Super Bowl LI a lo Brady

Sin lugar a dudas el Super Bowl LI pasará a la historia como uno de los más increíbles todos  y Tom Brady ya puede ser considerado el mejor de todos los tiempos. Con un marcador de 34 a 28, Nueva Inglaterra consiguió su quinto trofeo Vince Lombardi en su historia.

Remando Contra Corriente

Los Halcones de Atlanta jugaron 45 minutos al nivel que les conocimos durante toda la temporada. Una ofensiva bastante dinámica y con Matt Ryan a los controles, sus fallas eran mínimas. Si algunos pensaban que al mariscal de los Falcons le podría pesar el honor de haber sido nombrado el Jugador Más Valioso de la temporada, Ryan despejó dudas.

La mejor ofensiva de la liga parecía poner contra las cuerdas a Bill Belachick frenándolo en casi cada posesión ofensiva. Tom Brady batalló mucho para encontrar a sus receptores y que ellos lograran las atrapadas a los que nos habían acostumbrado. Tras los primeros 30 minutos de Super Bowl el equipo de Atlanta ya estaba arriba 21-3.

Esos tres puntos parecían insignificantes, pero demostraron que el gigante estaba vivo. Un gol de campo les pudo haber dado confianza en que no todo estaba perdido antes del show del medio tiempo de Lady Gaga. 30 minutos para planear la segunda mitar, el tiempo necesario para analizar sus fallas y mejorar lo que se venía haciendo.

Atlanta le apostó a una cobertura de hombre a hombre sobre jugadores como Julian Edelman y Julius White. Esa estrategia parecía que poco a poco los encaminaba al título de la liga. Una apuesta que les cobraría factura al final del juego. El desgaste de la linea defensiva se haría palpable en el momento que más la necesitaban.

Aún al final del tercer cuarto las cosas no pintaban bien para Tom Brady y su equipo. La mejor defensiva de la liga había permitido 28 puntos.  Los Patriotas tan solo tenían nueve y hasta habían fallado un punto extra tras su único touchdown antes del periodo decisivo.

Se Venía Lo Bueno

Fue entonces que salieron los Pats que la gente conoce. Ese equipo que terminó la campaña regular con 15 victorias y una derrota y que llegó práctimente caminando al Super Bowl al vencer con facilidad a sus rivales en postemporada. Los fans de los Pats, que eran mayoría en el NRG Stadium poco a poco empezaron a hacer ruido.

Cuando quedaban poco más de 13 minutos en el reloj, los Patriotas metieron segunda. 19 puntos sin respuesta de Matt Ryan y compañia abrieron el camino para que pudieran empatar el partido a 28. Tras haber fallado en varias series ofensivas, terminaron con un total de 37 primeras oportunidades.

Halcones en Problemas

Atlanta tan solo pudo convertir una de sus ocho oportunidades en tercera oportunidad. En zona roja estuvieron perfectos (3/3), pero en el último cuarto nunca llegaron a ese lugar. Cuando los Pats apostaron por jugársela en una cuarta oportunidad, convirtieron.

El desgaste de la defensiva se podía vislumbrar desde la primera mitad. Matt Ryan ya no entró al emparrillado a falta de casi nueve minutos en el segundo cuarto. La defensiva detenía a Nueva Inglaterra, pero castigos en tercera oportunidad los permitían seguir moviendo las cadenas.

Una intercepción al que sería el MVP del partido para 82 yardas y un touchdown parecía que mandaba a todos a casa antes del descanso. Sin embargo, la historia del partido aún estaba por escribir su capítulo más emocionante.

Remontada Histórica

En el cuarto cuarto, los Patriotas tuvieron su primera posesión con 14:45 en el emparrillado. 12 jugadas en cerca de cinco minutos terminaron con un gol de campo que los acercaría a dos posesiones de empatar el juego. Atlanta no le bajó ni dos minutos al reloj cuando recibió el ovoide.

Nueva Inglaterra volvió a recibir el balón y en 148 segundos volvió a anotar. Ahora con touchdown y conversión de dos puntos incluida. A pesar seguir abajo en el marcador, el público estaba de su lado y el momento anímico les pertenecia de igual forma.

Atlanta estuvo en posisión de gol de campo pero no supo capitalizar. Al contrario, una penalización por sujetar al rival de Michael Sanu les costó dicha ubicación en el campo y obligó a que patearan para regresarle el ovoide a Nueva Inglaterra.

La magia de Brady se hizo presente de nuevo y gracias a una atrapada espectacular de Julian Edelman entre tres Halcones y a la mitad del campo siguieron con vida. así ya estaban en posición de anotar y por medio de la via terrestre lo hicieron. James White corrió una yarda en medio de la linea defensiva para el empate a falta de la conversión de dos puntos que otra vez fue efectiva para la causa de los Pats.

Con el empate y sin mucho que comentar sobre el último minuto de partido, el Super Bowl LI se convirtió en la primera final de NFL que se decidiría en tiempo extra. El dueño de los Falcons veía desde la cancha como su equipo se desmoronaba, mientras que el jefe de los Patriotas vivía la remontada desde su palco.

Ahora los Pats ganaron el volado y decidieron recibir. Atlanta debía deternerlos u obligarlos a un gol de campo para seguir con vida. Nada de eso pasó y Tom Brady con su equipo necesitó de ocho jugadas para atravesar el campo.

James White había empatado el juego y fue el mismo White el que le dió la victoria a su equipo cuando corrió dos yardas y puso el ovoide sobre la linea de cal en la zona de anotación, suficiente para seis puntos, un touchdown y el quinto título de Super Bowl en la historia de los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Tocando el Cielo

Con ello las miradas se centraron en Tom Brady. El mismo jugador que había hecho corajes en la primera mitad, irradiaba felicidad al final del partido. Matt Ryan se desapareció, pero Brady y sus compañeros alzaron un título más de Super Bowl, tal vez el más sufrido.

El dueño Roger Kraft lo catalogó como el más dulce que ha conseguido su equipo. El magnate de 75 años no podía contener la emoción del momento al igual que sus jugadores. Donald Trump, amigo de Kraft no tardó en felicitarlo por medio de su cuenta de Twitter.

Es que cuando le das 40 minutos de posesión al mejor equipo de la liga, es difícil pensar que vas aganar. Los Halcones se excedieron buscando pases largos, especialmente en tercera oprotunidad. Así sus posesiones duraron menos y le dieron el tiempo suficiente al ahora MVP del Super Bowl para orquestrar ataques que le valieron un quinto anillo.

Los Pats regresan a casa como campeones y vendrán a México para la próxima temporada como tales. Aún no se sabe si Brady y Bellachick continuarán con el equipo, pero lo que si se sabe es que son el duo más exitoso de mariscal-entrenador en la historia.

El número 12 de Nueva Inglaterra es el único mariscal de campo con cinco títulos de NFL en la historia, superando a Terry Bradshaw y Joe Montana. La pregunta ahora es; ¿Que sería de los Patriotas sin Brady?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s