Archivo de la categoría: Fútbol Americano

Anything related to the sport of tackles and touchdowns is here.

El Super Bowl 52 en Números

103 millones de personas vieron el desenlace de la temporada 2017 de la NFL en el Super Bowl LII entre los Patriots de Nueva Inglaterra y las Águilas de Filadelfia. Un número que parece muy alto, pero que es el peor nivel de audiencia desde el 2009 en Estados Unidos.

Un partido que mantuvo a los aficionados al deporte de las tacleadas al borde de sus asientos de principio a fin, pero cayó por un 7% a comparación del año pasado entre Atlanta y los Patriots. En lo que si subió fue en la cantidad de gente que vió el juego en sus dispositivos móviles. 2.02 millones de espectadores por minuto fue lo que promedió la app de NBC, la cadena que tuvo los derechos del Super Domingo.

Así acaba una temporada bastante polémica para la NFL, en la que sufrió de diversos ataques por parte del Presidente de los Estados Unidos y con varias de las estrellas de la liga abandonando la campaña por lesión. En general, la liga de fútbol americano más vista del planeta cayó en ratings un 10%.

En el emparrillado del U.S. Bank Stadium si se llegaron a batir algunos récords. Tom Brady que ha llevado a su equipo a ganar cinco Super Bowls, fue participe de la quinta derrota de los Patriots en una gran final. Así ahora es el equipo que más Super Bowls ha perdido.

La actuación del número doce de los Patriots no fue mucho menos que espectacular. El considerado mejor mariscal de campo de todos los tiempos, a sus 40 años acumuló 505 yardas por aire ante Filadelfia, un récord de Super Bowl. Sin embargo, una perida de balón en los últimos minutos del partido sentenció su posibilidad de ser campeón.

De la mano de Rob Gronkowski, llegó a su doceava anotación en postemporada. Un número que iguala a la marca que tenían Joe Montana y Jerry Rice con los 49’s de San Francisco. Este número puede que se quede así ya que ambos jugadores no han asegurado el seguir jugando para la franquicia más ganadora de los últimos años.

En el estadio hubo 67,612 aficionados, ocupando un 93% de la capacidad total que tienen el escenario. Algo que no ayudó a que el aforo alanzara el 100% es que los boletos tuvieron el costo más elevado de toda su historia, llegando a casi 5,000 dólares.

Por el otro lado, las Águilas de Filadelfia lograron su récord con el pase más largo en un Super Bowl. Una conexión de 34 yardas entre Nick Foles y Alshon Jeffery estableció esa marca para los que serían campeones de la NFL.

Foles le jugó de tú a tú a Brady y necesitó de 373 yardas para maniatar a la defensa de Nueva Inglaterra. El mismo Foles anotó con una jugada sorpresa, recibiendo el ovoide por aire en las diagonales.  Una jugada llamada “Philly Special” y que solo habían ensayado en tres ocasiones.

Los perderdores del partido llegaron a acumular más de 600 yardas al ataque. El número más alto registrado por un subcampeón. Las 33 unidades que le anotaron a Filadelfia fueron la mayor cantidad de puntos recibidos por un campeón de NFL.

Con tres pases para touchdown, Tom Brady llegó a 18 pases de anotación en los ocho Super Bowls que ha disputado. La vez que lo terminaron derribando, fue el único saqueo en todo el partido y es la menor cantidad de “sacks” en un Súper Domingo.

Estos son algunos de los números que nos dejó el Super Bowl LII. Un partido que terminó con la coronación de las Águilas de Filadelfia por primera vez en 57 años y en el que fuimos testigos del nacimiento de una leyenda de 29 años llamada Nick Foles, MVP del partido y que hasta finales de la temporada regular era un simple reserva.

Hoy es el nombre más mencionado en los titulares deportivos y de quien se hablará por muchos años más. Con la victoria de 41 a 33 las Águilas de Filadelfia consiguieron su primer título de Super Bowl. Un partido que estuvo muy por encima de los mismos números que arrojó.

Águilas Destronan a Patriotas en Super Bowl LII

Contra todo pronóstico las Águilas de Filadelfia hicieron historia en el Super Bowl LII al vencer 41 a 33 a los Patriotas de Nueva Inglaterra en Minneapolis este domingo.

Doug Pederson le ganó un juego de estrategia a Bill Belichick que se definió en la última jugada del partido. En la figura de Nick Foles, mariscal de campo de las Águilas de Filadelfia, el equipo campeón de la Conferencia Nacional se encaminó a la victoria.

Foles, quien no era titular de su equipo hasta el final de la temporada regular, fue haciendo méritos para ser el Jugador Más Valioso del partido desde el primer cuarto. Desde la primera posesión hasta la última, el QB de Austin, Texas sorprendió a propios y extraños.

De Tom Brady se podía esperar cualquier cosa. Aunque una vez más los Patriotas comenzaron en desventaja del marcador, a Brady no se le puede dar por muerto. Un mariscal de campo, cinco veces ganador de un Super Domingo podía ser letal en cualquier momento.

Con un gol de campo en su primera posesión, las Águilas de Filadelfia se pusieron al frente, pero Nueva Inglaterra respondió rápidamente con un gol de campo para igualar el marcador. Antes de que acabara el primer cuarto Alshon Jeffery atrapó el ovoide dentro de las diagonales pero el punto extra se fue desviado y la ventaja se mantuvo en seis puntos.

En su primera posesión del primer cuarto Nueva Inglaterra llevó el ovoide desde su yarda 20 hasta la zona roja de Filadelfia. Fue ahí que la defensa de las Águilas demostró de lo que estaba hecha e impidió tanto el touchdown y hasta el gol de campo. En un acarreo de 21 yardas Filadelfia, LeGarrette Blount amplió la ventaja a 15-3.

El equipo intentó la conversión de dos puntos pero no fue acertada su ejecución. Eso parecía darle vida a los campeones defensores de la NFL. A falta de cinco minutos del descanso, una intercepción de Nueva Inglaterra confirmó esas posibilidades. A pesar de que empezaron en la yarda nueve, la posesión acabó con touchdown.

Con apenas dos minutos en el reloj, Nick Foles sacó su mejor repertorio y terminó encargándose de anotar un touchdown en cuarta y gol. Con el punto extra las Águilas de Filadelfia se fueron al medio tiempo con ventaja de 22 a 12.

Si el año anterior Nueva Inglaterra se había sobrepuesto a un deficit de 25 puntos a falta de dos cuartos, diez parecían ser nada. El show de Rob Gronkowski se encargó de darle vida a las posibilidades de los Patriotas. Un touchdown los puso de nueva cuenta a tres puntos de Filadelfia.

Corey Clement volvió a ampliar la ventaja del conjunto de Pederson cuándo atrapó el ovoide en el borde de la zona de anotación. Nueva Inglaterra no bajó los brazos y Chris Hogan anotó un touchdown tras un pase de Brady de 30 yardas.

Los pateadores de ambos equipos se convirtieron en protagonistas. Primero Jake Elliot impidió que los Patriotas se acercaran con una patada de 43 yardas. Sin embargo Brady reaccionó y con un pase a Gronkowski en la siguiente posesión le dieron la vuelta al marcador.

Con la anotación de Gronk el panorama era favorable para Bill Belachick . A falta de nueve minutos,  Nueva Inglaterra se acercaba a su sexto Super Bowl. Contra esos pronósticos las Águilas tomaron la posesión del ovoide y le bajaron seis minutos al reloj. La posesión acabó en con un touchdown algo polémico de el ala cerrada Zach Ertz que con las llemas de los dedos mantuvo el control del ovoide.

Al fallar la conversión de dos puntos, sólo tenían cinco puntos de ventaja sobre los Patriotas. 2 minutos parecía ser más que suficiente tiempo para que Brady hiciera la magia de siempre. Sin embargo, un final inesperado estaba a la vuelta de la esquina.

Brady, destinado a ser considerado el mejor de todos los tiempos, fue moviendo las cadenas poco a poco. Fue dentro de su propia yarda 25 que sufrió una perdida de balón crucial para el resultado final.

Foles no logró convertir su posesión en touchdown, pero a Jake Elliot no le tembló la pierna para que con una patada de 46 yardas ampliar la ventaja 41 a 33. Elliot se mantuvo perfecto durante toda la postemporada con siete punto extra acertados.

Un minuto en el reloj y todo podía pasar. Brady empezó acertando sus pases y poniéndole nerviosismo al juego. No le fue suficiente ya que con pase bomba que no acabó en las manos de su receptor, el tiempo se agotó y su derrota se consumó. Era la tercera derrota de Brady en Super Bowls.

Las Aguilas de Filadelfia se coronaron campeones de la NFL por primera vez en su historia. Nick Foles fue elegido el MVP y el campeón defensor se quedó con las ganas de celebrar. Esta vez, la fiesta fue de Filadelfia, logrando una hazaña en el U.S. Bank Stadium.

Super Bowl LI a lo Brady

Sin lugar a dudas el Super Bowl LI pasará a la historia como uno de los más increíbles todos  y Tom Brady ya puede ser considerado el mejor de todos los tiempos. Con un marcador de 34 a 28, Nueva Inglaterra consiguió su quinto trofeo Vince Lombardi en su historia.

Remando Contra Corriente

Los Halcones de Atlanta jugaron 45 minutos al nivel que les conocimos durante toda la temporada. Una ofensiva bastante dinámica y con Matt Ryan a los controles, sus fallas eran mínimas. Si algunos pensaban que al mariscal de los Falcons le podría pesar el honor de haber sido nombrado el Jugador Más Valioso de la temporada, Ryan despejó dudas.

La mejor ofensiva de la liga parecía poner contra las cuerdas a Bill Belachick frenándolo en casi cada posesión ofensiva. Tom Brady batalló mucho para encontrar a sus receptores y que ellos lograran las atrapadas a los que nos habían acostumbrado. Tras los primeros 30 minutos de Super Bowl el equipo de Atlanta ya estaba arriba 21-3.

Esos tres puntos parecían insignificantes, pero demostraron que el gigante estaba vivo. Un gol de campo les pudo haber dado confianza en que no todo estaba perdido antes del show del medio tiempo de Lady Gaga. 30 minutos para planear la segunda mitar, el tiempo necesario para analizar sus fallas y mejorar lo que se venía haciendo.

Atlanta le apostó a una cobertura de hombre a hombre sobre jugadores como Julian Edelman y Julius White. Esa estrategia parecía que poco a poco los encaminaba al título de la liga. Una apuesta que les cobraría factura al final del juego. El desgaste de la linea defensiva se haría palpable en el momento que más la necesitaban.

Aún al final del tercer cuarto las cosas no pintaban bien para Tom Brady y su equipo. La mejor defensiva de la liga había permitido 28 puntos.  Los Patriotas tan solo tenían nueve y hasta habían fallado un punto extra tras su único touchdown antes del periodo decisivo.

Se Venía Lo Bueno

Fue entonces que salieron los Pats que la gente conoce. Ese equipo que terminó la campaña regular con 15 victorias y una derrota y que llegó práctimente caminando al Super Bowl al vencer con facilidad a sus rivales en postemporada. Los fans de los Pats, que eran mayoría en el NRG Stadium poco a poco empezaron a hacer ruido.

Cuando quedaban poco más de 13 minutos en el reloj, los Patriotas metieron segunda. 19 puntos sin respuesta de Matt Ryan y compañia abrieron el camino para que pudieran empatar el partido a 28. Tras haber fallado en varias series ofensivas, terminaron con un total de 37 primeras oportunidades.

Halcones en Problemas

Atlanta tan solo pudo convertir una de sus ocho oportunidades en tercera oportunidad. En zona roja estuvieron perfectos (3/3), pero en el último cuarto nunca llegaron a ese lugar. Cuando los Pats apostaron por jugársela en una cuarta oportunidad, convirtieron.

El desgaste de la defensiva se podía vislumbrar desde la primera mitad. Matt Ryan ya no entró al emparrillado a falta de casi nueve minutos en el segundo cuarto. La defensiva detenía a Nueva Inglaterra, pero castigos en tercera oportunidad los permitían seguir moviendo las cadenas.

Una intercepción al que sería el MVP del partido para 82 yardas y un touchdown parecía que mandaba a todos a casa antes del descanso. Sin embargo, la historia del partido aún estaba por escribir su capítulo más emocionante.

Remontada Histórica

En el cuarto cuarto, los Patriotas tuvieron su primera posesión con 14:45 en el emparrillado. 12 jugadas en cerca de cinco minutos terminaron con un gol de campo que los acercaría a dos posesiones de empatar el juego. Atlanta no le bajó ni dos minutos al reloj cuando recibió el ovoide.

Nueva Inglaterra volvió a recibir el balón y en 148 segundos volvió a anotar. Ahora con touchdown y conversión de dos puntos incluida. A pesar seguir abajo en el marcador, el público estaba de su lado y el momento anímico les pertenecia de igual forma.

Atlanta estuvo en posisión de gol de campo pero no supo capitalizar. Al contrario, una penalización por sujetar al rival de Michael Sanu les costó dicha ubicación en el campo y obligó a que patearan para regresarle el ovoide a Nueva Inglaterra.

La magia de Brady se hizo presente de nuevo y gracias a una atrapada espectacular de Julian Edelman entre tres Halcones y a la mitad del campo siguieron con vida. así ya estaban en posición de anotar y por medio de la via terrestre lo hicieron. James White corrió una yarda en medio de la linea defensiva para el empate a falta de la conversión de dos puntos que otra vez fue efectiva para la causa de los Pats.

Con el empate y sin mucho que comentar sobre el último minuto de partido, el Super Bowl LI se convirtió en la primera final de NFL que se decidiría en tiempo extra. El dueño de los Falcons veía desde la cancha como su equipo se desmoronaba, mientras que el jefe de los Patriotas vivía la remontada desde su palco.

Ahora los Pats ganaron el volado y decidieron recibir. Atlanta debía deternerlos u obligarlos a un gol de campo para seguir con vida. Nada de eso pasó y Tom Brady con su equipo necesitó de ocho jugadas para atravesar el campo.

James White había empatado el juego y fue el mismo White el que le dió la victoria a su equipo cuando corrió dos yardas y puso el ovoide sobre la linea de cal en la zona de anotación, suficiente para seis puntos, un touchdown y el quinto título de Super Bowl en la historia de los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Tocando el Cielo

Con ello las miradas se centraron en Tom Brady. El mismo jugador que había hecho corajes en la primera mitad, irradiaba felicidad al final del partido. Matt Ryan se desapareció, pero Brady y sus compañeros alzaron un título más de Super Bowl, tal vez el más sufrido.

El dueño Roger Kraft lo catalogó como el más dulce que ha conseguido su equipo. El magnate de 75 años no podía contener la emoción del momento al igual que sus jugadores. Donald Trump, amigo de Kraft no tardó en felicitarlo por medio de su cuenta de Twitter.

Es que cuando le das 40 minutos de posesión al mejor equipo de la liga, es difícil pensar que vas aganar. Los Halcones se excedieron buscando pases largos, especialmente en tercera oprotunidad. Así sus posesiones duraron menos y le dieron el tiempo suficiente al ahora MVP del Super Bowl para orquestrar ataques que le valieron un quinto anillo.

Los Pats regresan a casa como campeones y vendrán a México para la próxima temporada como tales. Aún no se sabe si Brady y Bellachick continuarán con el equipo, pero lo que si se sabe es que son el duo más exitoso de mariscal-entrenador en la historia.

El número 12 de Nueva Inglaterra es el único mariscal de campo con cinco títulos de NFL en la historia, superando a Terry Bradshaw y Joe Montana. La pregunta ahora es; ¿Que sería de los Patriotas sin Brady?

Super Bowl en Tiempos Difíciles

Houston, Texas vuelve a ser el escenario de un Super Bowl 13 años después de haber albergado un súper domingo. El evento deportivo de un solo día más visto en todo el mundo esta a la vuelta de la esquina.

Los Patriotas de Nueva Inglaterra llegan como el equipo más dominador de los últimos años en la NFL, y fue precisamente en Houston dónde se coronaron por segunda vez en su historia ante las Panteras de Carolina.

Antes y Ahora

Será en el mismo estadio pero con diferente nombre. En el 2004 se llamaba Reliant Stadium, ahora es el NRG Stadium. Antes era con pasto natural, ahora es con pasto artificial. Antes fueron Janet Jackson y Justin Timberlake los encargados del show del medio tiempo, ahora sera Lady Gaga.

Lo que si ha cambiado y mucho es el entorno político y social bajo el que se estará jugando este partido. Estados Unidos ha entrado en una crisis nerviosa tras el cambio de estafeta en la Casa Blanca. La salida de Barack Obama y la llegada de Donald J. Trump tienen en shock no solo a un país, sino a todo el mundo.

El Super Bowl tiene la capacidad de ser un distractor de todo lo que esta pasando en Estados Unidos. A diario el presidente número 45 de los Estados Unidos ha tomado decisiones bastante polemicas para lo que el considera el bien de su país.

Sin embargo los detractores son muchos. Desde el pueblo que no voto por él, los medios de comunicación quienes estan en constante conflicto con el presidente y varias naciones que se sienten amenazadas por el nuevo líder de los Estados Unidos de América.

Presidentes en Super Bowls

Al Super Bowl es muy raro ver que asista el presidente en turno. Donald Trump dificilmente viaje a Houston para el gran final de la temporada 2016 de la NFL. Todo esto por motivos de seguridad, la cual es impresionante en cada sede de un Super Bowl. Lo que si es común, es ver a ex-presidentes.

En Houston será el Presidente #41 de EEUU George H. W. Bush, 92, quien haga el volado antes del partido junto con su esposa Barbara. Cabe señalar que el aeropuerto de Houston lleva su nombre. La familia Bush es una famillia bastante querida y respetada por el pueblo texano.

En el 2005 Bill Clinton y Bush estuvieron presentes en la ceremonia del volado. Es posible que en un par de años veamos a Obama ser parte de este gran domingo que termina siendo un día festivo en Estados Unidos.

Texas es un estado mayormente republicano. Dicho partido politico no es odiado por gran parte de la población, haciendo posible que la visita de un político enviado de Washington no sea tan mal vista como si se fuera a otro estado. Mike Pence, el ahora Vicepresidente de la Unión Americana si esta contemplado en la lista de invitados al partido del domingo.

Patriots vs. Falcons en Niveles Políticos

No es nada difícil saber a quien apoya Donald Trump. El mismo dueño de los New England Patriots ha hecho pública su amistad con el ahora Presidente de su país. Robert Kraft dijo que a Trump lo conoce desde hace 20 años, y aunque nunca ha hecho negocios con él, como persona la relación ha sido muy buena. Enfatizó que cuando murió su esposa, el ahora Presidente de le llamaba seguido para ofrecer su ayuda.

Kraft sabe que su amigo no es bien visto por muchos y que sus ideas llegan a ser muy descabelladas. Sin embargo, le ha pedido al pueblo norteamericano mucha fe y paciencia con el Presidente. Confia en que su trabajo sacará al país adelante y no lo hundirá en una crisis como algunos expertos en materia política aseguran.

Sin embargo, del otro lado a la gente de Atlanta parece que Trump no es tanto de su agrado. Aunque el estado de Georgia también es en su mayoria republicano, la ciudad de atlante suele votar a favor de candidatos demócratas.

Poco antes de tomar posesión, Trump lanzó un duro mensaje contra uno de los representantes de esa ciudad, señalando que era una ciudad con muchos problemas de inseguridad y que va de mal en peor. Al parecer la gente de Atlanta ha usado las amenazas de Trump como motivación para demostrarle al magnate que pudiera ser una ciudad con un campeón de Super Bowl.

El dueño de los Halcones, Arthur Blank no comparte muchos puntos de vista con Donald J. Trump. Mientras quien fuera dueño del concurso de Miss Universo insiste en cerrar las fronteras y levantar un muro entre México y Estados Unidos, Blank ha dicho que lo que ha hecho grande a su país es la gran diversidad que hay en la población  con gente de todas partes del planeta.

Asi es que en este partido podemos decir que Trump esta del lado de los cuatro veces ganadores del Super Bowl, mientras que Atlanta es su rival a vencer. En caso de que Atlanta gane, no se sorprendan si Trump lanza un tweet para menospreciar a los Halcones.

A Jugar Se Ha Dicho

Los Patriotas y los Halcones de Atlanta poco o nada pueden hacer para que el mar de incertidumbre en el país desaparezca. Lo que si buscarán hacer es ganar para alzar el trofeo Vince Lombardi.

Nunca, en la historia de 50 Super Bowls el país estaba tan dividido como lo esta ahora. Podremos ver jugadores manifestandose a favor ó en contra de Trump y sus ideales, pues la plataforma es inmensa. No nos podemos olvidar de los comerciales para los que las compañias pagan cantidades inmensas de dinero por promover un producto ó mensaje.

Millones de personas estan al tanto más que nunca de lo que pasa en Estados Unidos y como las decisiones de Trump los pueden llegar a afectar. Este domingo, los ojos del mundo estarán sobre lo que pase en la cancha del NRG Stadium.

Esperemos un buen partido de fútbol americano. Uno que emocione a quienes lo ven por amor a sus equipos ó por amor al espectáculo que un partido como estos genera. Ojalá que la política pueda quedar a un lado, pero a como estan las cosas, todo puede pasar.

El Super Bowl LI Ya Tiene Invitados

Los Atlanta Falcons y los New England Patriots han ganado su boleto a ser los protagonistas del Super Bowl LI este 5 de febrero en Houston, Texas. El NRG Stadium, con capacidad para 72,220 espectadores será el escenario para definir al campeón de la NFL.

La mejor defensiva de la liga contra la mejor ofensiva de esta temporada se verán las caras. Un experto en súper domingos como lo es Tom Brady (6 Super Bowls) tendrá que pasarle por encima a un Matt Ryan que apenas hará su primer aparición en un partido de esta magnitud.

A partir de ya, el favorito se llama Nueva Inglaterra. El equipo más dominante de la liga en los últimos años busca su quinto título en la historia de dicha franquicia y todos en menos de dos décadas. En el 2002 ganaron por primera vez, después en el 2004, 2005 y en el 2015.

Jugadores han ido y venido de la plantilla de Robert Kraft, dueño de los Patriotas. Sin embargo la dupla de Bill Belichick y Tom Brady se ha mantenido unida todo este tiempo. Señalados como tramposos en algunas ocasiones, nadie les puede refutir que no son la dupla entrenador-mariscal más exitosa de la NFL.

Brady debutó el 30 de septiembre del 2001 ante los Colts de Indianapolis, en contra del mismisimo Peyton Manning. Egresado de la Universidad de Michigan, pocos pensaban que un jugador seleccionado en la sexta ronda del draft del 2000, tendría tanto éxito. Su oportunidad para iniciar llegaría por una lesión de Drew Bledsoe.

Sin ser la estrella ganó su primer partido 44-13. Desde entonces no ha visto lo que sucede en su retrovisor y se ha convertido en ganador de cuatro Super Tazones. Por ahora esta empatado con Terry Bradshaw y Joe Montana, nadie tiene más.

Los Patriots le pasaron por encima a los Steelers (36-17) en la ronda de campeonato de la AFC y solo perdieron ante los Bills de Buffalo durante la temporada regular. Tras haberse quedado en la rayita ante Denver el año pasado, ahora estan de vuelta para refrendar su título del 2015 cuando vencieron a Seattle.

Chris Hogan deberá replicar el nivel de juego mostrado ante Pittsburgh si quiere ser factor. 180 yardas en nueve recepciones y dos touchdowns lo hicieron unos de los jugadores más valiosos del partido. El jugador de 28 años de edad esta en su primera temporada recibiendo pases de Tom Brady tras jugar durante tres años con Buffalo.

Sus números superaron a los de Julian Edelman, el líder en recepciones de los Patriotas. Edelman  tuvo 98 recepciones para 1,108 yardas durante la temporada regular y promedió 12 yardas por recepción en los dos juegos de postemporada.

Por tierra su mejor arma se llama LeGarrette Blount. El ex-jugador de la Universidad de Oregon esta en su tercera temporada con New England y sin duda su mejor. Por primera vez en su carrera ha superado las mil yardas en una temporada (1,161) y solo ha permitido un balón suelto en 299 intentos de carrera.

Su linea defensiva suele poner en aprietos al mariscal contrario. En total tienen 34 capturas con un total de 30 derribos para perdida de yardas. Un total de 13 intercepciones pueden ser un número favorable para ellos. Mientras su ofensiva tenga el balón y Tom Brady este al mando, son muy peligrosos.

Del otro lado estará Atlanta. Un equipo que apenas llega a su segundo Super Bowl y ese fue hace casi 20 años cuando enfrentaron a los Denver Broncos en el SBXXXIII. Aquella vez perdieron 34-19. El equipo siente que es hora de ganar su primer trofeo Vince Lombardi.

El equipo estaba mejor clasificado que sus dos rivales en postemporada pero siempre fue el considerado como el equipo más debil durante dichos juegos. En la cancha apretaron a tanto Russell Wilson y a Aaron Rodgers para mandarlos a casa.

Un safety en el juego contra Seattle pareció cambiar el rumbo en favor de Atlanta. Hasta ese momento iban abajo pero esa jugada les dió la confianza que necesitaban para ganar. 36-20 fue el marcador en su triunfo de la ronda divisional.

Cuando muchos pensaban que deberían de ir a jugar a Dallas por su pase al Super Bowl, la sorpresa fue que recibirían dicho partido contra Aaron Rodgers y Green Bay. Rodgers llevaba ocho partidos sin perder y ya con Jordy Nelson de vuelta era dificil pensar que los de Wisconsin iban a perder.

Dicen que del dicho al hecho hay un gran trecho y Matt Ryan junto con sus compañeros lo comprobaron. Aaron Rodgers y su equipo decepcionaron. Atlanta logró anotar en 7 de sus nueve ofensivas y logró que Green Bay soltara el ovoide en dos ocasiones.

Mason Crosby, pateador de Green Bay, tenía una racha de 23 intentos de gol de campo acertados en postemporada. La última vez que había fallado fue en Atlanta en el 2010. Aunque Crosby había metido dos de más de 50 yardas ante los Dallas Cowboys, su intento de 41 yardas en el Georgia Dome se fue por un lado.

Los Falcons que terminaron la temporada con una racha de 11-5 dependen mucho de lo que haga Julio Jones. El receptor abierto de los Falcons registró 89 recepciones para 1,409 yardas. En el partido ante Green Bay corrió para 73 yardas en una de sus recepciones que acabó en touchdown. Jones fue uno de los 13 receptores a quien Ryan buscó para touchdown en la temporada.

Davonte Freeman, Mohamed Sanu y el resto de los hombres a la ofensiva, incluyendo el mismo Ryan pueden ser capaces de mover las cadenas. Ante Green Bay tuvieron la posesión del balón por más de 33 minutos, defendiendo casi de maravilla cuando no les pertenecía. Green Bay se fue en cero al descanso y con 24 puntos recibidos.

Así que los dos equipos que llegaron al Super Bowl tienen sus méritos para estar ahí. Atlanta otra vez no luce como el favorito pero ya estan acostumbrados a ese rol. Nueva Inglaterra quiere ese quinto anillo de Super Bowl y en la tierra de los Texans las posibilidades estan a su favor. El 5 de febrero conoceremos al ganador.

 

Ronda Divisional de NFL Playoffs

El Super Bowl LI se asoma en el horizonte y ocho equipos quedan con vida en los Playoffs de la NFL. Con la ronda de juegos divisionales de este fin de semana quedarán solo cuatro en la pelea por un pase a Houston, Texas el 5 de febrero.

Green Bay vs. Cowboys

Para muchos aficionados al deporte de las tacleadas, este es un juego que no se deben de perder. El equipo de Jason Garrett no gana un partido de juego divisional desde 1996 y para seguir con vida tendrán que vencer al mismo equipo que los dejó en el camino hace dos años.

Los Empacadores de Green Bay llegan a este partido con una racha de siete juegos ganados de manera consecutiva. El brazo de Aaron Rodgers esta dando de que hablar gracias a su precisión en los últimos juegos en los que no ha lanzado un solo pase interceptado.

19 pases de anotación, 2,029 yardas por aire junto con un QBR (Quarter-Back Rating) de 121.6 lo hacen el mejor mariscal de campo de las últimas semanas en la liga. Ante los Gigantes de Nueva York, tuvo 25 pases completos incluyendo un Ave Maria al final de la primera mitad para darle la ventaja a su equipo. Ventaja que ya no perderían.

A Rodgers le sienta bien la casa de los Vaqueros de Dallas, pues ahí ganaron el Super Bowl XLV ante los Pittsburgh Steelers. Sin embargo solo han ganado uno de cinco partidos de postemporada en Dallas ante el que acabó como mejor equipo de la Conferencia Nacional.

La baja más sensible para Green Bay será la de Jordy Nelson. Su receptor estrella no pudo recuperarse de un golpe en las costillas ante Nueva York. Serán Davonte Adams y Randall Cobb quienes esten al tanto de los pases de Rodgers para llegar a zona de anotación.

El juego terrestre no es un punto fuerte para el equipo visitante. Entre Ty Montgomery y Christine Michael no se combinaron ni para 100 yardas contra Gigantes. Otro punto debil es la linea defensiva, que se posicionó como una de las peores de la liga al final de 17 semanas.

Por el otro lado el equipo de la Estrella Solitaria busca revancha de aquella derrota en Lambeau Field en enero del 2015. Con una semana de descanso que a muchos jugadores les sirvió para recuperarse físicamente, se enfrentan a un equipo bastante golpeado.

Dak Prescott se ganó la titularidad sobre Tony Romo y también ha sido llamado al Tazón de los profesionales. Su temple y precisión a la hora de jugar no lo hacen ver como un novato en la NFL. Sin embargo, su primer juego de postemporada pondrá a prueba al muchacho de apenas 23 años de edad.

Su mejor amigo en el vestidor y otro en camino a ser el novato del año es Ezekiel Elliott. El egresado de Ohio State University ha tomado la liga por sorpresa corriendo para 1,631 yardas en su primera campaña con 15 touchdowns. En el partido de temporada regular contra Green Bay corrió para 157 yardas incluyendo un acarreo de 29.

A diferencia de otros años el juego aéreo no depende de Dez Bryant. Parte del éxito de este equipo se debe a la gran linea ofensiva que tiene Dallas (la mejor de la liga) y las opciones de receptores con las que cuenta como Jason Witten, Cole Beasley y Terrance Williams.

La disciplina de la defensiva para este partido será clave. Sean Lee tendrá que salir en una de sus mejores noches para detener a la bestia de Rodgers y de la ayuda de sus compañeros limitar el avance de Green Bay. El manejo del reloj ha sido favorable a los vaqueros.

Este será un duelo muy parejo. La moneda esta en el aire y pronosticar a un ganador es jugar con fuego. El ritmo de juego de Green Bay es su mejor arma pero Dallas no pierde en casa desde la semana uno de la temporada y viene descansado. El favorito por poco es Dallas.

Pittsbugh vs. Kansas City

El juego más parejo de la conferencia Americana debe de ser este. Pittsburgh es un equipo acostumbrado a jugar en playoffs y sus jugadores estrella en su mayoría son veteranos que saben lo que se estan jugando. Kansas City es un equipo que en los últimos años se viene acostumbrando a ser protagonista.

Los Acereros confian en el liderazgo de Big Ben para sacarlos de casi cualquier apuro cuando estan contra la pared. Aunque salió con una bota en el pie del partido anterior, estará disponible para enfrentar a Kansas por un pase al campeonato de conferencia.

Ben Roethlisberger ha lanzado para 3819 yardas esta temporada. Aunque no se caracteriza por ser rápido moviéndose en la bolsa de protección, es casi un hecho que sus pases encontrarán un receptor como lo hizo 328 veces en la temporada para 29 TD.

Antonio Brown es su receptor predilecto, a quien le lanzó el ovoide 106 veces para 1,284 yardas. Además cuenta con opciones como Le’Veon Bell y Elli Rodgers para mover las cadenas por la via aérea.

Por tierra el mismo Bell tiene gran capacidad para acelerar en espacios reducidos. En lo que va de la campaña ha registrado 261 acarreos para 1,264 yardas. Así que por falta de opciones el veterano Big Ben no se puede quejar.

Su comandante en jefe Mike Tomlin sabe arriesgar cuando las situaciones del juego así lo demandan. Su equipo ha demostrado ser mejor que el rival tanto por aire como por tierra, solo dependen de ser certeros en jugadas ofensivas para llevarse el partido.

Si la racha de los Vaqueros sin ganar un juego divisional se les hace larga, la de Kansas City es tres años más larga. Desde la temporada de 1993 que este equipo no llega al juego de campeonato. Ahora llegan con el sello de favoritos.

El mariscal de los Jefes, Alex Smith, esta jugando en su mejor nivel desde que se volvió profesional en el 2005 con San Francisco. Por primera vez en su carrera ha superado las 3,500 yardas por aire. A sus 32 años espera hacer historia con Kansas City.

El equipo de Kansas acostumbra más a mover las cadenas por la via aérea. Spencer Ware tuvo 214 acarreos en la temporada para sumar 921 yardas. Por aire, Travis Kelce llegó a avanzar 1,125 yardas en 85 recepciones, promediando 13.2 yardas por cada pase que llegaba a sus manos.

El punto debil de este equipo esta en la defensiva. Ellos suelen permitir 368.9 yardas por partido, pero también solo permite menos de 20 punto por partido (19.4) por 20.4 de los Steelers. Así que el duelo esta parejo y para cualquiera. Será el primer partido de postemporada que inicie después de las 19:00 hrs en la historia de la liga.

Los Otros Partidos

Del partido entre Seattle y los Halcones de Atlanta saldrá el otro finalista de la Conferencia Nacional. Houston tratará de dar la sorpresa para estar a un paso de albergar su propio Super Bowl. Para ello tendrán que superar al siempre complicado New England Patriots.

Venganza de Clemson ante Alabama

Hace un año en el imponente AT&T Stadium de Arlington, Texas, Clemson se tuvo que salir del campo viendo como Alabama celebraba otro campeonato nacional en su historia. El haber estado tan cerca de la gloria y perder 45-40 no dejo contento a nadie de naranja.

El lunes por la noche en el Raymond James Stadium de Tampa Bay tuvo lugar la revancha. Cuatro horas de fútbol americano colegial llegaron a un final más emocionante que una película de Hollywood.

Alabama, bajo los controles de Nick Saban quien es para muchos el mejor entrenador de fútbol americano colegial, logró imponer una diferencia de 14 puntos al inicio del partido. La defensiva de Clemson estaba siendo muy vulnerable y su mariscal Deshaun Watson sin oportunidades de meterse al partido.

Fue hasta que faltaban seis minutos en el segundo periodo que Watson logró poner a sus Tigres en la pizarra con un touchdown por la via terrestre al correr ocho yardas hasta las diagonales. 14-7 se fueron al descanso y lo mejor estaba aún por venir.

Paciencia fue la palabra clave para Clemson conforme agonizaba el partido. Para el final del tercer cuarto Alabama logró ampliar su ventaja a 10 puntos con un pase de 67 yardas de O.J. Howard para un 24-14 que podía haber matado las esperanzas de Clemson.

Sin embargo, Deshaun Watson, de apenas 18 años de edad y para muchos el jugador a quien le robaron el Heismann este año no se hizo chiquito contra la adversidad. Los últimos 15 minutos de juego fueron los mejores de su carrera colegial.

Empezando el cuarto cuarto se acercaron en la pizarra con touchdown de Mike Williams tras una recepción de cuatro yardas. Lograron tomar la ventaja por primera vez en toda la noche con 4:50 por jugar y un clavado de Wayne Gallman a la zona de anotación. Así, solo había que frenar a la siempre poderosa ofensiva de Alabama.

Seis jugadas le tomó a Jalen Hurts silenciar a la fanaticada de Clemson y retomar la delantera. Se llegaron a arriesgar en una cuarta oportunidad con una yarda por avanzar. Al final de la posesión fue Hurts quien anotó con una carrera de 30 yardas.

Con dos minutos por jugar y dos tiempos fuera disponibles Clemson salió a buscar hacer historia. Las jugadas de las que todos en el estadio y en sus casas se iban a acordar estaban por suceder. El momento del partido que define a los campeones apenas empezaba.

El equipo de Dabo Swinney, entrenador que jugó para Alabama y que buscaba su primer campeonato nacional como entrenador en jefe, puso a todos al filo de sus asientos. Watson y Jordan Leggett se sincronizaron para mover las cadenas y ponerlos en posición de anotar.

Eso se combinó con dos penalizaciones en contra de Alabama. La primera por conducta antideportiva que puso a Clemson en la zona roja y la segunda por una interferencia a un pase en la zona de anotación que coloco el ovoide en la yarda dos.

Con estas jugadas Clemson sentenció el partido

Hunter Renfrow se vistió de héroe al atrapar un pase de Watson con tan solo un segundo en el reloj. Así dejar sin oportunidad de reaccionar a Alabama y elevar a Clemson a lo más alto del fútbol americano colegial por segunda ocasión en su historia (primero en 1981).

Se dió la revancha y quienes la vieron no quedaron defraudados. Nick Saban perdió su primera final tras ya haber ganado 12. La paciencia de Clemson tuvo sus frutos y hoy hay un nuevo monarca. De Carolina del Sur, Los Clemson Tigers.

Arrancan los Playoffs de la NFL

Estamos a menos de un mes de saber que equipo se corona campeón del Super Bowl LI en Houston, Texas y este fin de semana arranca la ronda de comodines. Cuatro equipos de cada conferencia (Americana y Nacional) buscan avanzar a la ronda divisional.

Hoy analizaremos los dos juegos más llamativos de esta primera ronda. Un juego de la American Football Conference y otro de la National Football Conference. Cabe mencionar que los favoritos para conquistar el trofeo Vince Lombardi tienen una semana de descanso.

Raiders (12-4-0) vs. Texans (9-7-0)

Muchos se acordarán de aquel gran partido en el Estadio Azteca entre los malosos y los texanos. Aquella vez fueron los Raiders los locales y quienes se llevaron la victoria (27-20). Ahora serán los Texans quienes buscan cobrar revancha en su propia casa.

Aunque los Raiders pasaron más de media temporada mostrando un nivel excepcional de la mano de Derek Carr, el último estirón de la temporada no fue de lo mejor para ellos. La peor noticia la recibieron en la penúltima semana de la temporada regular, cuando su mariscal de campo estelar tuvo que salir debido a una fractura de pierna.

Sin Carr en los controles el equipo dependerá mucho de lo que puedan hacer por tierra. Matt McGloin también se lesionó ante Denver en la Semana 17 y deja todo en manos del novato Connor Cook.

Cook no tuvo una mala tarde ante Denver. El mariscal de 23 años lanzó 14 pases completos de 21 intentos y tan solo una intercepción. Uno de sus pases acabó en touchdown aunque los Raiders cayeron 24-6. Para Cook, el juego ante los Texans será su primero como titular, algo que nunca se había visto en la liga.

DeAndre Washington debe de convertirse en un arma importante para el equipo de California y tener una mucho mejor actuación que la que tuvo contra Denver, dónde solo corrio para 43 yardas en siete acarreos. Por aire las cosas estuvieron casi igual con Michael Crabtree avanzando 47 yardas en cinco recepciones.

La buena noticia para los dirigidos por Jack del Río es que  tanto en yardas por tierra (120.1) como en yardas por aire (253.2), promedian mejores números que sus próximos oponentes.

Los Texans también han tenido problemas definiendo a un mariscal de campo. Sin embargo, debido a que Tom Savage sufrió una conmoción ante los Titanes en el cierre de la campaña. Ahora Brock Osweiller recupera la titularidad y lo ve como una segunda oportunidad. Una oportunidad que no debe dejar pasar.

Osweiller ya tiene experiencia de jugar en postemporada con los Broncos de Denver, quienes ganaron el Super Bowl 50. Ahora quiere guiar a los Texanos a poder jugar un SB en casa. El ex-Bronco completó 301 de 500 pases para un 59% de efectividad. Sin embargo, su número más rojo es el de las intercepciones, ya que sufrió 16 a lo largo de la temporada.

Lamar Miller es su corredor estrella, sumando más de 1,000 yardas pero solo promedia 4 por acarreo. Eso si, Osweiller tiene facilidad para correr el ovoide cuando la bolsa de protección comienza a colapsar, sumando 131 yardas por la via terrestre.

DeAndre Hopkins es su receptor estrella, pero solo anotó cuatro touchdowns en la campaña sumando 954 yardas. Miller ha llegado hasta las diagonales en cinco ocasiones. En cuanto a defensivas se refiere, la de los Texans ha batallado poco más que la de Oakland.

Nueva York (11-5-0) vs. Green Bay (10-6-0)

A diferencia del juego que acabamos de repasar, en donde los mariscales apenas van conociendo la liga, aquí estamos ante dos de los mejores que hay en la NFL. El agarrón entre Eli Manning y Aaron Rodgers promete sacar chispas en Lambeau Field.

Por parte de los Green Bay Packers esta Rodgers. Un hombre que al final de su carrera seguramente tendrá su lugar asegurado en el Salón de la Fama. Un jugador que tradó más de media campaña en carburar al nivel que todos le conocemos pero que en la recta final de la temporada regular esta jugando a un nivel excepcional y de temer para cualquier rival.

4,428 yardas son para las que ha lanzado el número 12 de Green Bay en las últimas 17 semanas y solo siete intercepciones. El egresado de la Universidad de California promedia un 65.7% de efectividad en sus pases, número que va a la alza últimamente.

Jordy Nelson sigue siendo el receptor favorito de Rodgers a quien ha encotrado en 97 ocasiones para 14 anotaciones de touchdown. Nelson logró superar la marca de 1,000 yardas con un total de 1,257. La dupla Rodgers-Nelson es la mejor en la historia de la franquicia.

Por tierra los Packers no son muy fuertes pero saben que no dependen de eso. Ty Montgomery no llega ni a las 500 yardas (457) en 77 acarreos. A pesar de ello, su promedio de 106.3 yardas terrestres por partido es superior a la de los Giants (88.2).

Tan solo los receptores Nelson y Davante Adams se han combinado para 26 anotaciones esta temporada. El equipo promedia 262.4 yardas por la via aérea y 368.8 por partido. En prácticamente todos los departamentos son superiores a los Giants.

Eli Manning ha tenido chispazos de grandeza durante la temporada regular, pero también ha dejado mucho que desear en algunas ocaciones. La poca protección que tiene detrás de la linea de golpeo y poca precisión en muchos pases hace dudar en la capacidad de este equipo.

Si bien fueron los únicos que pudieron derrotar a los Vaqueros cuando ellos jugaban con titulares, dejaron ir oportunidades para ganar partidos contra rivales como Baltimore en juegos que se definieron en los últimos instantes.

Eli ha lanzado para 4,028 yardas y 26 pases de anotación. Su receptor favorito es Odell Beckham Junior a quien ha encontrado en 101 oportunidades para 10 touchdowns. Sterling Shephard y Victor Cruz también son variantes confiables para Eli.

En lo que el hermano menor de los Manning si supera a Rodgers es en anillos de Super Bowl con dos por uno de su contrincante. Es más, Eli es el único mariscal de la liga que tiene más victorias de SB que juegos ganados como local en playoffs.

Aunque mucho del éxito de Nueva York dependerá de lo que hagan por aire, por tierra las opciones son claras con Rashad Jenkins y Paul Perkins quienes se han combinado para 293 acarreos y más de 1,000 yardas.

En cuanto a las defensivas la apuesta es un poco más segura con los Empacadores de Green Bay. Clay Matthews le ha llegado al mariscal en cinco ocasiones esta temporada de las 40 que suma su equipo. Además suman un total de 17 intercepciones encabezadas por Clinton Dix con cinco.

Por su parte la defensiva de la Gran Manzana ha derribado al mariscal del equipo contrario en 35 ocasiones y tienen el mismo número de intercepciones que Green Bay. Lo que si no tienen es buen manejo del reloj, permitiendo que su oponente tenga más tiempo el ovoide.

Otros Partidos

Además de estos partidos estan el de Detroit vs. Seattle en la Conferencia Nacional y el de Pittsburgh vs. Miami. Así que razones hay para quedarse en casa a ver grandes duelos en busca de un pase al Super Bowl LI en el NRG Stadium de Houston, Texas.

 

Invencibles e Increíbles Dallas Cowboys

Si hay un clásico histórico en la NFL que no se puede pasar por alto es el de los Dallas Cowboys contra los Pittsburgh Steelers. Si hubo un juego en la semana 10 de la temporada que no defraudo y sin duda superó las expectativas de muchos fue ese en Heinz Field.

Dos equipos que viven momentos muy distintos. Pittsburgh batallando para ganar y Dallas encontrando formas de hacerlo partido tras partido. El equipo de Jason Garrett llegaba a territorio enemigo con siete victorias consecutivas, los Steelers sin una desde el 13 de octubre cuando enfrentaron a los Jets.

Como en cualquier clásico, los equipos se olvidan de sus rachas y se enfocan en el día que se van a enfrentar. Ganar juegos como estos no solo representa una victoria en el librito de estadísticas, pero un rebulsivo psicológico que puede tener grandes efectos positivos para el jugador, equipo y afición en caso de obtener la victoria.

Esto pasó antes del partido

Las Anotaciones del Partido El juego comenzó de la peor forma para el marsical de campo de los Dallas Cowboys, Dak Prescott. Un balón suelto en su primera posesión del partido que a la postre fue capitalizada por los Steelers en un touchdown una vez que ellos hicieron sus jugadas. El mejor pateador de la liga, Dan Bailey recortó distancias con un gol de campo de 37 yardas. A pesar de eso, en la siguiente serie ofensiva de los Steelers, Ben Roethlisberger movió las cadenas con facilidad. Antes de que acabara el primer cuarto encontró a Eli Rogers dentro de las diagonales para su segundo pase de anotación de la noche (6-12). La ofensiva de los acereros dominaba a la defensiva de los vaqueros con facilidad y parecía que viceversa cuando atacaba Dallas. Con nueve puntos de desventaja Dak y el corredor egresado de Ohio State, Ezekiel Elliott tuvieron su primer gran jugada de la noche y con un pase pantalla, Elliott corrió 83 yardas para poner el juego 9-12 al final del primer cuarto. En el segundo cuarto el juego se puso aún más interesante. Dallas logró ponerse al frente por primera vez con un patadón de Bailey que desde la yarda 43 no batalló para sumar tres puntos (13-12). Chris Boswell, pateador de Pittsburgh que no fue utilizado para puntos extras, le devolvió el liderato a su equipo 15-13. Un aspecto en el que Dallas reprobó sin lugar a dudas fue en las penalizaciones. A final de cuentas le salieron baratas pero recibieron 10 castigos para ceder 98 yardas. Una de ellas fue una interferencia en la zona roja que los Steelers convirtieron en tres puntos más (13-16). Bailey acercó a su equipo con su última patada del partido y esta de 53 yardas (16-18). El egresado de Oklahoma State solo ha fallado en dos ocasiones durante la temporada (17/19). El receptor abierto Dez Bryant, quien se enteró de la muerte de su padre menos de 24 horas antes del partido, tuvo su mejor noche de la temporada que incluyó una recepción para TD de 50 yardas (23-18) para cerrar el tercer cuarto.

Si no era suficiente el drama y las emociones hasta el momento, los últimos 15 minutos de juego nos lo darían. Las primera posesión de cada equipo en este cuarto no movieron el marcador, pero Pittsburgh recuperó su ventaja por tierra con Le’Veon Bell (23-24). La calidad de Dak en momentos críticos estuvo a prueba, pero el muchacho que firmó para los de la estrella azul en la cuarta ronda del draft, demostró que de novato tiene poco. De los ocho minutos que quedaban, se robó casi seis moviendo las cadenas con todo tipo de jugadas. Fue con un acarreo de Elliott de 14 yardas que se pusieron al frente (29-24). Con menos de dos minutos en el reloj Pittsburgh no se dió por vencido. Sabían que un touchdown les daba la ventaja y con un engaño de “spike” y pase a Antonio Brown hizo que las toallas terribles ondearan como nunca en el Heinz Field. 30 a 29 lo ganaban los locales. A falta de 45 segundos, pero con tres tiempos fuera en la bolsa Dallas tomó posesión del ovoide desde la yarda 25. Prescott no se hizo chico ante la adversidad sino todo lo contrario. Encontro a Beasley y a Jason Witten para mover las cadenas. Fue el novato Sean Davis de Pittsburgh que puso a su equipo contra las cuerdas con una penalización de 15 yardas en su contra por sujetar de la mascarilla a Witten. Dallas ya estaba en posición de gol de campo, pero en la siguiente jugada fue Elliott quien se llevó el ovoide por el centro del campo para anotar con carrera de 35 yardas. Así llegó a 114 yardas en el partido y más de 1,000 en la temporada. Con nueve segundos en el reloj, Dallas retomó la ventaja en el séptimo y definitivo cambio de liderato del juego (35-30). Dallas, El Mejor de la Liga Así los Dallas Cowboys llegaron a una marca de 8-1. El equipo del magnate Jerry Jones no pierde desde la Semana 1 en casa contra los Gigantes de Nueva York.  Nueve semanas después, no hay equipo en toda la liga que tenga una mejor marca. En Estados Unidos, hasta los que han criticado más al equipo de la estrella solitaria, empiezan a creer en el.

Con apenas 23 años Dak Prescott parece haberle robado la chamba al veterano Tony Romo.Prescott, en su primera temporada ha vencido a los candidatos para estar en el Salón de la Fama Aaron Rodgers y a Ben Roethlisberger de visita. Su temple ante las situaciones más adversas no deja de sorprender.

Mientras que los reflectores de los medios apuntan hacia el número cuatro, Dak insiste que es gracias a cada jugador en el vestidor y miembro de la organización que se han logrado los resultados semana tras semana. Prescott ha mandado 280 pases en la temporada y solo le han interceptado dos. El 66.8% de sus pases han encotrado receptor.

Ezekiel Elliott no se queda atras. Un buen juego terrestre siempre ha sido clave para el éxito de Dallas. Desde que DeMarco Murray dejó al equipo hace dos temporadas, que Dallas no tenía tan buenos números por tierra. El mismo Murray dijo estar impresionado con Zeke quien ya lleva 1,008 yardas en 197 accarreos y más de 100 en cinco partidos.

Estos dos jugadores se han ganado el respeto de muchos a lo largo y ancho del mundo del fútbol americano profesional. Aunque la presión por seguir jugando al mismo nivel existe, los consejos de veteranos como Witten y Mark Sanchez hacia ellos es que se sigan divirtiendo con lo que hacen. Por ahora pintan para ser candidatos a jugadores más valiosos de la NFL.

Lo Que se Viene

Jerry Jones ha tratado de acabar con la polémica del regreso de Tony Romo que estuvo inactivo por ocho semanas recuperandose de otra fractura en su espalda. El dueño de los Dallas Cowboys ha dicho que Tony Romo se volverá a vestir con uniforme para el partido que viene contra los Ravens, pero que el titular seguirá siendo Dak Prescott.

El partido contra Pittsburgh era sin duda uno de los más interesantes en el calendario de los ahora líderes de la División Este de la Conferencia Nacional. Una victoria más les aseguraría un récord positivo al final de la temporada. De los siete juegos que les restan, tres son contra rivales de división.

Después de dos partidos de visita, ahora recibirán a Baltimore y a Washington en el AT&T Stadium. Luego irán de visita contra Minnesota y al MetLife Stadium en Nueva York contra los Gigantes, en un juego que les puede asegurar su pase a los Playoffs. Tampa Bay y Detroit serán rivales a vencer en casa para luego cerrar contra Carson Wentz y la Águilas de Filadelfia el primero de enero del 2017.

¿Por Qué el Super Bowl 50 No Decepcionó?

Las dos semanas previas al Súper Domingo, ya que se saben quienes son los equipos que estan en el Super Bowl han quedado definidos, la cantidad de fanáticos a la NFL crece en cantidades exponenciales. Pocos son los que se quedan fuera del tren llamado Super Bowl y todos esperan un espectáculo.

Tal vez muchos quedaron decepcionados con lo que pasó anoche en el Levis Stadium donde Peyton Manning y los Broncos de Denver ganaron por 24-10 sobre la Panteras de Carolina. Tal vez otros más sintieron que el show del medio tiempo tampoco estuvo a la altura del evento deportivo más visto en Estados Unidos y varias partes del mundo.

Para otros, todo parece estar dentro de lo esperado. En el fútbol americano muchas veces se esperan partidos con muchas anotaciones y defenisvas que no pueden meter ni las manos. Pero que me dicen del fútbol, un deporte que nos acostumbra al 0-0, 1-1 y otros marcadores con pocos goles. Cuando hay una muy buena defensiva como la de los Broncos de Denver, es difícil anotar los más de 30 puntos que Carolina nos estaba acostumbrando.

Plan de Juego

Si se esperaba más de Cam Newton, pero fue esa defensa, encabezada por Von Miller (nombrado Jugador Más Valioso) la que no le dió espacios a Cam. Una buena defensiva no te va a permitir anotar por mejor que sea tu propio mariscal de campo, que menos de 24 horas antes del partido, fue nombrado jugador más valioso de la temporada tras tener un récord de 17-1 antes del partido más importante de su vida.

El mariscal de las Panteras sufrió de algo de presión por el escenario tan grande, y de una ofensiva muy erratica. Newton tuvo sus chispazos de grandeza de vez en cuando. Correr con el ovoide fue su mejor arma. Sus lanzamientos fueron algo erraticos, pero eso también se debió a la gran presión que ejerció DeMarcus Ware y el resto de la defensiva de Denver.

A quien también hay que darle una mención honorifica es a Wade Phillips, coordinador defensivo del equipo que salió campeón. Phillips fracasó con Dallas y Houston antes de llegar a ganar su primer Super Bowl en 38 temporadas involucrado dentro de la NFL. Este hombre estaba desempleado semanas antes de que arrancara la temporada. Ayer en Santa Clara detuvo a la mejor ofensiva de la temporada que muy apenas anotó 10 puntos.

Mike Schula, cordinador ofensivo de las Panteras de Carolina, no tuvo de otra más que quitarse el sombrero ante la estrategia de Phillips y la ejecución del plan de Denver. A la ofensiva de Denver le basto solamente avanzar 194 yardas con el ovoide para crear una diferencia de 14 puntos a su favor en la pizarra. Balones perdidos y castigos le costaron a Carolina demasiado, por lo que les fue imposible remontar a lo largo de todo el juego.

Manning si se mostró superior a Newton en cuanto a su temple. Tras haber perdido uno de los dos Super Bowls que ya había disputado, a sus 39 años, la veterania jugó de su lado. A pesar de tener un pase interceptado y completar solo el 56.5% de sus pases, le bastaron a el y a su equipo para levantar el trofeo Vince Lombardi. El segundo para Peyton en lo que posiblemente fue su último partido.

Pepsi Halftime Show

Lo que a muchos decepcionó fue el espectáculo Pepsi Halftime Show. Estos 20-30 minutos son aún más vistos que el mismo partido. Coldplay fue anunciado como la banda principal de este espectaculo, pero en un intento por reunir a lo mejor de otros Super Bowls, llamaron a Bruno Mars y a Beyonce para que les echaran la mano.

El estilo de Coldplay junto con los de Bruno y “Queen B” no van muy acorde uno al otro. Además, en un espectaculo que nos tiene acostumbrados a la pirotecnia, los efectos especiales y demás, ayer si nos quedó a deber. Al mismo tiempo Coldplay supo que el show se realizaría con luz de día, cosa que no es muy comun. El juego siempre empieza a las 6:30 Hora del Este y en San Francisco apenas eran las 3:30 cuando arrancó el juego.

El show dejó a un lado las luces de neon y le dió color a las tribunas de la casa de los 49’s de San Francisco. Muchos dicen que el show ejemplificó el orgullo gay. Sea o no sea esa la verdad, se puede decir que se hizo lo que se pudo con lo que se tenía. Coldplay no se quisó llevar todo el crédito de un Super Bowl que marcaba 50 años del juego más importante en Estados Unidos. Tras dar paso a Bruno y Beyonce, hicieron un recuento de casi todos los artistas que le han dado vida al medio tiempo del Super Bowl.

No, no estuvo al nivel tecnológico de lo que hizo Katy Perry el año pasado y de lo que hicieron los Black Eyed Peas en el 2011 entre muchos otros. Lo que si hicieron fue cumplir con lo que el cómite organizador propuso e involucrar a casi todo el público presente en un show que es visto por millones de personas a lo largo y ancho de este mundo.

NFL en México

Es por eso, que para ser honestos, se puedes decir que el Super Bowl 50 no decepcionó. Si vives en México, la NFL llegará el 21 de noviembre en el Estadio Azteca con el partido entre los Raiders de Oakland y los Houston Texans.