Halcones Hambrientos

Los Halcones Marinos de Seattle pusieron al borde de sus asientos a miles de aficionados el pasado domingo cuando lograron una voltereta espectacular contra los Empacadores de Green Bay. Cuando la visita pensó que callaría a todos los presentes en el Century Link Field, Russell Wilson se olvido de cuatro intercepciones para poner a su equipo en el Super Bowl.

Tras una primera mitad devastadora para los locales, lo único rescatable para Seattle sería la intercepción de Richard Sherman. A pesar de ello se vieron abajo 0-16 tras los primeros 30 minutos. Tal como la lluvia y el granizo intermitentes en la cancha, así fueron los destellos de que los Halcones podrían reaccionar. Wilson parecía hacerse chico ante la grandeza de Aaron Rodgers que con una pierna lastimada aún derrochaba talento en cada jugada.

La reacción clave vino con un engaño de gol de campo que terminó en siete puntos para los de casa. Green Bay nunca vio venir lo que estaba a punto de pasar. En el último cuarto del encuentro el reloj era el mejor aliado de los Empacadores y el peor enemigo de los Halcones Marinos. La Legion of Boom (defensiva de Seattle) fue realmente la que los mantuvo vivos tanto tiempo. En varias ocasiones no permitieron touchdowns de la oposición que se tenía que conformar con goles de campo.

Los comentaristas empezaban a hablar de un estadio vació para cuando Green Bay levantara el trofeo de campeón de la Conferencia Nacional. El número 12 de los Seahawks se hizo notar más que nunca para impulsar al equipo a un milagro. El ruido ya no se media en decibeles, sino en la Escala Richter. Así como lo leen, se registro un temblor en la ciudad cuando agonizaba el juego, debido a la afición en el estadio.

No era para menos pues a pesar de ir perdiendo por 12 puntos con menos de cuatro minutos en el reloj el equipo reaccionó como los grandes. Lo que no habían hecho en 56 minutos lo hicieron en esos cuatro restantes. Movieron las cadenas por aire y tierra, anotaron un touchdown con poco más de dos minutos por jugar. A la hora de despejar engañaron el equipo receptor y recuperaron el ovoide.Volvieron a anotar de seis y por si fuera poco cuando una cuando la conversión de dos puntos parecía aniquilada por Green Bay, Wilson mandó un globito a la zona de anotación y ponerse al frente 22-19.

Aaron Rodgers se tuvo que conformar con dejar a su equipo en posición de anotar un gol de campo cuyo pateador no falló por quinta ocasión en el día.

Se fue este espectáculo a tiempo extra y los Halcones Marinos ganaron el volado. Con la misma intensidad con la que cerraron el tiempo regular se pusieron a trabajar en su primera posesión. 1ra y 10, 11:47 en el reloj, yarda 35 de los Empacadores, el balón es de Seattle. Wilson, que había estado errático casi todo el juego manda el pase que necesitaba a Jermaine Kearse que lo lleva a la zona de anotación y de paso al Super Bowl XLIX en Phoenix, Arizona.

En caso de coronarse campeón, Seattle será el octavo equipo en ganar el Súper Domingo de manera consecutiva y el tercero de la Conferencia Nacional en conseguir la hazaña. Tras haber vencido a Denver en Nueva York el año pasado, ahora el rival es Tom Brady y los Patriotas de Nueva Inglaterra el primero de febrero. Mientras que Wilson irá por su segundo anillo, Brady va por el cuarto, los mismo números que sus respectivas franquicias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s