Archivo de la etiqueta: 42 kms

Camino a Río via Los Ángeles

Arranca el 2016 y con eso nos damos cuenta que los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro estan a la vuelta de la esquina. El país que hace menos de dos años hizo vibrar al mundo con una Copa Mundial de Fútbol se prepara para recibir a la élite del deporte durante 16 días.

Poco a poco, los países van defininendo a los atletas que mandarán a competir a Brasil para la justa deportiva más imporante a nivel mundial. Un evento que paraliza al mundo y una a todas las naciones afiliadas al Comite Olímpico Internacional (COI).

Estados Unidos, que regularmente domina el medallero olímpico, no se confia y quiere estar seguro que mandará a sus mejores hombres a la guerra olímpica. Con el golf haciendo su regreso al programa de los J.O. desde 1904, las posibilidades de que vuelvan a ser considerados el mejor país en materia deportiva sigue latente.

En el atletismo, Estados Unidos siempre ha sido potencia cuando hablamos de eventos de velocidad. Tyson Gay y Justin Gatlin son simplemente dos nombres más de una lista interminable de grandes velocistas que ha dado la nación norteamericana. En los últimos 15 años los de las barras y las estrellas han querido ir más allá, buscando dominar en eventos de distancia.

La plata de Meb Keflezighi y el bronce de Deena Castor en las olimpiadas del 2004 fueron solo el inicio de lo que ha sido una gran historia en eventos de fondo para Estados Unidos. En el 2000, tan solo dos atletas habían logrado dar la marca para competir en el maratón, hoy la historia es diferente.

Este 2015 los mejores fondistas de Estados Unidos estarán en Los Ángeles para el selectivo del Maratón Olímpico y poder representar a su país en tierras cariocas.

11 años después de su medalla de plata y tan solo dos después de ser el primer hombre en 31 años en ganar Boston, Meb es el favorito para correr su cuarto maratón olímpico. Quienes empujan más fuerte son Dathan Ritenhein, quien quedó fuera del maratón para Londres en el 2012 pero si se pudo clasificar en la prueba de 10,000 metros. Luke Puskedra, Jeffrey Eggleston y Ryan Vail completan la lista de los cinco mejores maratonistas de Estados Unidos en este ciclo olímpico.

2012 Chevron Houston Marathon
Los corredores que lograron su pase a Londres (runnersfeed.com)

Hoy en día, los hombres tienen que haber corrido un maratón en menos de 2:15:00 (A Standard) ó 2:19:00 (B Standard). También hay corredores como Diego Estrada y Galen Rupp que con haber corrido un medio maratón en menos de 1:05:00 tienen la posibilidad de debutar en la madre de todas las distancias con el pase a los Juegos Olímpicos de por medio.

En cuanto a las mujeres, ellas necesitan haber corrido un maratón en 2:37:00 (A Standard) ó 2:45:00 (B Standard). Al mismo tiempo les sirve un tiempo de 1:15:00 en el medio maratón para ganarse el derecho de competir en Los Ángeles, California el 13 de febrero, cuando se lleve a cabo el U.S. Marathon Olympic Trial, evento que hace cuatro años se realizó en Houston, Texas.

VIDEO: U.S. Marathon Olympic Trails 2012

Deena Kastor de 42 años estará posiblemente buscando una última oportunidad de clasificar a unos J.O. tras haber dado la marca (2:27:47) en Chicago el año pasado. Ella tendrá que luchar contra si misma y contra gente más joven como Shalane Flanagan, Desiree Linden y Amy Cragg para buscar estar en Río de Janeiro.

Flanagan es la favorita tras tener la mejor marca de este ciclo olímpico (2:21:14) y tener la experienca de haber representado a Estados Unidos en Londres hace ya cuatro años. Kara Goucher la acompañó hace cuatro años y volverá a estar a su lado en Los Ángeles.

Molly Huddle encabeza la lista de aquellas quienes sin tener que haber corrido los 42.195 kilómetros, tienen la oportunidad de buscar un pase para estar en Río este verano teniendo que cubrir el doble de distancia.

Hasta el momento son 234 mujeres y 183 hombres los que se han ganado el derecho a alinearse el 13 de febrero en L.A. en busca del sueño olímpico. Solo países como Kenya y Etiopia tienen a más atletas buscando ser parte de los seis (tres hombre y tres mujeres) atletas que representan a su país en la prueba con la que cierra el programa olímpico.

Tras haberse quedado con las manos vacias en el 2012, los Estados Unidos no han escatimado en apoyar la preparación de sus atletas. Quienes llegan a Los Ángeles con el A Standard, reciben apoyo de la United States Track and Field Association para realizar sus entrenamientos. Varios de los que tienen el B Standard consiguen patrocinadores para solventar gastos.

Los caminos de todos estos corredores convergen en una ciudad que en 1984 albergó unos Juegos Olímpicos y donde Joan Benoit Samuelson ganó el oro para Estados Unidos en el maratón, un momento que marcó al atletismo nortaemericano.

 

JBS
Joan Benoit Samuelson alcanzó la gloria olímpica en Los Ángeles 1984

 

No podemos asegurar quién va a quedar en el equipo que represente al Tío Sam en Brasil, pero lo que si se puede asegurar es un alto nivel de competencia en las calles de Los Ángeles. El más alto en toda la historia de maratonistas de Estados Unidos.

Boston Contra Reloj y Más

Los organizadores del Maratón más antiguo del mundo publicaron hoy en su página de internet los parámetros con los que decidieron quién se clasificaba a la edición 2016 y quién no. Como era de esperarse, los tiempos que se piden cada vez son más rápidos y el simple hecho de dar la marca establecidad para cada categoría ya no es suficiente.

Hace menos de cinco años, Boston no se saturaba de la manera en la que se satura ahora. Esta claro que los atentados que ocurrieron en Abril del 2013, sacudieron al mundo de los maratonistas y elevaron el interés en este evento. Antes de que eso pasara, las marcas para acceder al maratón era lo único que te separaba entre entrar y no entrar.

Hoy, dos años después del atentado, Boston esta en la mira de los que corren y los que no. De los que les gustan los maratones y de los que no tanto. El interés por ser parte de este evento de una manera o de otra se ha disparado a niveles inimaginables hace apenas unos años. La tarea de calificar con un buen tiempo se vuelve cada año más difícil.

Por ejemplo. Antes del atentado a Boylston Street, la marca para una persona de mi edad (27), era de 3:10:59. Yo recuerdo haber corrido mi mejor tiempo hasta entonces de 3:12:00, quedándome a nada de lograr por lo que había entrenado durante varios meses. Hoy, tan solo cuatro años después, la marca que me piden es 3:05:00, pero eso ya no es suficiente.

Muchos de los que califican por tiempo se quedan fuera de Boston por razones que no deberían ser. La popularidad de este evento ha crecido de tal forma que muchas organizaciones caritativas buscan plazas para gente que sabe que no va a poder entrar por su tiempo. Cada año hay más de esos grupos y para la edición 2016, habrá más de 5,000 corredores paseando por Boston sin tener que haber calificado para el único maratón amateur en el mundo que te pide una cierta marca.

Antes, este evento, tardaba en llenarse, y podías esperarte hasta octubre para registar un tiempo que te permitiera ser de los afortunados. En los últimos tres años, si para principios de septiembre no has dado la marca, tendrás que esperarte otro año más para intentar entrar a un evento cada vez menos elitista. Ahora, en menos de dos semanas ya se llego al cupo.

  • 4,744 calificaron con tiempos 20:00 o más por debajo de su estándar.
  • 7,495 calificaron con tiempos 10:00 o más por debajo de su estándar.
  • 6,849 calificaron con tiempos 5:00 o más por debajo de su estándar.
  • 4,540 calificaron con tiempo 2:38-4:59 o más por debajo de su estándar.
  • 404 calificaron por haber calificado en diez ocasiones seguidas.

De los que alcanzaron a ingresar sus datos a la página http://www.baa.org (Boston Athltetic Association), 4,562 corredores a pesar de haber dado la marca, no podrán ir, pues sus tiempos son (lentos) para lo que ahora piden los organizadores. El corte, este año se dio más de un minuto por debajo de lo que estaba el año pasado. De lo que te pide Boston para considerarte elegible, ahora le tienes que restar 2 minutos y 28 segundos. Es decir, yo necesito hacer 3:02:32 para pensar en que mi nombre pueda salir seleccionado para el 2017.

Entiendo que eventos como estos no puedan crecer en número de competidores por lo angosto de las calles. Entiendo que existan tiempos límite para dar una marca o si no a esperarse hasta el próximo año. Pero lo que no entiendo es que se le de mucha preferencia a corredores con causa.

Quienes buscan año con año el correr por debajo de la marca que se pide, saben y tienen bien claro que el sacrificio va mucho más allá de lo económico. Tampoco te pagan el viaje, y por ser Boston, no es tampoco tan barato. Los organziadores de un maratón como el de Boston, en su mayoría corredores, deben de estar mas concientes de que no se vale.

Marcas que se piden para poderse inscribir

Marcas para Boston

Cuando el maratón se inició en 1897 no se aceptaba que corrieran mujeres. Siempre se caracterizo por ser un evento de elite en cuanto a los corredores que participaban. Es momento de que se tome ese mismo enfoque antes de que se pierda la esencia de este evento. Calificas con tu tiempo ó no vas, y ya si quieres te haces corredor con causa.

Loteria Nacional Rumbo al Maratón CDMX

A 25 días de que se realice la edición número XXXIII de la Maratón de la Ciudad de México, se llevo a cabo en el edificio de la Loteria Nacional, el sorteo número 3553 con el cuál se puso en marcha la venta de boletos de loteria conmemorando al Maratón.

Al evento asisitió Horacio de la Vega, director del Instituto del Deporte del Distrito Federal. El mismo hizo mención del crecimiento de este evento en los últimos tres años. El maratón se ha posicionado como el más importante a nivel nacional y la cantitdad de participantes ha crecido de 7,000 a 30,000 este año, una cifra histórica y que alcanzo su cupo en un plazo muy corto.

Al mismo tiempo, destacó la labor que se lleva a cabo tras bambalinas para la organización de un maratón como lo es el de la capital del país. De la Vega menicionó que se necesitas más de 2,000 voluntarios para atender a los corredores y sus familias. Además, se contara con la presencia de 1,000 paramedicos a lo largo del circuito que inicia en el Hemiciclo a Juárez y culmina en el Estadio Olímpico Universitario 42.195 kilómetros después.

Gran parte de la logística del evento corre es monitoreada por Emoción Deportiva. En total, el cómite organizador esta compuesto por más de 5,000 personas que buscan que el 30 de agosto, todo este listo para una gran fiesta deportiva. En el Distrito Federal hay más de 150 carreras al año, pero sin duda alguna, el Maratón es el más importante.

Para el director de INDEPORTE y su equipo de trabajo, el crecimiento de este evento esta cumpliendo con los objetivos que se trazaron al inicio de su administración hace tres años. La meta a largo plazo es poner al Maratón de la Ciudad de México dentro de los mejores diez a nivel mundial y posiblemente entrar entre los Majors como lo son Chicago, Boston, Londres, Nueva York, Tokyo y Berlín.

La realización de eventos como el que se llevo a cabo en la Loteria Nacional, es prueba de lo importante que es el maratón en este país, que ya atrae a gente de más de 20 países. Este año, se espera que algún mexicano se lleve los honores de campeón, ya que los campeones defensores Gladys Tejeda (2013) y Raúl Pacheco (2013, 2014), se estarán preparando para los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro el próximo año.

El número que se sacó el Premio Mayor en el sorteo realizado el martes por la noche, fue el 41,179. El premio al que se hizo acreedor fue de 18 millones de pesos que los Gritones de la Loteria Nacional anunciaron a todo pulmón. Aquí les dejo un video de lo que fue este evento.

¡Boston, esto no acaba aquí!

Una vez más lo intenté y una vez más no salieron las cosas como yo esperaba. El primero de marzo fue el día que me había pactado como límite para lograr algo que muy pocos han logrado, correr un maratón en menos de 185 minutos. El Maratón Interancional LALA era el escenario y Boston era la meta.

La preparación fue fuerte, más la logré disfrutar bastante. Prácticamente todo me salía bien y eso ayudó a que la confianza en un buen resultado fuera en aumento. Yo sabía que debía hacer una carrera perfecta y que no hay margen de error cuando te trazas objetivos tan altos. Siendo mi propio entrenador he aprendido a dar lo mejor de mi de manera calculada. Se lo que necesito para ir cumpliendo objetivos a corto plazo. Dos semanas antes de la carrera el panorama cambio pero la fecha de la carrera siguió siendo la misma.

La verdad que lo más fácil sería olvidar lo que pasó el tan ansiado día. Pero para lo que trabaje tan duro por tantos días no se borrará de mi mente de la noche a la mañana.  Si se los comparto tal vez entiendan un poco de lo que siento tras lo ocurrido.

Los días previos mis piernas se empezaron a sentir muy pesadas. Como si estuviera cargando plomo. Nunca entendí a que se debió pero pues busque las formas de deshacerme de eso. Por más que intenté no pude y me presenté a la salida del maratón con con ladrillos que se hacián pasar por piernas bajo mi cintura. No había vuelta atras, regresar a dormir no era opción, iba a pasar lo que tenía que pasar.

Los primeros diez kilómetros ni el mismo Alejandro González Inarritu los hubiera visualizado tan bien. No me sentía cansado y me alimentaba de la energía de quienes apoyaban a los corredores. Encontré a alguien que llevaba el paso que quería y no lo dejé ir, de repente él se tronó y aún peor, no faltaba mucho para yo sentirme igual.

Esos dos ladrillos (piernas) comenzaron a hacer efecto mucho antes de que el sol fuera factor. Ya para el kilómetro 15 renuncié a Boston y a un récord personal. De haber corrido los primeros kilómetros en 4:20-4:30, sin entender el porque, mis parciales ya estaban pasando los cinco minutos por kilómetro. Si llegó a pasar por mi mente el desertar, era más comodo eso para el cuerpo que seguir sufriendo casi 30 kilómetros más.

Eso si, nunca había visto a gente caminando tan pronto. Desde el kilómetro 10 ya empezabas a ver a gente en situaciones similares a las mias, que solo irián empeorando conforme el sol pegara más fuerte y los nutrientes en el cuerpo se fueran consumiendo. Yo traté en salvar mi carrera, mi objetivo era ahora pasar la meta en menos de 4 horas. Tenía que haber una forma. Agarre ritmo y parecía que nada me detendría pasando el kilómetro 30, pero las sorpresas continuaban.

Calambres, los malditos calambres, esos que llegan cuando menos los quieres. Esta vez no eran tan fuertes pero lo suficiente para sacarme de ritmo. Trataba de recuperar el azucar en la sangre y aprovechar los masajes que daban los cuerpos de auxilio en el recorrido. Cerca del kilómetro 32 escuche a una señora decir:

“Gracias por ser un ejemplo para nosotros, gracias por demostrarnos que todo es posible,” y es que si, los maratonistas somos eso, personas que solo nos tenemos a nosotros mismos como limite.

Desde eso momento supe que no iba a abandonar esta carrera. Boston no era opción, una marca personal tampoco y tampoco hacerlo en menos de 4 horas. Pero iba a terminar. Así que pasando el kilómetro 38 no mire atras y con lo que me dio el cuerpo no paré. Senti como 10-15 calambres en ese periódo pero pararse ya no era opción. Ya sentía cerca el final.

Darle la vuelta al Bosque fue toda una odisea, las vueltas no se veian muy cerca y aún peor, la recta final se veía eterna. Pero ya estaba ahí, que tanto es tantito, resulta que bastante. Después de un tiempo del que ni me quiero acordar quedan algunas cosas buenas.

Oscar Javier Casanova Perches terminó su septimo maratón y apenas tiene 26 años. Lo hizo tras haber sufrido por más de la mitad del camino, que es de las pesadillas de un maratonista antes de empezar. Venció al cansancio, al dolor, a la idea del abandono y se queda con su orgullo.

Si se llega a sentir como fracaso el haber trabajado tan duro y no conseguir el objetivo deseado. Pero queda en mi la satisfacción de haberlo intentado, de haber entrenado como debía a pesar de mis otros trabajos, de haber dado lo que ayer fue lo mejor que pude. Que nadie me contara lo que se siente acabar ese maratón. Por ahora voy a dejar a esta distancia en paz, pero cuando vuelva seguro que voy a conseguir el objetivo que hace seis años me tracé. ¡Boston, esto no acaba aquí¡

Just 26.2 to Go!

After miles and miles of training this (the title) seems to be an encouraging statement. It is and isn’t all at the same time. I have ran five marathons (Monterrey, Dallas, Lincoln, Houston, Chicago) and I kind of know what to expect of the distance. While that gives me some confidence that I can finish, each one has been different and tomorrow at the California International Marathon won’t be the exception.

I’ve ran a marathon without training, one with the flu, another one with really sore legs and only two where I can say I felt “good” most of the way. In all of them I had the goal to qualify to Boston and for one reason or another I have not achieved that. Here in Sacramento, that was the goal when I signed up back in August, in October an injury almost made me quit, during recovery I regained hope to accomplish the feat but to be honest the injury has not healed 100%.

You can dominate long runs, but I never run a marathon during training, so it is those miles that you don’t run during training which make this distance special. Your body is only meant to run 20, the last six are a huge mental test and an dangerous territory for the human body. I have not ran a marathon since October 2012 in Chicago.

With the injury (torn hamstring and groin) back in late september, my only focus is on finishing the next 26.2 miles here at the CIM.

Not having the pressure of Boston is letting me relax a bit, while it is also a bit frustrating since all I’ve heard about it is how fast it is, making it one of the top 5 marathons in the U.S. that get you to Boston.

I’ve never been to Sacramento before and so far I like it, tomorrow I might hate it or love it even more. The marathon does not seem to be such a big deal around here, even though you have people from all over the world coming in. It has that small town feel marathon to it that does not translate into an over hyped event, the opposite to what I felt in Chicago. Such high energy can really affect your own energy levels for race day.

Here in Sacramento, with barely over 10,000 runners expected you feel part of a tighter runners community. People are here to run an race, not too much about bragging of what they have done. I feel the same nerves I’ve felt in the previous five, but this time my goal is to feel good and not get hurt. A good finish time will come along by itself. Training in Mexico City has made preparations quite hard. Running 4 miles was hard for a long time and the last 19 mile run was a nightmare.

Lately I’ve been working and traveling a lot, which has made it harder to have energy to train and stick to some type of program. Since the end of september I have not been in the same place for more that five days with the exception of F1 week in Austin. But the finish line does not care about excuses. My main goal is to finish.

Here, it will be barely over sea-level and mostly downhill. My goal is to start at a conservative pace. Much slower than the 7:00/mile I was aiming when I signed-up. I will stick to the 3:25 pace group for as long as I can and if I feel good after mile 22-23 I might attempt to push the pace and get as close to 3:20 as possible. That would make it my third fastest marathon, not bad for what I have gone through during training. For marathon seven, hopefully in march it will really be “Boston or Burst” while looking for a sub three hour performance.

For now I will enjoy the ability to walk since tomorrow that might not be possible. The race starts at 7:00 am, I hope to be done before 11, and then hopefully share good news with all of you. A good way to close 2014, after all my troubles, I’m doing what I love the most.

Marca Maratónica

Paso de todo en el último fin de semana en cuanto a deportes se refiere. Cambios en la dirigencia de la selección de basquetbol de México, Miguel Layún anotó cuatro goles en el partido del América contra Santos, México gana el Mexican Challenge de Tiro con Arco y como olvidar el final de la carrera del capitán Derek Jeter. Pero en lo personal es el nuevo récord mundial en el maratón el mejor de todos.

El maratón de Berlín es uno de los seis grandes del atletismo mundial. A la par de Boston, Chicago, Nueva York, Londres y Tokio hay algo que sólo ofrece la capital alemana. A finales de septiembre se ha vuelto una costumbre que los mejores maratonistas del mundo se reúnan en Berlín y este año no fue la excepción. Desde el 27 de septiembre del 2008 cuando el etíope Haile Gebrselassie detuvo el cronómetro en 2:03:59, 27 segundos mejor que su marca del año anterior desapareció el mito de que el ser humano no podría bajar de 2:04:00 en la carrera de 42.195 kilómetros. Ese mismo año (2011) en Boston ya se había corrido un maratón más rápido pero el 2:03:02 del ya fallecido Geoffrey Mutai no contó por la altimetría del recorrido y ser un trazado de punto a punto. Pasaron tres años para que en el mismo Berlín con tiempo de 2:03:38 Patrick Makau de Kenya tuviera el honor de ser un plusmarquista. A Wilson Kipsang con 2:03:23 si le valió su tiempo en Berlín para arrebatarle la marca a su compatriota Makau. Ya este pasado domingo fue Dennis Kimetto quien escribió su nombre con letras doradas en la historia del maratón al vencer a todos los que en la historia de la distancia han completado un maratón para terminar con 2:02:57.

Kimetto a sus 30 años admira mucho a Gebrasaille y entrena con Mutai así que no es un desconocido a poner su nombre junto a los grandes. Su debut en el medio maratón se dió en Nairobi y lo ganó con tiempo de 1:01:30. Poco después en las calles de la ciudad que le sienta mejor (Berlín) terminó la distancia en 59:14. Seguido por un segundo lugar en el maratón de la misma localidad en el 2012. Su victoria de consolidación en la élite del atletismo se dió en el maratón de Chicago con un tiempo de 2:03:45, poco después de haber ganado el maratón de Tokio.

Su primera lesión en cuatro años como atleta profesional lo alejó de competir en el maratón de Boston. Sin embargo no tardó en sanar la herida (en el chamorro) y pudo prepararse para su cita con la historia en las calles de donde el mundo del atletismo lo puede considerar el hijo predilecto. Regresó a Berlín y en su mente no solo estaba ganar la prueba, sino imponer un nuevo récord mundial. Con 15 grados centígrados el día de la carrera y poco viento las condiciones eran idóneas para lograr la hazaña. Desde el pistolazo de salida comenzó la magia.

Sus primeros 10 kilómetros pasaron en 29:24 y las cosas apenas se iban calentando. Llegó con un contingente grande a la marca del medio maratón 1:01:45 y era considerado como lento. A los 25 kilómetros se quedaron atrás atletas de talla como Geoffrey Kamworor y Tsegaye Kebede y cinco kilómetros después se desprendieron de los conejos para que dos kenianos y un etiope se pelearan el título del evento. Cuando parecía que iban a aflojar el paso ocurrió todo lo contrario y empezaron a promediar 2:47 por kilómetro. A cuatro kilómetros del final Kimetto apretó el paso para ya no voltear y quitarse la espina del segundo lugar años atrás. Llegando a la Puerta de Brandenburgo sólo quedaban 400 metros (los cuales promedió a 69.93) y sólo quedaba la expectativa de conocer por cuanto se iba a llevar el récord mundial.

kimetto record1

Acabó la prueba y Kimetto terminó con otro mito más al ser el primer ser humano en romper las dos horas y tres minutos. Su tiempo de 2:02:57 comprobó que muy probablemente en un futuro no muy lejano podamos ver a alguien y tal vez al mismo Kimetto romper la marca de las dos horas. Lo complicado del caso es bajar el ritmo promedio que de por si ya es vertiginoso. El keniano sabe poco inglés para conceder entrevistas, pero con que sus piernas hablen al hombre le alcanza.

Tan solo saldrá de Berlín con $64,000 (dls) por ganar el maratón, $38,068 por bajar de 2:04:00 y para rematar sumenle $63,447.00 por tener la mejor marca del mundo mundial.

Video del cierre de Kimetto

Maratón en Crecimiento

Este fin de semana se corre el Maratón de la Ciudad de México y se esperan 20,000 corredores
Este fin de semana se corre el Maratón de la Ciudad de México y se esperan 20,000 corredores

Cada vez son más los que se atreven a hacerlo y menos los que dudan en su grado de dificultad. Cuando eres corredor, nunca falta el que te pregunta; ¿Cuántos maratones has corrido? y aunque no hayas corrido ninguno le contestes sumando las carreras de cinco, diez y hasta medios maratones. Es cuando corres tu primer maratón que esa numeración vuelve a empezar desde cero.

La distancia de los primeros maratones variaba alrededor de los 40 kilómetros y fue hasta los Juegos Olímpicos de 1908 en Londres cuando quedaron fijos los 42 kilómetros y 195 metros (26.2 millas), por una razón muy peculiar. El trazado original no pasaba por el Castillo Windsor, y la reina quería ver a los competidores desde su balcón. Así fue que la largada se corrió hacia ese punto para terminar en el Estadio Olímpico.

Personal de la Asociación Atlética de Boston (B.A.A.) asistió a aquel primer maratón en Grecia y querían hacer algo similar en su tierra. La idea no tardó en hacerse realidad y desde 1897 a la fecha, en abril se realiza lo que ahora es el maratón más antiguo del mundo. El único que exige ciertas marcas (a excepción de quienes lo hacen recaudando fondos) para entrar.

Realmente ha sido este maratón el que ha marcado la tendencia en la popularidad de la prueba. Al principio era un evento exclusivo para hombres hasta que Kathrine Switzer desafió a los jueces y se convirtió en la primer mujer en participar. Conforme las marcas que se piden para clasificar siguen el maratón se ha vuelto más y más popular entre el mundo de corredores. Sólamente los elites pueden debutar en este evento, el resto de los plebeyos tenemos que pasar por otro antes de entrar a Boston.Tras los bombazos del 2013, la popularidad de esta carrera creció aún más.

El maratón es un logro tanto para el que lo acaba en poco más de dos horas para el que lo termina cercano a las seis horas. El maratón te exige que te prepares, al menos que seas ultramaratonista no pienses en poder hacer una de estas pruebas con menos de dos meses de entrenamiento, por lo regular se piensa en cinco meses de preparación. En ninguno de los caso el maratón será un día de campo.

En el maratón regularmente son más de 180 minutos donde tu cuerpo puede cambiar. Tu cuerpo normalmente está preparado para un esfuerzo de 32 kilómetros y es ahí donde aunque “sólo faltan diez”, la reserva de glucógeno en tu cuerpo se habrá desvanecido de tu organismo. Esa misma reserva ha sido desarrollada conforme a tus entrenamientos.

El maratón es paso a paso. Más que tu cuerpo, es tu mente la que te llevará a la meta pues poco a poco el cuerpo se va apagando. Es importante que estés preparado para retarte a ti mismo especialmente el los últimos diez o quince kilómetros. No hay una frase que funcione y aseguré que lo vas a terminar, serán tus ganas de triunfar las que te harán cruzar la meta y de paso tus pies.

No recuerdo a alguien que me diga que sólo corrió un maratón y dejo de hacerlo. Esta prueba tiene algo que por más difícil que sea, invita a quienes la terminaron o no, a regresar. Hay maratones con muchas subidas, otros planos y existen los que cubren la distancia 100% de bajada. A final de cuentas, en todos los casos es la misma distancia, que por cierto todos corremos más que eso pues no vamos en línea recta todo el tiempo.

Para poner un ejemplo del crecimiento que ha tenido esta modalidad del atletismo, entre el 2010 y 2014 en Estados Unidos se promedian 500,000 corredores que hayan cruzado la meta de un maratón. Comparandolo con los 225,000 en 1990 es un crecimiento de más de 100%. Con relativa facilidad se llenan las carreras cuyo cupo es de 45,000 y 50,000 participantes como lo son Chicago y Nueva York. A nivel nacional, el maratón de Mazatlán es bienvenido por la ciudad, ya que crea una derrama económica aproximada a los 66 millones de pesos. El maratón de la Gran Manzana aporta $350 millones de dólares a la ciudad que nunca duerme.

Esta comprobado claro que el maratón es la mejor manera de turistear una ciudad. El maratón no va a detener su crecimiento pues es una excelente forma de desafiar los límites del cuerpo humano y es algo que el hombre busca para sentirse realizado por naturaleza. Los Ironmans y los Ultra-Maratónes son bestias aparte.