¡Se Busca Campeón Nacional!

Esta noche en Glendale, Arizona se decidirá quien es el nuevo rey del fútbol americano colegial en Estados Unidos con un partido entre la University of Alabama y Clemson University en el estadio de la Universidad de Arizona.

La importancia de este partido dificilmente se puede medir en números ya que es una noche especial por mucho más de lo que pasará en el emprarrilado. Aunque Clemson llega el tope de los rankings, es Alabama quien por tradición se perfila como favorito para ganar el trofeo. De los 128 equipos en la División 1 de la NCAA, estos dos son los únicos dos con vida.

El fútbol américano colegial es más que un mero deporte para aquellos que viven en Estados Unidos. Para muchas escuelas, el orgullo deportivo va poco más allá que el orgullo academico y raras veces descuidan la segunda. En varias de las universidades del sistema colegial americano, el entrenador de fútbol americano gana más que el mismo presidente de la misma. La manera en la que la los aficionados sienten los colores de cada equipo se puede comparar con el fanatismo que existe en la NFL.

University of Alabama (Roll Tide Roll)

Tal es el caso de Nick Saban, el entrenador de la University of Alabama quien recibe siete millones de dólares al año. El entrenador en jefe de la mejor escuela de la South Eastern Conference (SEC) lleva desde el 2007 al mando y no piensa soltar el puesto.

Saban esta tan solo un millón de dólares por detrás en ganancias a comparasión de Sean Peyton. Este último es el entrenador de los New Orleans Saints y el mejor pagado de la liga profesional. Ha ganado un Super Tazón en sus nueve años al frente de la franquicia.

Por su parte, Alabama ha ganado tres campeonatos nacionales desde que Saban asumió su cargo al frente del equipo. Desde entonces, es muy raro que Alabama no figure al menos dentro de los mejores cuatro equipos del país.

Este año, llegan al partido más importante de la temporada con el ganador del Trofeo Heisman (mejor jugador colegial) Derrick Henry dentro de sus filas. Henry es el segundo ganador de este trofeo procedente de Alabama, siendo Mark Ingram Jr. el primero en el 2009. Ambos se desarrollaron como corredores (running backs).

Mientras que esas dos estrellas han brillado a la ofensiva, es la poca solidez defensiva la que ha puesto a temblar a este equipo. En cinco ocasiones durante poco más de dos temporadas, Alabama ha permitido más de 40 puntos.

En el 2015, Nick Saban fui duramente criticado  tras la derrota contra Ole Miss, recien ganador del Sugar Bowl, (37-43)  en septiembre. Se llegó a especular que sería de los últimos partidos de Nick al frente del equipo y hoy esa discusión es parte del pasado. Hoy, tras once victorias consecutivas, Alabama busca su cuarto título nacional en siete años.

Clemson University (Tigers All In)

El equipo número uno del país de acuerdo a las estadisticas y a lo hecho en esta temporada que esta por terminar es Clemson. El equipo de Dabo Swinney esta ante la posibilidad de llevar a su equipo de lo que para Shaq Lawson hace unos años solo se veía como posibilidad en un videojuego (NCAA Football). Esta noche, el equipo de Carolina del Sur tiene la oportunidad de hacerse campeón en la vida real.

Clemson viene haciendo ruido desde tiempo atras. Este 2015 logró hilar su quinta temporada con al menos diez victorias, un área en la que solo son superados por su próximo rival. Desde 1981 que los Tigers no ganan un campeonato nacional. Al mismo tiempo, han ganado la ACC en cuatro de las últimas seis temporadas incluyendo esta del 2015.

Para llegar a este partido, destruyeron a Oklahoma University 37 a 17. En ese partido, los Sooners también fueron considerados favoritos basado en su rendimiento dentro del terreno de juego. Hoy vuelven a dejarle el papel de favoritos al equipo de Alabama, pero se tienen confianza en dejar a Alabama con las manos vacias.

Una de sus armas más fuertes es su mariscal de campo Deshaun Watson. En el juego contra Oklahoma lanzó para 187 yards en 31 pases y un touchdown. Fue nombrado como el mejor jugador de la ACC del 2015 tras haber lanzado para 3,699 yardas en 303 pases completados. Watson estuvo en la lista de prospectos de Alabama.

El equipo no ha perdido un solo juego esta temporada y se enfrenta a una escuela que suele batallar con equipos ranqueados dentro de los primeros diez. El ir por la jugada grande es algo que se le ha facilitado más a Clemson, pudiendo hacer 44 jugadas de más de 30 yardas cuando el juego así lo requiere. Alabama solo ha logrado ejecutar 30 de esas jugadas con efectividad.

Para Clemson, la movilidad que tiene Watson, de cierta forma parecida a la de Cam Newton con las Panteras de Carolina, han sido claves para poder mover el ovoide ya se por aire ó por tierra. Alabama por lo regular prefiere la ruta terrestre para mover las cadenas.

Así las Cosas

El final del camino nos tiene deparado un gran partido. Un duelo parejo en el que es muy difícil predecir al campeón. Un juego dónde habrá un nuevo rey del fútbol americano colegial y eso es bastante que presumir para una unvidersidad en los Estados Unidos, donde la pasión por este deporte a este nivel (colegial) sobrepasa cualquier barrera de la imaginación.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s