Afición vs Presión

Anoche en el Estadio Azteca se vivió una final nunca antes vista en la historia de los torneos cortos. Tigres visitó al América en el Coloso de Santa Ursula para intentar de callar a una afición que llegaba a la Calzada de Tlalpan con la ilusión de una 12va estrella en su escudo.

El equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León arribó a la cita con la historia con un gol de ventaja. Eso era prácticamente todo lo que tenían a su favor. Para su director técnico, Ricardo “Tuca” Ferretti eso parecía ser más que necesario. Antonio Mohammed, estratega de las Aguilas sabía que el panorama sería muy distinto en su casa.

La primera gran diferencia la marcó la afición. Mientras que en el Volcán sólo se vieron menos de 2,000 aficionados azulcremas, en el Azteca ese número llegó a aproximadamente 90,000. El público no dejaba de gritar desde el momento de que los equipos salieron a la cancha a calentar haciendo pesar la casa del ave.

Ya mientras se desarrollaba la gran final del fútbol mexicano, tal y como se esperaba Tigres metió a los 11 jugadores detrás de su media cancha. El América sabía que debía atacar desde el inicio y así lo hizo. Para el equipo visitante no existió la idea de atacar con claridad. En contra ahora tenían a la afición, al equipo local y la altura. Su mejor aliado, el reloj.

Pasaban los minutos y aunque el América se acercaba una y otra vez no metía el balón al fondo de las redes. Tigres se tomaba su tiempo para reanudar cualquier jugada que le favoreciera pero con el gol de Michael Arroyo en el minuto 36 del primer tiempo todo cambió. Si los decibeles del inmueble ya estaban bastante altos, cuando cayó el 1-0, estos aumentaron.

Ahora si Tigres intentó reaccionar pero sin claridad alguna. Adelantaron lineas y poco a poco empezaron a caer en la desesperación. Necesitaban un gol para retomar la ventaja y para intentar silenciar al jugador número 12 del América, que junto con su equipo quería el doceavo título.

Esa misma desesperación del visitante lo llevaron a perder la cabeza cuando su fútbol ya estaba perdido. Con el gol de Pablo Aguilar al minuto 61 el panorama ya era muy complicado para los felinos. Un minuto después, Burbano quedó como último defensa ante Miguel Layún y con una falta se hizo expulsar menos de 60 segundos después de su ingreso.

Tres minutos después Damian Álvarez soltó un puñetazo que le significó otra roja directa para los felinos. El conjunto de casa jugó con la desesperación del rival y mantuvo la pelota. Ellos sabían que era difícil pensar que con dos hombres menos Tigres volviera a la vida.

El portero felino, Nahuel Guzmán, que había estado muy sereno los primeros 30 minutos del partido explotó ante la presión y se hizo expulsar tirando una patada sobre Michael Arroyo en una jugada previamente invalidada por un fuera de lugar del americanista, que merecía la preventiva pero el arquero de Tigres no podía discutir con la roja.

Oribe Peralta cerró la fiesta con su primer gol de la liguilla al 77. Al 93 el árbitro Paul Delgadillo dio por terminadas las acciones de un partido que tuvo un justo vencedor pero catalogado ampliamente como polémico por las tres expulsiones que le mostró a Tigres.

Una buena final para un torneo mediocre, que busca alzar su imagen más por patrocinios que por el nivel que los equipos en la cancha. Un equipo que muchos (aficionados y analistas) consideraron inefectivo, con muchos problemas dentro y fuera de la cancha es hoy por hoy el que más ganador del fútbol mexicano.

10846127_10152956045667859_2430223307108928685_n
La Monumental junto con más de 85,000 aficionados apoyaron al América en la Gran Final contra     Tigres.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s