México y Su Paso por Río 2016

Los Juegos Olímpicos de Río 2016 confirmaron el dominio de Estados Unidos en el deporte mundial y fortalecieron la imágen de delegaciones como la de Gran Bretaña que se coló en el segundo lugar del medallero. Sin embargo, mucho más abajo quedó México, que con cinco medallas vistió lo que por varios días tenía pinta de desastre.

126 atletas partieron de México a Brasil tras haber conseguido las marcas que el Cómite Olímpico Mexicano les exigió para clasificar. En varios deportes, dichas marcas eran más complicadas que las impuestas por el propio Comité Olímpico Internacional, lo que para Carlos Padilla, director del COM, hizo pensar que los buenos resultados se darían solos.

Con Carmen Campuzano, ciclista de montaña como la abanderada de México en la Ceremonia de Apertura en el Estadio Maracaná, la fiesta de unos juegos con una de las delegaciones mexicanas más grandes de los últimos tiempos, comenzaba. Lo que el cinco de agosto fue una fiesta, en los días posteriores se convertiría en pesadilla.

México y su Pobre Fútbol

Pasaban los primeros días de competencia y México no aparecía en el medallero. Aida Román falló y se quedó lejos de defender su plata en Tiro con Arco. Lo peor fue cuando la Selección Mexicana de fútbol fue eliminada en la fase de grupos, ahí si ardió Troya. Un equipo que pintaba para bicampeón olímpico solo ganó uno de sus tres partidos.

Una selección que recibe diez o más veces el apoyo que merece por parte de televisoras, patrocinadores y directivos, no pudo ni contra Alemania ni contra Corea y sufrió contra Fiji. Mientras  ya los pintaban en la final contra Brasil, la realidad de lo que es el fútbol mexicano superó cualquiera de sus sueños.

Para muchos mexicanos, las olimpiadas se terminaron el día que México quedó fuera en su deporte nacional, el fútbol. Para otros, esto apenas empezaba. Se venía lo mejor, las medallas.

Para el apoyo que recibe México en fútbol, clasificar a Juegos Olímpicos lo hace una obligación. Esta selección hasta ya tenía comprado el boleto de regreso antes de su tercer partido por si se necesitaba y si se necesitó. Esa selección a la que los reporteros no dejan de seguir, la tuvieron que dejar ir a medio calendario de Juegos Olímpicos. Varios consideraban esto como el golpe más duro contra Claro Sports y Slim y así no fue.

#NoTodoEsFútbol

Y es que las medallas no llegaron en fútbol pero llegaron en atletismo, boxeo, pentatlón moderno, clavados y en taekowndo. Disciplinas que muy apenas aclanzan difusión cuando los JJOO no estan a la vuelta de la esquina. En lo que llegaron se siguió señalando de fracaso el que muchos atletas se quedaran a la orilla del podio, sin tomar en cuenta lo que llegar a Río representaba.

Llegar a Río representa no solo ganar una competencia o dar la marca. Para la gran mayoría de los que estaban representando a México ahí, representó cuatro años ó más de mucho esfuerzo. De sacrificar salidas con amigos, compromisos familiares, horas de sueño, entre muchas otras cosas con tal de estar representando a la delegación azteca en Río lo mejor posible.

La competencia también cuenta y muchos atletas nacionales lo saben, muchos televidentes no. A los Juegos Olímpicos van los mejores del mundo, atletas que se preparan día tras día para llegar ahí. En el caso de muchos países, especialmente los europeos, la competencia interna es muy fuerte, al igual que en Estados Unidos, dónde dar la marca no es suficiente, tienes que ser de los mejores dentro de tu disciplina.

Lejos de las Potencias

En México no hay selectivos de Juegos Olímpicos, en Estados Unidos la marca olímpica del maratón la dan más de 200 atletas de los cuales solo van tres hombres y tres mujeres. En pruebas de pista y campo solo van tres de cada evento aunque más de 1,000 hayan dado las marcas.

En países con ese nivel de competencia, el saberte uno de los clasificados te hace favorito una vez logrado el pase. Muchos de esos casos tienen el común denominador de que se fueron formando en su disciplina desde temprana edad y siguieron un proceso bien establecido, con los apoyos tanto familiares, escolares y deportivos que eran necesarios para su mejor rendimiento.

En México, son pocos los afortunados que no tienen que sacrificar mucho para llegar a esos niveles. La mayoría, tienen que dejar a un lado los estudios para poderse dedicar de lleno a la preparación deportiva. Para poder salir a competir, tienen que pedir apoyo en dónde sea, hasta en camiones, porque ni el gobierno ni su propia federación se los va a dar.

La Preparación Que Hace Falta

En el deporte de clase mundial es muy importante el fogueo. El estar en constante roce con los mejores del mundo ayuda mucho al desarrollo del atleta. No es lo mismo ganar un campeonato nacional que quedar a media tabla en una carrera de universidades en Estados Unidos ó ser de los últimos en carreras de Diamond League en Europa. Muchos aprenden más de perder ante los grandes que de ganar ante los chicos.

Decir que Rodolfo Cazaubón fracasó en golf, que Crisanto Grajales no lo hizo bien el en triatlón, que Paola Espinoza nos quedó mal en clavados, que Raúl Curiel la regó en el boxeo y que muchos otros atletas no estuvieron a la altura de unos Juegos Olímpicos es mentira. Si comparamos el nivel de apoyo con la calidad de resultados, el único fracaso fue el de fútbol.

El fútbol ideotizó a una nación. La hizo soñar con el oro y recuperarse del desastre en Copa América, pero no pudo. La hizo pensar que Neymar sufriría ante Alfredo Talavera como sufrió contra Guillermo Ochoa en el Mundial del 2014 pero el jugador del Barcelona no se tuvo que preocupar. La hizo soñar que si iba a llegar una medalla para México, sería en el fútbol, y de los cinco deportes en los que se sacaron medalla, ninguno fue el fútbol.

La Novela de Alberto Castillo

Es importante mencionar que las quejas también se fueron contra Alberto Castillo, titular de la CONADE. Se le criticó por llevar a su novia enfundada con el uniforme de la delegación mexicana. Se le criticó por quejarse de los jueces en los clavados y recriminarles la multa que la FINA le había impuesto a México por negarse a organizar el Mundial en Guadalajara.

Si, Castillo la regó en muchas cosas estando en Brasil, eso no esta a discusión. Le dió acreditaciones a quienes no debía y no se manejaron bien la del personal de algunos deportes. Le quitó el contrato de los uniformes del desfile a una modista mexicana para dárselo a Hugo Boss. A pesar de todo, Castillo si ha hecho algunas cosas bien.

El que era jefe se seguridad en Michoacan, ahora ha tratado de acabar con la corrupción que existe en las federaciones deportivas del país. Es un proceso muy largo y que lleva más tiempo que los cuatro años que lleva al frente de la CONADE. Sus problemas con el boxeo ha llevado a que los pugilistas tuvieran que salir a la calle a botear para uniformes y viajes.

La mentalidad de Castillo es de dos filos, puede ser buena y puede ser mala. Va contra la corriente de lo que se ha venido haciendo. No le deja respirar a los líderes corruptos del deporte en México, los pone contra las cuerdas. Les ha quitado el poder que por mucho tiempo tuvieron.

Su visión es a más de seis años, pensando implementar sistemas como los que se manejan en Estados Unidos para el desarrollo del deportista. Ahí, el apoyo de las universidades hacia sus programas atléticos marca una gran diferencia. Mientras que en México muchos tienen que decidir entre estudiar y jugar, allá se pueden compaginar las dos sin problemas.

Será cuestión de esperar si su sucesor lo apoya, o se va por la fácil para contrarestar el poco avance que podrá tener en el tiempo que le falta. Afortunadamente para algunos, y desafortunadamente para otros, su tiempo con la CONADE puede que solo hay durado un ciclo olímpico, mientras que el que le siga tendrá dos.

Lo Rescatable

A final de cuentas, México se fue con cinco medallas, tres de plata y dos de bronce. Por primera vez desde Atenas 2004 que México no gana una medalla de oro. Marisol González se quedó a unos pasos del oro en la Caminata de 20 kms. María del Rosario Espinoza a unas patadas de lo mismo en Taekwondo y Germán Sánchez a unos puntos desde la plataforma de diez metros en clavados. Misael Rodriguez fue el primero en sacar medalla con una de bronce y ya cuando agonizaban los juegos, Ismael Hernández se llevó el bronce en el pentatlón moderno.

Ya se vienen los Juegos Paralímpicos, y seguramente ahí habrá más medallas para México. El común denomindador de los deportistas en México son personas que luchan contra si mismas, contra sus rivales y contra muchos obstaculos en su preparación para intentar llegar a lo más alto. Llegar a Juegos Olímpicos es algo que a muy pocos se les da, así que estar ahí no es por suerte.

Estar ahí es algo que muchos quisieramos pero pocos logran. Es algo que para el espectador común no es suficiente, sin medalla no hay honor según muchos. La realidad es que ninguno de los que va deja de dar su mejor esfuerzo. La gran mayoría se mueren en la raya ante los mejores del mundo y cuando das lo mejor de tí, no le has fallado a nadie.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s