Muguruza! De promesa a realidad

Garbiñe Muguruza se presentó en las canchas del Roland Garros como una finalista de Wimbledon y nada más. Su historial en el Grand Slam de Paris no hacía que la gente pensara en que sería ella la nueva reina del tenis en arcilla. Dos semanas después de que inició el torneo, es esa española quien destronó a Serena Williams.

Una tenista de apenas 22 años de edad y con una sola final de Grand Slam en su palmarés había dejado mucho que desear desde haber llegado a esa instancia en Wimbledon. En Paris, no lograba pasar de cuartos de final. El 4 de junio se daba una revancha con la historia. En Inglaterra su rival fue la misma Serena, la número uno del mundo y la que ahora iba por su título número 22 de Grand Slam.

Williams había sufrido para avanzar a la final. Desde perder un set con Yulia Putintseva en los cuartos de final, a sufrir de cierto modo para vencer a Kiki Bertens, una de las revelaciones del torneo. Al final de cuentas su experiencia la guió para solucionar situaciones adversas y llegar a una final buscando igualar la marca de Steffi Graf.

Muguruza tuvo un camino similar, pero cada que avanzaba de ronda, era un paso hacia lo desconocido, especialmente en la semifinal y la final. Su primer set en el torneo la puso contra las cuerdas al caer 4-6 con Karolina Schmiedlova, pero de ahí en fue imbatible. Ganó cada set después de ese ligero descalabro.

Llegó a la final en la cancha Philippe-Chatrier con la ilusión de escribir una historia dorada en las páginas del tenis. La última española en salir victoriosa del torneo había sido Arantxa Sánches-Vicario en 1998. Casi 20 años después, y con el abandono de Rafa Nadal por lesión, las esperanzas del tenis español estaban en la raqueta de Muguruza.

Llegó a la cancha central como la cuarta mejor jugadora del mundo, y por hoy es la reina. No se achicó ante la gran Serena Williams, su oponente norteamericana de 34 años y con casi 30 finales de Grand Slam era la favorita en la cancha y varias casas de apuestas. OscarSports les había adelantado que Muguruza podía ser una rival a considerar.

Fue exactamente así como llegaron las dos a la cancha. Una buscando escribir su nombre en las páginas doradas del tenis como campeona de Grand Slam y la otra buscando hacer su legado aún más grande. Este día, la pelota y la historia botaron a favor de Garbiñe Muguruza que no perdió un solo set contra la número uno del mundo, la gran Serena Williams.

Fue un partido de 22 juegos en total. Muguruza se ayudó mucho de su servicio ganando 49 puntos cuando a ella le tocaba sacar. Nueve dobles faltas fueron contrarrestadas por cuatro aces a lo largo de la final y el 74% de sus puntos fueron ganados cuando su primer servicio entraba en juego.

Williams prolongó el partido quitándole cuatro puntos para quiebre, mismos que pudieron haber significado el final del partido y el campeonato. Momentos después, con la española al servicio, ella se puso 40-0 y lo que pasó después tiene a Garbiñe Muguruza, la jugadora nacida en Caracas, Venezuela, que representa a España y vive en Genova, Suiza como la campeona del Roland Garros 2016.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s