, Canadá. En los últimos años ha competido en países como Estados Unidos, Bulgaria, Chile, Italia, Austria y recientemente en Canadá. Dickson es el más jóven de la delegación mexicana en los próximos Juegos Olímpicos.

Sarah Schlepper se había retirado del deporte alpino tras haber participado en cuatro Juegos Olímpicos invernales. Hoy esta de vuelta y por primera vez representará a México tras haber conseguido la nacionalidad en el 2014. A sus 38 años mantiene la esperanza de obtener su primera medalla. En su palmarés esta el haber ganado siete campeonatos nacionales. Su fuerte es el eslalom gigante y es en esa prueba en la que estará participando.

Germán Madrazo es el que vive más cerca al territorio nacional. En los últimos diez años ha vivido con su esposa y tres hijos en McAllen, Texas. A sus 43 años, es el mexicano más veterano de la delegación. Madrazo, quien se ha pagado gran parte de sus gastos para seguir en el deporte, será el abanderado de México en Corea del Sur y competirá en Cross Country.

En el esquí estilo libre estará compitiendo Robert Franco. El residente de Sacramento, California muy apenas habla español y ha pasado los últimos tres meses adentrandose a la cultura mexicana con su familia en Guanajuato. Con apenas 24 años de edad lleva seis inmiscuido en su deporte. Su ranking mundial (#25) lo hace un candidato a ser protagonista en Pyeongchang, Corea del Sur. 

Así que la actividad de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang 2018 arranca de manera oficial este viernes nueve de febrero y terminará el 25 del mismo mes.

Mi Primera Carrera Por Madrid

No fue una carrera más de diez kilómetros, fue mi primera carrera en España y eso la hizo muy especial. Un año y un mes después de mi última carrera, la distancia fue la misma, la sensación muy diferente.

Etapa de Cambios

Desde entonces había dedicado gran parte de mi tiempo al arte del triatlón. Correr pasó a tercer plano con la importancia que le daba a la bici y a la natación. Desde mi última carrera de diez kilómetros había completado dos Ironmans 70.3 y un Triatlón Sprint.

Desde el momento que llegué a España supe que sería difícil continuar con un deporte tan demandante y caro como lo es el triatlón. Al dejar la bici en México, supe que sería casi imposible. Por lo tanto, le he dedicado mi tiempo al deporte con el que crecí, el atletismo.

Aunque mi primer mes en la Madre Patria no me permitió entrenar como quería, el segundo mes ha sido más benevolente. Ahora ya logro correr al menos cinco días a la semana e incluyo entrenamientos con Adidas Runners, por lo que no ando solo siempre.

Me interesaba tener un punto de referencia de cómo estaba y hasta dónde podía llegar. Por el momento, correr otro maratón si esta en los planes pero no es prioridad, ya que requiere de tiempo y esfuerzo que tal vez no le pueda dar por motivos escolares.

Así que al investigar que carreras había, me encontré con la que hoy ya es historia. La Carrera Ponle Freno 2017. Una carrera que ya cumple nueve años de vida y que se celebra en varias partes del país. Sin pensarlo tres veces me inscribí y me preparé.

26 de Noviembre de 2017

El día de la carrera realmente no sabía que esperar de mi mismo. Me había puesto la meta de 45 minutos en base a entrenamientos pero había mucha incertidumbre. Al mismo tiempo emoción, era mi primer carrera en España y aunque ganarla no era opción, quería hacerlo bien.

El termómetro no pasaba de los cinco grados. Con una playera, guantes, shorts cortos y una gorra me dirigí a la salida. No tardé mucho en encontrar un buen lugar y ahí permanecí cerca de dies minutos. Moviendo el cuerpo para no enfriarme y repasando el plan para la carrera.

A las nueve de la mañana el disparo de salida hizo que más de 20,000 corredores se empezaran a movilizar. El frío empezaba a quedar atrás y diez kilómetros estaban por delante. Mi primera carrera en España había comenzado.

El primer kilómetro fue lento, pero no me deseperé. Era difícil encontrar una linea entre tanta gente y esperé al pacer de 45 minutos que había arrancado unos metros por detrás de mi. Mi idea inicial era irme con el hasta el kilómetro 7 y de ahí arrancar el cierre.

Las cosas no terminaron siendo así. Al kilómetro 3 ya iba por encima del ritmo previsto. No logré ser consistente en los primeros parciales y empecé a dudar de mi estrategia. Sabía que necesitaba cambiar y acelerar ó mi meta se me podía escapar.

Al kilómetro cuatro pase frente al Santiago Bernabeu. El recorrido continuaba ascendiendo pero pasar por ahí me reactivo los niveles de energía. Me sentía bien, no me pasaban muchos y yo pasaba a decenas de corredores. Mi segundo aire había llegado.

Cerca del kilómetro cinco la ruta da una vuelta en U. En ese punto todo lo que fue subida por cuatro kilómetros de convierte en bajada. Así que me dejé llevar por la altimetría del recorrido y mis parciales empezaron a bajar dramáticamente.

Si al kilómetro 4 estaba por encima del promedio pactado, al seis ya estaba un minuto por debajo del plan. Los kilómetros pasaban y me mantuve fuerte, pensando en que tanto le podía bajar a los 45 minutos. Me preguntaba si había tardado en arrancar.

La respuesta nunca la tuve, lo que si tuve fueron piernas para cubrir un kilómetro en tres minutos que es casi un récord personal. Gracias a ese kilómetro me puse en la antesala de un resultado soñado. Al llegar a la última vuelta en U frente a la Fuente de la Cibeles solo quedaban 500 metros.

Ahí fue más corazón que piernas. No quería echar a perder lo hecho hasta ese punto. Ya no pude pasar a mucha más gente. Sin embargo tampoco me dejé intimidar y antes de que lo supiera ya estaba cruzando la meta con un tiempo de 41 minutos y 30 segundos.

Reflexiones

No me lo podía creer. Un año después hice casi el mismo tiempo que en mi última carrera sin el mismo nivel de preparación. Había empezado a 5:05/km y acabé promediando 4:09 el kilómetro. Fue un resultado demasiado alentador para debutar.

Una vez viendo los parciales me quedó claro que nunca agarré un ritmo y lo mantuve. Sin embargo fui capaz de ser muy competitivo en casi todo el trayecto. Según las estadísticas pasé a más de 500 corredores durante la carrera.

Lugar 350 de más de 5,000 participantes. No me puedo quejar. En una carrera más chica tal vez los números serían mejores y la posición mucho más alta. Hoy me medí a muchos corredores de gran nivel y no me decepcioné. Puse en alto mi nombre y el de mi país.

Conclusión

Un resultado como estos sin duda me motiva en lo atlético y en lo personal. Correr es algo que llevo haciendo desde hace mucho tiempo y que últimamente había sido monótono. Sin embargo, días como los de hoy hacen que me vuelva a emocionar.

Una Fiesta Hecha Maratón CDMX

Una vez el año, desde hace 35 años, la Ciudad de México se paraliza para ser testigo del Maratón de la Ciudad de México. Cerca de 40,000 corredores adornan las calles de la capital del país para cumplir metas trazadas con meses y años de anticipación.

Desde las seis de la mañana, el centro de la Ciudad de México le pertenece a los corredores, sus familiares y sus amigos. Se toman la foto del recuerdo, calientan y caminan rumbo a su corral de salida. Este año, ubicado en el Zócalo de la Ciudad de México.

Aún no sale el sol y los competidores en sillas de ruedas ya arrancaron. Ellos son seguidos por los elites femenil y varonil. La energía que se siente en el punto de salida, dónde se reunen 40,000 personas es indescriptible. Es ahí el principio del final.

Los diferentes disparos de salida son una descarga de adrenalina impresionante. Una avalancha de corredores sale a darle la vuelta a la Plaza de la Constitución para iniciar un recorrido de 42.195 kilómetros por varios puntos emblemáticos de la ciudad.

Del centro a Reforma, pasando por Bellas Artes, rumbo al Ángel de la Independencia y de ahí haca el Museo Soumaya, para atravesar Polanco y dirigirse a Chapultepec. Rodear el Parque México, el Parque España y terminar en una larga recta sobre Avenida de los Insurgentes con destino a Ciudad Universitaria.

Poco más de dos horas para los más rápidos y cerca de siete para los que lo hacen con la simple idea de terminar. El tiempo es lo de menos cuándo estas retando al cuerpo a hacer algo que cientificamente no debería de hacer.

Un esfuerzo titanico para hombres y mujeres que se retan a si mismos sin querer ganar un peso, pero ganarse confianza y motivación personal. Demostrarse a si mismos que ellos pueden, que los límites estan para romperse.

Han entrenado solos ó en grupos para este reto, pero esta en ellos mismos el poder terminar. En las calles se toparan con dificultades de altimetría, físicas y mentales, pero con el apoyo de miles de personas que salen a las calles para apoyarlos.

Es que la porra también hace que esta fiesta deportiva sea aún más grande. “No te conozco, pero eres mi héroe,” es lo que se lee en algunos de los cartelones de quienes aunque no corren, son parte importante del Maratón de la Ciudad de México.

En otros, los nombres de los corredores, sostenidos por sus familiares ó amigos. Un pequeño detalle que significa bastante para quienes lo leen. Chocar la mano con extraños, saludarlos y alentarlos como si los conocieras de toda la vida es algo mágico que solo un maratón te brinda.

El ruido de las porras y de algunos corredores es ensordecedor y conforme se acercan al Estadio Olímpico Universitario, los decibeles van en aumento. Los rostros de sufrimiento y alegria se mezclan en las caras de los corredores a escasos metros del final.

Corriendo, caminando ó arrastrandose ven el Estadio Olímpico. La meta a la vista. Ya es cuestión de darle la vuelta al estacionamiento, bajar por un tunel y subir por la rampa que los lleva a la pista. Después, pasar el kilómetro 42 y avanzar 195 metros para el final.

Es ahí, bajo el puente de meta que se cumplen sueños, se logran metas y se rie ó llora de felicidad. Es dónde se dan cuenta que lo que se han preparado valió la pena y ahora son invencibles.

Desde el primero que corta la cinta de meta, hasta el último que llega delante de los camiones de limpieza, todos son ejemplos para quienes observan el maratón. Un maratón como el de la ciudad de México, no solo emociona a quien lo corre, sino también a quien lo observa.

“Si usted está perdiendo la fe en la naturaleza humana, salga y observe una maratón,”  palabras de Katherine Switzer, la primera corredora en participar en el Maratón de Boston.

Palabras que seguramente entenderías si vieras el Maratón de la Ciudad de México. Clasificado entre los mejores 10 del mundo y con el objetivo de seguir creciendo para el 2018. El Maratón de la Ciudad de México es una fiesta deportiva sin igual.

Dicen que el corazón mueve montañas, y en el caso de los cerca de 40,000 corredores en el MCDMX, movió sus piernas para llegar a la meta. Una meta simbólica en muchos aspectos. Una meta llena de emociones, que te demuestra lo fuerte que eres.

Arranca el Reto 60

Con el objetivo de animar a triatletas a seguir entrenando con ó sin competencias próximas es que nació el “Reto 60”. Un evento de 60 días que simula el recorrido desde la playa de Bagdad en Matamoros hasta la Playa Progreso en Yucatán.

Son 2040 kilómetros los que tendrán que recorrer los participantes inscritos a este reto, organizado por 3Training. Serán 60 kilómetros de nado, 1680 en bicicleta y 300 kilómetros de carrera pedestre.

57 personas de diversas partes del país se han inscrito a la primera edición de este reto. Tampico, Ciudad Mante, Ciudad de México, Saltillo y Veracruz son algunos de los lugares de dónde provienen los atletas.

19 de Octubre de 2017 es la fecha marcada para que los participantes terminen el reto que dió inicio el 21 de agosto. Además de los premios que se le darán a los ganadores, habrá metas parciales para incentivar el progreso de los atletas en estos 60 días.

El avance es real, pero el recorrido será medido de manera virtual. Será por medio de la aplicación “Strava” que se irán mididiendo los avances de los competidores. Las metas parciales simbolizaran la llegada a algún punto del recorrido.

“A todos los que estan participando, que se motiven. Ya son valientes por hacer este reto y a entrenar,” comentó Daniel Jerónimo, organizador del evento “Reto 60”.

Este reto también les servira a algunos atletas a poderse preparar para maratones, carreras en bicicleta y hasta triatlones cómo el Ironman de Cozumel. Cada quien puede ir a su paso pero se espera que los 57 participantes “lleguen” a la meta.

Si te interesa conocer el progreso de los participantes, este se estará publicando en su página de Facebook .

3ra Carrera Arteli Rómpe Récords

1,250 atletas tomaron las calles para participar en la carrera Arteli más grande de la historia este domingo por la mañana.

Había varios motivos para ser participes de la carrera que cumplia tres años de haberse iniciado. Podía ser para buscar ganar un lugar en el podio, mejorar sus marcas, festejar a papá en su día ó ganarse el coche que estaba contemplado en la rifa. 1,250 razones diferentes unidas en un sólo lugar, Arteli de Avenida Universidad.

Fue en punto de las 7:30 am que dió inició la carrera. Cerca de 1,000 corredores formaron parte de la carrera de cinco kilómetros mientras que el resto tenía en mente completar diez kilómetros. El circuito por Avenida Universidad y el Centro Universitario Tampico Madero fue el que puso a prueba a los participantes.

Además, el termómetro marcaba que la temperatura estaba por encima de los 30 grados centígrados y junto con una gran sensación de humedad, hicieron de esta prueba, un reto nada fácil para nadie. Sin embargo no hubo incidentes que lamentar.

La competitividad por buscar los primeros puestos predominó al frente del pelotón, mientras que más atras, el entusiasmo y las ganas de completar la tarea era palpable. Cabe señalar que la ruta estuvo bien resguardada por elementos de Transito y Vialidad.

Para quienes participaron en la distancia corta, la ruta consistía de una vuelta a un circuito de cinco kilómetros. Los que iban por la distancia larga tenían que dar dos vueltas al mismo circuito. Ambas distancias empezaban y terminaban en Arteli.

Al final de la competencia hubo oportunidad para convivir entre los atletas mientras esperaban los resultados y las rifas. Finalmente, se dió paso a la entrega de medallas para los primeros tres lugares de cada categoría en tanto cinco y diez kilómetros.

Eduardo Peña Martinez fue el más rápido en los diez kilómetros con un tiempo de 37:09. David Gómez Salazar y Roberto Carlos Aguilar le siguieron en la general. Cynthia Sánchez Barrientos fue la mujer más veloz con 46:34, seguida por Ericka Nieto y Brenda Galván.

En mejor corredor en los 5,000 metros fue Alejandro Bonilla Narvaez con marca de 16:02. Jorge Luis Robles acabó detrás de él seguido por Gerardo Padrón Herrera. Beatriz Ramirez Calleja fue la mujer más veloz en 20:10. Carolina Martinez y Dulce Vargas completaron el 1-2-3 en la tabla general. Los resultados completos estan aquí.

Una vez terminada la premiación llegó la hora de la rifa. Hubo quienes se llevaron a casa bicicletas, electrodomésticos, entre otros premios. Pero el ganador más envidiado por todos fue Juan de Dios Jadillo Rangel quien se llevó un coche y no pudo contener la emoción.

Así fue como llegó a su fin la tercera edición de la Carrera Arteli. Una de las carreras con mayor crecimiento en la zona sur de Tamaulipas y que promete seguir en linea ascendente el próximo año. Por ahora se puede decir que la edición 2017 fue todo un éxito.

Definida Delegación de Gimastas para ON 2017

22 gimnastas representarán a Tamaulipas en la Olimpiada Nacional y Nacional Juvenil del 28 de mayo al 1 de junio en Monterrey, Nuevo León. Dicha cifra fue dada a cononocer pora Federación Mexicana de Gimnasia y avalada por la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).

Ellas lograron su pase a la justa más importante del país tras pasar por los procesos selectivos y campeonatos nacionales que se usaron para concretar un ranking oficial. Así que ya quedó definida la delegación tamaulipeca de Gimnasia Rítmica.

Las seleccionadas son Valentina Moya, Norma Cobos y Eleany Larios de la escuela Unidep Tampico, así como Ivanna Rodríguez de la escuela Rítmika de Madero serán las representantes en la categoría de 9-10 años.

Jazny Aguilar y Lakshmi Ruiz de la escuela Rítmika; Dariana Govea del Polideportivo Victoria y Paulina Carreón procedente de la escuela Esgim de Ciudad Madero estan dentro de la categoria de 11 y 12 años.

En la categoría 13-15 años, Elianne Martínez de escuela Rítmika; Karla Antonio del Polideportivo Victoria; e Isabel Fernández y Ana Paulina Pérez de Unidep Tampico fueron las seleccionadas para la Olimpiada Nacional Juvenil.

Habrá dos Conjuntos en la competencia de la categoría 11-12 años, el primero de ellos de la Unidep Tampico conformado por Dolores Fernández, Fernanda Rodríguez, Melissa Rodríguez, Lucilda Sánchez y Chelsea Rivera y el de la escuela Polideportivo Victoria que integran Victoria Gómez, Rocío Zozaya, Perla Antonio, Juliana Pineda y Mariana Anaya.

Citlaly Quintá, Valentina Shirobokova, Olga Lebedyanskaya, Ana Bertha Yáñez y Sofía Velasco irán como las entrenadoras de la delegación tamaulipeca. Angélica Hernández, Ana María Jonguitud y Catalina Salinas fungiran como juezas, mientras que Norma Meza asistirá como delegada por deporte.

Tamaulipas encabeza el cuadro general de medallas de los Campeonatos Nacionales 2017 con un total de 74 preseas: 21 medallas de oro, 9 de plata y 17 de bronce. Dicha información fue revelada por la Federación Mexicana de Gimnasia.

Moviendo el Cuerpo al Ritmo de la Mente

Cinco semanas es poco más de un mes, pero mucho menos de lo que se requiere para estar listo para un Ironman 70.3. Una prueba de 113 kilómetros dividida en tres partes como lo son 1900 metros de nado, 90 kilómetros de bicicleta y 21.1 kilómetros corriendo.

Cinco semanas fue el tiempo que tuve para ir de muy apenas correr 20 minutos sin problemas a 113 kilómetros casi sacando el corazón. Cinco semanas de incertidumbre pensando en que tan mala era la idea de hacer algo así.

Recordando mi Primera Vez

Para mi primer intento en la distancia me preparé con cinco meses de anticipación. Fui poco a poco subiendo la intensidad y el kilometraje de los entrenamientos y entrenaba tres veces al día.

Fue un proceso muy largo que parecía por momentos interminable. Llegue a las últimas semanas rogando que ya llegara la fecha. Mi cuerpo no podía aguantar muchos días más a ese ritmo.

Al mismo tiempo, en mi vida me había sentido tan bien fisicamente. Había bajado siete kilos en los entrenamientos. Recurrí a procesos como el de tomar célular madre para darle a mi cuerpo la energía necesaria.

Todo, absolutamente todo había estado bien planeado y bien estructurado. Con la ayuda de amigos e instructores las cosas se fueron dando para que aquel 30 de octubre yo me sintiera muy confiado que iba a poder con mi primer Ironman 70.3.

Lecciones de Los Cabos

Si algo me enseño Los Cabos es que había que se paciente con el evento. Tu resultado no se decide en los primeros metros del nado, ni en los últimos de la bicicelta. El resultado depende de saber controlar los esfuerzos en cada parte de la prueba.

Al haber terminado Los Cabos 70.3 me di cuenta que si era capaz de hacerlo. Una llanta tronada y una mala señalización en una de las vueltas me dejaron con una espinita de que podría hacer mejor para mi siguiente intento.

Así fue que en febrero me inscribí al Ironman Monterrey 70.3. Un circuito que en el papel pintaba mucho más fácil que el hecho en Los Cabos, pero que requería de estar bien preparado si quería mejorar mis marcas.

Desafortunadamente para mi plan de entrenamiento, mi carga laboral creció en un 200% a los pocos días de haberme inscrito. El crecimiento de este proyecto (OscarSports) fue un impedimento para poder entrenar como esperaba, pero no me arrepiento de nada.

Preparación Para Ironman Monterrey 70.3

Una vez que terminó la temporada de la Jaiba Brava pude regresar a entrenar. Sin embargo ya eran contadas con una sola mano las semanas que faltaban para el gran reto. Cinco semanas no parecían suficientes para algo tan grande como un IM 70.3.

Sin embargo, contaba con la experiencia de ya haberlo hecho, de lo contrario, no creo que le hubiera dado para adelante desde ese punto. Dicen que el cuerpo tiene memoria, y a eso me aferré cada día que pasaba entrenando.

Empecé nadando 500 metros el primer día. Mi primer rodada fue de apenas 30 kilómetros, mi primera corrida de apenas cinco kilómetros. Había mucho espacio por avanzar en poco tiempo pero las cosas se fueron dando y la confianza regresando.

Así que en cuestión de cinco semanas bajé tres kilos de cachete y uno más de panza. Me puse “a dieta” y entrené a tope tratando de no lastimarme haciendo esfuerzos de más. Tuve que cambiar mis tenis y ajustar la bici para soñar en poder terminar.

Los Días Previos

“El cuerpo se acuerda,” era la frase que me repetía constantemente en mi cabeza. Una frase que me daba cierta tranquilidad cuando veía como pasaban los días. Mi distancia más larga nadando fueron 2 kilómetros en 40 minutos. 60 kilómetros en poco más de dos horas rodando y 16 kilómetros en 1:15 corriendo.

El viaje a Monterrey incluía una parada en Saltillo para trabajar con Celestes FC. Algo que modificó mi preparación en la última semana pero a estas alturas del partido, poco podía cambiar. El jueves fue el juego y esa misma noche ya estaba durmiendo en Monterrey.

Para el viernes fue la entrega de paquetes. En Los Cabos tuve a toda mi familia cerca en cada momento. Algo que sin duda me dió fuerza y tranquilidad en aquella ocasión. Aquí estuve con un grupo de amigos.

A pesar de que pasaban muchas cosas en las horas previas y había muchos detalles que ver, yo estaba de cierta forma tranquilo. Repasaba en mi mente los escenarios a los que me podía enfrentar y más ó menos una estrategia que llevar.

En la práctica de nado rodé por un lado del canal en el que se llevaría a cabo la natación. Se me hiceron eternos los 1.9 kilómetros pero me olvidé de eso rápidamente. Vi la calma en el agua y me tranquilicé. Si ya lo había hecho antes, ahora no tenía porque fallar.

Al dejar la bici el sábado en el área de transición yo ya sentía que estaba listo. Me emocioné con lo que pasaba a mi alrededor pues estaba a pocas horas de volver a hacer algo que hace seis semanas estaba casi borrado de mi calendario de actividades.

Día de Ironman

El día que los más de 2,000 atletas esperabamos había llegado. El 14 de mayo fue la fecha que muchos marcamos en el calendario para participar en la cuarta edición del Ironman 70.3 Monterrey. La Macroplaza fue el punto de reunión para preparar las transiciones en una mañana fresca.

He participado en muchos eventos pero a pesar de que el Ironman 70.3 es sin duda el más desgastante de todos, siempre he sentido una tranquilidad que nunca siento en los maratones. Una calma que a veces ni yo me la creo.

La emoción no se me desborda, las ansias por empezar ahí estan y la curiosidad por saber que pasará pasa a segundo plano ya que trato de controlar lo que yo puedo controlar, lo demás lo dejo en manos de Dios y del destino.

En la fila de arranque estaba contento porque había llegado la hora. Me despedí de mis compañeros y solo pensaba en ir paso a paso a la meta. Al brincar al agua los nervios quedaron atras y empezaba mi segundo Ironman 70.3.

El Nado (1900 Metros en 36:14) 

De las tres disciplinas el nado es en la que me ha ido mejor en los últimos triatlones. El día de práctica me había desorientado mucho pero el día de la carrera si pude nadar un una linea. El Paseo Santa Lucia lleno de nadadores era territorio complicado pero lo supe llevar poco a poco.

Aunque se me hizo eterno no me deseperé y con calma fui llegando a cada una de las marcas (cada 500 metros). Los gogles no se me empañaron y no fui golpeado por otros nadadores. Me cuidé mucho de los golpes que me pudieran lastimar y echar a perder el nado.

Los últimos 400 metros fueron los más complicados pues el canal se hizo muy angosto y no había por dónde pasar. Nunca me puse a ver el reloj, solo esperaba ir de acuerdo al plan y salir abajo de 40 minutos. Cuando salí me di cuenta que iba cerca de 36 y entre los mejores 30 de mi categoria.

Bastante contento con un buen nado me dirigí a la transición de la bicicleta. Unos ligeros contratiempos con las mangas hizo que me tardara en salir pero me sentía bien y listo para 90 kilómetros de ciclismo. La parte del triatlón que es mi punto debil.

Ciclismo (90 Kilómetros en 3:31:59)

Tras acomodarme bien en la bici empecé a agarrar ritmo y sentía que me podía ir bien. El recorrido estaba bastante bueno y llevaba buen tiempo. Al ser de los primeros en salir del agua, el tráfico estaba bastante despejado.

Luego vino mi pesadilla. Una ponchada de llanta en una llanta que se me había ponchado en las últimas tres rodadas y que tronó el día que la revise con los del servicio del Ironman.

Ahí perdí cerca de 30 minutos al tener que espera a un técnico para que revisara bien el rin y la cámara. Al terminar la revisión le encontaron un hoyo y tras terminar de resolver el problema pude volver a rodar, rezando que no volviera a pasar.

Desde ese momento, cuando apenas llevaba cerca de 30 kilómetros tuve que emplearme a fondo para reponer parte del tiempo perdido. Aprovechando las buenas condiciones del recorrido pude promediar arriba de 30 kilómetros por hora el resto de la prueba.

Terminando la primera vuelta me sentía bien y la segunda ya con más confianza seguí pasando gente. Alcancé a algunos compañeros con los que había entrenado lo que me motivó a mantener el acelerador a fondo hasta el final de la parte de bici.

Carrera (21.1 kilómetros en 2:17:54)

Habiendo dejado la parte más pesada del triatlón venía la que definía mucho pero para la que menos me había preparado por el corto de preparación. Sin embargo, la corrida es algo que llevo haciendo desde los tres años así que “el cuerpo se acuerda.”

Después de una transición bastante rápida, en menos de tres minutos estaba corriendo tras haber dejado de rodar. Poco a poco agarré ritmo y al final de la primera vuelta alcancé a un amigo para pocos metros después sentir el primer calambre de la tarde.

Mi amigo me dió una pastilla para que el dolor se fuera y seguir con la segunda vuelta. Ya a paso fui avanzando y acercándome a la meta. Me hubiera gustado acabar el medio maratón en menos de dos horas pero el calambre apagó esos planes.

Paso a paso fui avanzando y pronto estaba en el último kilómetro. Ahí pasé a otro amigo y de las 6 personas que pensaba pasar, cinco no era un número tan malo tras la enorme perdida de tiempo con el problema en la bici.

Los últimos metros se me olvidó el dolor y solo disfruté que por fin iba a terminar y no me iban a descalificar. Me emocioné porque logré lo que hace cinco semanas parecía imposible. Porque fuera de todo el dolor corporal, estaba feliz. Así, con los brazos en alto acabé el Ironman Monterrey 70.3 en 6:35:59.

FELICIDAD PURA

6 horas 35 minutos después de haber salido acabé con una misión que parecía imposible. La clave estuvo en siempre creer que podía. Para lo poco que había entrenado, no dude en poder acabar.

El apoyo que había recibido por parte de muchos amigos y familiares en días previos fueron gasolina y motivación pura para avanzar cada uno de los 113 kilómetros de la prueba. No cabía de felicidad al cruzar la meta.

Fue un día en el que terminé dándolo todo, un día en el que me demostré lo fuerte que puedo ser ante la adversidad. Un día en el que moví el cuerpo al ritmo que la mente le dictó porque como siempre dije “el cuerpo se acuerda.”

Otra Oportunidad

Ahora ya me quité la espinita de la descalificación en Los Cabos, pero queda la de los problemas con la bicicleta. Además de que mejoré todos mis tiempos a comparación de lo que hice en octubre. Se que si logro tener una etapa de bici sin problemas, el cuerpo no estará tan cansado para la corrida.

Sueño con bajar de seis horas en este tipo de eventos y porque no, estar cerca de las cinco horas. Sin embargo, por ahora estoy satisfecho con el tiempo, pero más que nada con el esfuerzo.

No le podía pedir mucho más a un cuerpo que hace cinco semanas casi daba por descartado el participar. Por ahora a disfrutar de este logro, que no se consigue todos los días. Soy un finalista de Ironman 70.3.