Decepcionando a México

Este verano ha estado cargado de actividad para las selecciones nacionales de fútbol, pero después de cuatro torneos hemos demostrado no estar al nivel que se esperaba. No somos el México de los 90’s, temido por todos que llegó a la semifinal de la Copa América en su debut y que puso a temblar a Bulgaria en el Mundial de 1998. El que mantenía una paternidad sobre Estados Unidos.

El Tri de hoy se esconde en excusas con pocos fundamentos. Busca pretextos por todos lados para no dar los resultados en la cancha. Le da amplia importancia al lado economico. Busca rivales a modo que poco a poco se extinguen porque México solo busca jugar bien contra los grandes. Mientras que hace años Peru no era rival para México, hace días nos salvamos de haber perdido contra ellos.

A veces parece que la selfie tiene más prioridad que jugar bien y ganar.
A veces parece que la selfie tiene más prioridad que jugar bien y ganar.

El nivel de la selección nacional exhibido en la Copa América no sorprendió a nadie. Miguel Herrera no se vió mal, sino lo que le sigue al poner a los arbitros como los culpables del fracaso. Un fracaso que se pudo haber consumado un partido antes si los arbitros hubieran marcado penales en contra de México.

Es cierto que me será imposible ponerme en los zapatos de Miguel Herrera. Lo que si se es que por ahora no lo esta haciendo bien. Su figura se agrandó porque nos dió el pase al Mundial contra Nueva Zelanda, país número 138 en el ranking mundial de la FIFA. Luego se despidió con una victoria del Azteca ante Israel y la historia ya conocida por todos del #nofuepenal con el que México se tuvo que marchar del mundial antes del quinto partido.

Antes y después de eso, Miguel Herrera supo hacer lo que mejor sabe hacer, llamar la atención. Viajó a Europa para convencer a los “europeos” y lo sigue haciendo cada vez que viene un partido o convocatoria importante. Se pasea por todos los estadios del mundo y no tiene miedo a salir en la tele. Una cantidad de comerciales en los que aparece, para Ripley.

Mexico campeon olimpico
¿Porque no hacer de momentos como estos una costumbre?

El problema de todo esto no es Herrera. El Piojo es el Piojo, este en el equipo donde este. Miguel Mejia Barón lo bajo del barco rumbo al Mundial de Estados Unidos 1994 por su carácter explosivo. En Toros Neza, eso lo hizo figura, como entrenador de Monterrey, su estilo fue muy aplaudido, y en el América, bajo ciertas restricciones, Miguel tuvo el éxito en base a ser el mismo.

El problema con el fútbol mexicano es la mediocridad. No solo a nivel de selección mayor, pero en todos sus niveles. En un país como México debe existir la obligación llegar a todas las finales. La determinación de estar dentro de los mejores 10 del mundo y no ver si entramos o salimos de los primeros 20. Hay casi más futbolistas que coches en este país. Hay demasiado talento que se ve frenado por el excesivo uso de extranjeros y naturalizados en primera división.

Actitudes como las de Char son dignas de aplaudir. Hoy esta de vuelta en el plantel.
Actitudes como las de Char son dignas de aplaudir. Expuso problemas que todos conocemos pero de los cuales pocos se atreven a hablar. Hoy esta de vuelta en el plantel.

Los mejores jugadores del país, por lo regular, salen de los barrios más pobres. Señores directivos, ho sigan haciendo del fútbol un negocio, que a la larga no dejará nada bueno. Un Moletour perderá el interés de los aficionados. CONMEBOL no verá en México a un equipo digno de ser invitado. Seguiremos sufriendo para conseguir el pase al mundial y en CONCACAF, equipos como Guatemala nos pueden llega a apadrinar, por lo pronto nos pisa los talones.

No le pongamos enfasis a salir bien en comerciales, sino a salir bien en la cancha contra cualquier rival. Estados Unidos llega a la Copa Oro tras haber vencido de visita a Holanda y al campón del mundo (Alemania). No apoyemos a los verdes, sino hay que apoyar toda una formación. Darle seguimiento a los jovenes futbolistas, de esa forma volveremos a ser potencia mundial y jefes en CONCACAF. Hay que darle vida a los sueños y aspiraciones de muchos jóvenes que pueden ayudar al deporte nacional.

No hay que irse muy lejos para ver donde se hacen bien las cosas. Los de las Barras y las Estrellas han venido de menos a más en los últimos 20 años. La popularidad del fútbol ha crecido en base a las satisfacciones que sus selecciones le dan. El nivel de sus jugadores refleja el buen manejo que se tiene en las academias y a la hora de ayudarlos a emigrar a Europa. Fueron de ser el hazmereir del tricolor antes del 2000, a ser quienes nos salvaron para ir a Brasil en el 2014.

Jurgen Klinsmann es tan solo el cuarto entrenador de Estados Unidos en los últimos 20 años.
Jurgen Klinsmann es tan solo el cuarto entrenador de Estados Unidos en los últimos 20 años.

Si no podemos cambiar a quienes dirigen el fútbol en México, si les podemos exigir que no se duerman en sus laureles. Ver lo que sucedió con las mujeres en Canadá es fiel reflejo de una actitud conformista y lamentable por parte dle cuerpo tecnico. No quiero ver que el fútbol fracase, al igual que muchos, quiero ver que México triunfe.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s