Kipchoge se Hace Leyenda en Berlín

Eliud Kipchoge cruzó la meta del Maratón de Berlín con un tiempo de 2:01:39 para coronarse en la prueba de 42.195 kilómetros y ser el poseedor del récord mundial. El fondista de Kenia confirmó su posición como el mejor maratonista de todos los tiempos.

A sus 33 años Kipchoge a conquistado el mundo del atletismo con actuaciones soberbias al rededor del mundo. Lo que el mundo vió en Berlín es resultado de años de trabajo e insistencia por lo único que se la había negado hasta el momento.

En el 2003 ganó los 5,000 metros en el Mundial de Atletismo. En el 2004 fue medallista de Bronce en Atenas dentro de la misma prueba. En Beijing acarició el oro finalizando en segundo lugar en los 5 kilómetros y no participó en Londres 2012.

Es que a partir del 2012 se empezó a enfocar en pruebas de distancia larga como lo son el medio maratón. Si hay una selección muy difícil de conformar en la prueba del maratón es la de Kenia y el medio maratón no es un evento olímpico.

Sus actuaciones en la prueba reina de la distancia lo hacían el candidato ideal a romper el récord mundial. Antes de lo acontecido el domingo ya había ganado nueve de los diez maratones en los que había participado desde que debutó en el 2013. 

En Londres intentó romper el récord y aunque lo ha ganagando en tres ocasiones, la plusmarca se le negaba hasta por seis segundos. En Berlin ya lo había ganado en el 2015 y 2017. Para su tercer intento, todas las condiciones estaban dadas para el récord.

Es importante que en este proceso de madurez dentro del maratón esta la victoria en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Además Nike lo invitó a un proyecto para intentar romper las dos horas en el maratón.  En dicho intento se quedó a 25 segundos de la meta.

Es decir que su mejor maratón es de 2:00:25 en Monza. Sin embargo no es válido para ser considerado como récord mundial. Esto se debe a que al ser un experimento había muchas cosas controladas incluyendo la alternancia de pacers a lo largo de la ruta.

Por lo tanto, la mañana del 16 de septiembre en Berlín, las condiciones estaban dadas para convertirse buscar ese récord mundial. El año pasado la lluvia lo había impedido, ahora el cielo claro y una mañana fresca daban señales de que sería un buen día.

Se entrenó como nunca antes en Kenia para correr como nadie antes en Alemania. Fue asistido por “pacers” durante los primeros 30 kilómetros. A partir de entonces se fue solo, pero desde ese punto confesó que sabía que la plusmarca estaba en sus manos.

Así lo pensó, así lo soñó y así mismo sucedió. Su promedio de 2:52 por kilómetro era para no creerse y núnca se le vió fuera de si. Se dió el lujo de que se le cayera su última botella de agua a kilómetros del final y aún así pudo cerrar fuerte y detener el reloj en 2:01:39.

Kipchoge, 15 años después de haber debutado en la élite del ateltismo, se consagraba como el poseedor del récord del mundo y el mejor maratonista de todos los tiempos. 15 años de trabajo y hasta más lo convierten hoy en leyenda del atletismo a nivel mundial.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s