Noche Mágica de Champions League

Aunque no soy fanático del fútbol, lo sigo y siento concer el nivel de importancia de ciertos torneos. A nivel de clubes, no hay torneo más importante y con mayor tradición que la UEFA Champions League. En mi viaje por Europa me tocó vivir uno de estos partidos y cualquier expectación que yo tenía fue superada.

Al saber que el Real Madrid se enfrentaría al Wolfsburg en cuartos de final de dicho torneo durante mi estancia en la capital española, no dudé ni tantito en investigar el precio de los boletos. Aunque en el papel, el equipo alemán no representaba mucho peligro para la escuadra merengue, no tenía otra opción en cuanto a fechas y me hice de un boleto antes de partir al viejo continente.

La idea era que podría ser mi regalo por calificar a Boston en el maratón de Rotterdam dos días antes. Que mejor motivación que esa después de cinco meses de entrenamiento y toda una vida queriendo presenciar a mi equipo favorito en su propio estadio jugar un partido de finales en Champions League. El hecho de que tuvieran que remontar un marcador adverso de 0-2 tras los primeros 90 minutos de la serie lo hacía aún más interesante.

El Maratón de Rotterdam no terminó como lo esperé y hasta pensé en revender el boleto pues no sentía merecer el premio que me prometí. A final de cuentas me lo quedé, pues me podía servir para por 90 minutos y algo más, olvidar el trago amargo del maratón. Asi fue, el 12 de abril a las 5:00 pm salí con un amigo rumbo al mitico estadio Santiago Bernabeu.

Afuera del Santiago BernabeuIMG_0050 2

Llegando al Estadio el sol brillaba sobre las calles de Madrid. Realmente poca actividad a las afueras del inmueble pero eso cambiaría conforme se acercaba el partido. Las dos cosas en las que pensaba eran; Vas a ver al Real Madrid y que no se te moje ni se te pierda el boleto.

Nos acercamos al tunel de acceso por el que llegaría el camión. Se me hizo raro que hubiera poca seguridad en esa zona pero poco después la Policia Nacional y la de Madrid instrumentaron un operativo digno de seguridad europea. Helicopteros, caballos, camiones anti-motines, y cientos de policias resguardaban las calles aledañas al estadio.

Nos fueron alejando del tunel hacia una de las calles por dónde llegaría el camión. Fueron cerca de dos horas las que pasamos esperando a ver al camión. Conforme se acercaba la hora del partido, la cantidad de gente el las calles se había triplicado. El sol que brillaba hace unas horas, se escondió y dió paso a una lluvia que no apagó los animos de la afición.

Los ultras se encargaron de ambientizar las calles y los demás simplemente les seguiamos la corriente. Esperando ese momento que por fin llegó poco menos de dos horas antes del partido. Con porras, gritos y demasiado ruido, la gente animaba al Real Madrid a darle la vuelta al marcador global. Ver pasar el camión a escasos 5 metros fue el inicio de una gran noche.

Llegada del camión del Real Madrid

Una de las cosas que más me sorprendió fue el orden con el que la gente accesaba al estadio. Había mucha seguridad, pero a pesar de todo, las filas para entrar eran casi inexistentes. En menos de 20 minutos camine por fuera de la mitad del estadio, pasé seguridad y encontré mi asiento.

No lo podía creer. Estaba en el Santiago Bernabeu. Un estadio que veo muy seguido en televisión y del que he escrito mil y una veces. He estado en muchos estadios, pero el Bernabeu era uno que deseaba conocer más que muchos otros. Es imponente, es bonito y alberga los partidos de mi equipo favorito. ¡Que más podía pedir!

Poco a poco se fue llenando el estadio, para la hora del arranque eran contados los espacios vacios. El himno de la Champions lo grabé, pues era un momento especial dentro de una noche que de por si ya lo era. Poco a poco me iba percatando del tipo de afición que tiene el conjunto merengue. Era tal como me lo imaginaba y un poco más.

El Himno de la Champions League

Había mucho nerviosismo al inicio del partido. Remontar un 0-2 ante un buen equipo alemán que se sabe defender no tenía tranquilo a casi nadie en el estadio, más que a los alemanes. Cabe mencionar que algunos de los de su porra se hospedaban en mi hostal. Al cuarto de hora del partido, todo fue cambiando.

El primer gol de Cristiano Ronaldo. Apenas lo estabamos terminando de celebrar cuando menos de 90 segundos después, el segundo gol del portugués y con eso el partido estaba empatado en el global. 16 minutos y ya se podía soñar con remontar y hasta golear al Wolfsburg.

En ningun momento se callaron las 80,000 almas en el estadio. La lluvia cayó al inicio del segundo tiempo y el Wolfsburg seguía apostando a mantener el 0-2 y buscar un gol en contragolpe. El Madrid tocaba y tocaba el balón pero con poca claridad al frente. Ver a Zinedine Zidane (mi jugador favorito de todos los tiempos) en la banca era un boleto aparte.

La celebración de Ronaldo tras el segundo golFullSizeRender 10

La afición del Bernabeu es exigente. Conocen bien a sus jugadores y nunca dejan de gritarles. Se creen entrenadores tal y como lo hacen en muchos otros paises pero a diferencia de otros, no parecen estar hablando por hablar. Siempre le encuentran fundamentos a sus ideas y no tienen miedo a expresarlas.

La afición se comporta a la altura de un partido importanteIMG_0101

Sufren tanto como los sudamericanos al no ver que caiga el gol. Aplauden a los esfuerzos y empujan al equipo a base de cánticos basados en el tipo de momento en el que se encuentra el partido. Los madridistas en el estadio sabían que a falta de diez minutos se necesitaba un gol para no ir a tiempos extras.

Con gritos de “Cristiano, Cristiano,” que el mismo CR7 silenció para que apoyaran al resto del equipo, la presión para el Wolfsburg creció. Un tiro libre para los locales fue la cereza del pastel. Ver a Keylor Navas correr toda la cancha para hablar con Ronaldo hacía pensar que algo especial podía pasar.

Así fue. Ronaldo anotó su tercer gol de la noche con ese tiro libre que pasó entre la barrera y se incrustó en el poste inferior izquierdo del portero. Tres a cero y explotó el Santiago Bernabeu. Una remontada obligada para seguir con vida en el torneo más importante de Europa y soñar con una onceava Copa de Campeones de Europa.

¡Se logró la remontada en el Bernabeu!Final Bernabeu

Tras el silbatazo final fue una fiesta entre toda la afición blanca en el estadio que se extendió a las inmediaciones y hasta el metro. Se consiguió el pase a la siguiente fase. Para mi, uno de los boletos que mas ha valido la pena. Una noche mágica de Champions League en el Santiago Bernabeu con un 3-0 para mi equipo y los tres goles de Cristiano Ronaldo. Sin duda, algo que cualquier aficionado al fútbol debe de vivir. ¡Hala Madrid!

¡Feliz porque ganó el Madrid!Bernabeu Selfie

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s