De Los Ángeles a Río en 42.196 Kms.

Llego la fecha para que más de 200 maratonistas norteamericanos se disputaran tan solo seis boletos para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro a realizarse este verano en Brasil.

Más allá de tener que competir contra el resto del grupo, cada atleta tenía que hacer una buena estrategia para no deshidratarse, pues el sol salió fuerte desde el inicio de la competencia (20 grados centígrados) e hizo que en el inicio de la misma, todos corrieran a un paso conservador.

Había muchas incógnitas tanto del lado de las mujeres como en el de los hombres. En la rama varonil, Meb Keflezghi de 40 años, era el hombre a seguir por tener la mejor marca hasta el momento pero por primera vez se enfrentaba a un muchacho de 28 años de edad llamado Galen Rupp. Rupp, quien es entrenado por Alberto Salazar, uno de los mejores entrenadores en el mundo del atletismo, apostó por que el subcampeón olímpico en 10,000 metros de Londres 2012 debutara en la reina de todas las distancias.

Salazar, sabiendo que el calor solo iría aumentando durante la carrera, le hizo hoyos a la camisa de Rupp y esto en algo le ayudó. Rupp hizo ver el maratón como un simple paseo. Nunca se mostró cansado y se pegó con Keflezghi. Fue aproximadamente a cinco kilómetros del final que Rupp pisó el acelerador a fondo para alejarse de el campeón de los 2012 Olympic Trials y convertirse en el nuevo campeón con un tiempo de 2:11:11 en su primer maratón.

Con la ausencia de Ryan Hall, maratonista olímpico en el 2008 y 2012, estaba la esperanza de que Nathan Ritzenhein se colara dentro de los primero tres tras haber quedado en cuarto en Houston en el 2012. Esta vez, el calor y su propio cuerpo no le permitieron seguir con los líderes y en la milla 21 se hizo a un lado.

La tercera plaza para los juegos de Río 2016 se la llevó Jared Ward. Uno de los que pudo aprovechar el hecho de que el paso fue “lento” al principio y poco a poco se fue consolidando en la última plaza para las olimpiadas. Su tiempo de 2:13:00 estaba dentro de su alcance, pues al año pasado había terminado tercero en la maratón de la misma ciudad.

CbI3LvWWwAQSmrb
Los tres hombres que representaran a Estados Unidos en Río 2016. Ward (izq.) Rupp (centro) Meb (der.) @runnersworld

En las mujeres la historia fue un poco distinta. Lo que si fue similar fue que muchas permanecieron juntas en un solo grupo hasta pasado el kilómetro 10. Conforme iban avanzando las vueltas por el centro de Los Ángeles, el grupo se iba haciendo más y más pequeño.

Aquí la noticia había sido el abandono de Deena Kastor a días del evento, pues una lesión muscular no la hizo sentir bien a la que en el 2004 acabó con la medalla de bronce. Kastor ha brillado en las competencias de medio maratón y sabe correr maratones, pero esta vez prefirió hacerse a un lado.

La que estuvo en duda mucho tiempo fue Kara Goucher. Tras su participación en Londres 2012, a Goucher no se le ha visto mucho. Ya no es patrocinada por Nike ni compañera de Shalane Flanagan en los entrenamientos. Ahora se ha dedicado a se mamá y fue hasta hace poco que se decidió por competir en Los Ángeles. Des Linden, quien también formo parte del trio en Londres, pero que abandonó en aquél maratón volvió y lo hizo de buena manera. Amy Hastings, cuarto lugar en los Olympic Trials del 2012 quería quitarse esa espinita.

Hastings ahora se ha convertido en la compañera de Flanagan, una competidora que no se guarda nada en las competencias. A Flanagan no le gusta ver la espalda de nadie y ahora corrió hombro con hombro a un lado de su compañera de entrenamientos. Pasado el medio maratón se adelantaron y tomaron una ventaja considerable que parecía definitiva.

Para Hastings lo fue. Ella no tuvo complicaciones en el resto de la competencia. Ella hizo lo que pudo para que Flanagan le aguantara el paso cuando parecía que se quedaba a menos de tres kilómetros del final. No pudo ser así y Hastings terminó sola, seguida por Davila y Flanagan. Goucher, a pesar de sus esfuerzos acabó en cuarto lugar y fuera de Río 2016 (al menos en el maratón).

Hastings, quien iba a un paso de 2:32 por casi todo el recorrido, logró terminar por debajo de los 150 minutos en 2:28:20. Linden superó a Flanagan en los últimos instantes y la ganadora en el 2012 que no paró de sonreir tras cruzar la meta en Houston hace cuatro años, no pudo más al terminar la prueba y colapsó en los brazos de Amy Cragg.

CbItHMJWwAAk3dZ
La ganadora Amy Cragg abraza a su compañera de equipo (Shalane) que colapsó al llegar a la meta. @runnersworld

Mientras que Rupp piensa en correr tanto los 10,000 metros y el maratón, quienes no calificaron pueden intentar en unos cuantos meses el pase olímpico en eventos de pista. Es casi un hecho que ahí veremos a Ritzenhein y posiblemente a Goucher regresar a competir dentro de un estadio. Por ahora, ha quedado definida la plantilla que representará a las Barras y Las Estrellas en el evento más emblemático del programa olímpico, la maratón.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s